Un par de jóvenes se conocieron en Berlín. Así es como acabaron teniendo «tres bodas»

(CNN) —  Suki Sandhu siempre insiste en que Manuel Heichlinger «fue directo» hacia él aquella primera noche en Berlín.

Cuando Manuel entró en el restaurante Kaefer, situado en la azotea del edificio del Parlamento alemán, Suki se fijó en él enseguida.

«Lo vi entrar y pensé: ‘Es muy atractivo. Es muy guapo. Debe de ser alguien de la oficina alemana'», dice Suki. «Pero siempre ignoro a los chicos guapos; me digo: probablemente ya reciben suficiente atención, así que ignóralos».

Suki realmente no tenía intención de hablar con Manuel esa noche. Pero lo siguiente que supo fue que, inesperadamente, Manuel había establecido contacto visual con él. Luego, más inesperado aún, Manuel le estaba sonriéndole.

Y entonces, Suki realmente no podía creerlo, Manuel estaba cruzando la habitación, caminando en línea recta hacia él. Suki contuvo la respiración.

Se conocieron en el Hotel Plaza de Nueva York en 1970. Esto es lo que pasó después

Una reunión en la azotea

Era marzo de 2006. Suki trabajaba como asesor de 25 años en una empresa de selección de personal con sede en Londres. De hecho, era el mejor consultor global de la empresa. Y la organización tenía un incentivo trimestral por el que se llevaba a los mejores a un fin de semana de lujo en una ciudad europea.

«A quien triunfaba en el Reino Unido se le llevaba en avión, se le alojaba en un hotel de cinco estrellas y había todo un programa de actividades divertidas», recuerda Suki.

Una de las actividades era la cena-banquete del Reichstag. También invitaron a un grupo de compañeros de la oficina de Berlín, entre ellos a Manuel Heichlinger, un recién incorporado de 28 años.

Manuel estuvo a punto de no ir esa noche. Los compañeros de Londres le eran desconocidos. Se sentía un poco decaído, preocupado por un posible resfriado. Pero en el último momento se animó.

«Pensé: ‘Es una buena oportunidad’. Además, era en un restaurante muy elegante. Pensé: ‘Vale, iré, es una cena gratis. Hagámoslo. Y luego puedo irme a casa temprano’. Básicamente, ése era el plan», cuenta Manuel hoy a CNN Travel.

Por si sirve de algo, Manuel «niega totalmente» haber hecho una «línea recta» hacia Suki.

«Definitivamente no me dirigí hacia él, simplemente entré», dice Manuel.

Pero Manuel admite que se fijó en Suki enseguida. Y acabó junto a él durante la recepción, cuando se presentaron por primera vez.

«Pensé: ‘Es guapo'», recuerda Manuel. «Y luego sí que me aseguré de sentarme a su lado en la mesa, en eso estoy de acuerdo».

«Una línea recta», repite Suki, con complicidad.

El restaurante estaba dispuesto en varias mesas largas de banquete. Suki y Manuel se sentaron juntos, codeándose, charlando.

A Suki le pareció que Manuel estaba siendo «súper atento»: mantenía mucho contacto visual, le hacía muchas preguntas a Suki. Suki se preguntó si Manuel era gay y si Manuel sabía que él lo era.

Suki se había declarado gay, al menos ante todos sus colegas y su gran grupo de amigos londinenses. Pero nunca había hablado abiertamente de su sexualidad con su familia: en la numerosa familia sij india de Suki nunca se hablaba de sexualidad.

Suki nunca había sabido cómo abordar el tema con su familia. Dicho esto, tampoco había tenido nunca una relación duradera, así que nunca había habido ninguna necesidad específica de ser sincero con sus padres.

«Pero yo estaba muy contento, porque me lo estaba pasando muy bien», dice Suki. «Me sentía en la cima del mundo, invencible en mi trabajo. Me encantaba lo que hacía, ayudar a candidatos y clientes. Se me daba muy bien. Y, de hecho, en general me sentía bastante feliz siendo soltero».

Mientras servían la cena, Manuel y Suki siguieron hablando. El intenso contacto visual continuó.

Otra compañera de trabajo de Manuel, que había bebido varias copas de vino, escuchaba la conversación.

«Manuel», dijo de repente, con su copa tambaleándose ligeramente en la mano. «Eres guapísimo. ¿Estás soltero?»

Algunas personas dejaron de hacer lo que estaban haciendo y empezaron a escuchar también.

«En realidad, sí», dijo Manuel.

«Genial», dijo la colega de Suki. «Entonces, ¿te gustan los chicos o las chicas?».

Suki recuerda que le sorprendió su franqueza.

«Recuerda, esto fue hace 18 años», dice Suki hoy. «Los derechos LGBTQ+ y la humanidad y la igualdad eran muy diferentes».

Pero Manuel no se andaba con rodeos.

«Soy gay», le dijo Manuel a la colega de Suki -y por extensión, a toda la mesa, la mayoría de la cual había sintonizado ahora para escuchar-. «Me gustan los hombres».

«Entonces, todos me miraron», recuerda hoy Suki. «Como el único gay del viaje».

A Manuel no le importó la pregunta: estaba encantado de compartir su sexualidad, todos sus compañeros de Berlín lo sabían.

«También estaba en ese momento de mi vida en el que no me importaba lo que pensaran los demás», dice.

Además, para Suki y Manuel era obvio lo que pasaba entre ellos. No había preguntas, coqueteaban abiertamente.

«Charlábamos, ligábamos toda la noche», dice Suki.

En un momento dado, Suki fue al baño y envió un mensaje a una amiga: «Conocí a un chico muy guapo en el viaje», tecleó. «De la oficina de Berlín».

Manuel también había enviado a una amiga un mensaje similar.

Aquí están Manuel y Suki la primera noche que se conocieron en Berlín, el 3 de marzo de 2006. Crédito: Suki Sandhu y Manuel Heichlinger

Las copas seguían fluyendo. La cena terminó. Suki, Manuel y un grupo de compañeros de trabajo continuaron la velada en un club.

«Estuvimos bailando, besuqueándonos en la pista, probablemente inapropiado con compañeros de trabajo», recuerda Suki. «Luego lo invité a volver al hotel. Aprovechamos al máximo el hotel, por decirlo así».

A la mañana siguiente, Suki y Manuel estaban en la ventana de la habitación del hotel, mirando a Berlín.
Suki pensó que la velada había sido solo «algo divertido, tipo aventura de una noche».

Pero entonces Manuel se apartó de la ventana y miró directamente a Suki a los ojos.
«Me gustaría mucho volver a verte», dijo Manuel. «¿Me das tu número?»

Casi 1 de cada 4 personas en el mundo se siente sola, según una nueva encuesta

La parte laboral del viaje de Suki estaba terminando, pero él ya había planeado prolongar su estancia en Berlín un par de días con una amiga. Suki pensó que volver a ver a Manuel sería divertido, así que aceptó quedar con Manuel en una fiesta esa noche.

«Así que básicamente conoció a todos mis mejores amigos en la segunda cita», dice Manuel. «Lo cual es muy inusual, porque normalmente presentas a alguien a tus mejores amigos meses después, pero sucedió así. No pensé en ello, fue algo muy natural».

«Nos divertimos mucho», recuerda Suki. Una vez más, la velada terminó con él y Manuel «besuqueándose en un rincón como adolescentes», según recuerda Suki.

Suki y Manuel quedaron en volver a verse al día siguiente, para almorzar. Pero Suki y su amiga se entretuvieron en Berghain, la famosa discoteca berlinesa.

«Mi amiga y yo fuimos a Berghain a mediodía y no nos fuimos hasta las cuatro de la tarde del día siguiente», cuenta Suki. «Lo que pasa en Berghain se queda en Berghain, obviamente, así que no voy a hablar de eso. Y esto fue hace 18 años, yo era mucho más joven. Pero nos divertimos mucho, era la primera vez que iba y fue muy divertido».

Y en lugar de enojarse porque Suki se perdiera el brunch, cuando Manuel se enteró de que Suki y su amiga habían salido por fin de Berghain, simplemente apareció en el hotel con unas McDonald’s en la mano.

«Sabía que estaríamos hambrientos, después de haber estado 16 horas en el club», dice Suki. «Me dije: ‘Es bueno’. Y obviamente a mi amiga también le gustó mucho».

El último día de Suki, Manuel y él se reunieron para un último almuerzo. Dejaron las cosas abiertas entre ellos. Tenían los datos de contacto del otro. Pensaron que estarían en contacto.

«Entonces empezamos a llamarnos; esa semana hablamos por teléfono o por SMS», dice Manuel.

Y en una de esas conversaciones, Manuel fue directo: «Si quieres que vaya a Londres, dímelo y reservaré un vuelo para el próximo fin de semana», le dijo a Suki.
«Sí», respondió Suki. «Ven a Londres».

Y así, una semana después, Manuel visitó a Suki en el Reino Unido. En una de las veladas, Suki organizó una cena con sus amigos más íntimos para que pudieran darle a Manuel «un chequeo».

Viajó sola a Italia. Inmediatamente conoció al amor de su vida

Suki quería que sus amigos conocieran a Manuel. Pero también les informó de antemano que no sabía adónde iba a llegar la conexión: supuso que se apagaría.

«Estaba un poco en plan: ‘No estoy seguro de querer tener una relación a largo plazo. Es muy divertido, es encantador. Pero es demasiado bueno'», recuerda Suki. «Estaba acostumbrado a un chico malo -siempre nos decantamos por el chico malo, no por el bueno- y él es realmente encantador».

Pero a mitad de la cena, una de las amigas de Suki lo apartó.

«Suki, ¿qué demonios estás haciendo?», le dijo. «Este tipo adora el suelo que pisas. Dale una oportunidad».

Sus palabras resonaron en Suki. Al final del fin de semana, Manuel y él tomaron juntos el autobús a la estación londinense de Liverpool Street, donde Manuel debía abordar un tren hacia el aeropuerto. Cuando el autobús se detuvo, Manuel se dirigió a Suki y le dijo que quería que los dos salieran en serio, que fueran exclusivos. Suki, reflexionando sobre lo que su amiga le había dicho la noche anterior, aceptó.

«Le di una oportunidad», dice Suki.

«Y así sucedió», dice Manuel.

Larga distancia

Durante los dos años siguientes, Suki y Manuel se turnaron para visitarse en Londres y Berlín.

«Yo soy muy alemán, así que soy muy organizado: planeábamos nuestros viajes con seis meses de anticipación», dice Manuel.

Suki, que nunca había tenido una relación duradera, descubrió que la distancia era una buena manera de adaptarse a esta nueva situación, al menos al principio.

Pero al cabo de dos años, tanto a Suki como a Manuel les costaba despedirse.

«Solía odiar volar de vuelta los domingos, porque era muy deprimente despedirnos, pero también la ruta y el viaje de vuelta a casa eran agotadores», dice Suki.

Para entonces, la pareja tenía un objetivo: Manuel se mudaría a Londres.

«Quería llegar a un cierto nivel en mi carrera en Alemania que me permitiera hacer una transición más fácil al Reino Unido», dice Manuel. «Me dije: ‘No quiero mudarme al Reino Unido solo por amor, porque supondría mucha presión para nuestra relación'».

¿Relación tradicional o amigos con derechos? Cuál tiene más probabilidades de sobrevivir, según una psicóloga

Finalmente, las circunstancias se alinearon y Manuel consiguió un trabajo en el Reino Unido. Y en abril de 2008, poco más de dos años después de conocerse en Berlín, se mudó a la casa de Suki en el este de Londres.

«Era una casa recién reformada», recuerda Suki. «Y llegó con todas esas cajas. Recuerdo que me dio un vuelco el corazón: ‘Dios mío, se está mudando’. Y la casa es un desastre'».

No ayudó que Manuel llegara con lo que Suki llama un «sofá alemán realmente incómodo».

«Era un sofá para dormir, era muy práctico», insiste Manuel.
«Era horrible», dice Suki.

Pero dejando a un lado los desacuerdos sobre el sofá, Suki y Manuel estaban encantados de estar juntos por fin. Se acostumbraron a la rutina. Era un nuevo capítulo de su vida en común.

Lazos familiares

Suki había conocido a la familia de Manuel el año anterior. A pesar de las barreras lingüísticas, todos se habían divertido mucho juntos («Mi madre, por alguna razón, se emborrachó mucho, y Suki también», recuerda Manuel, riendo).

Suki no estaba convencido de que una versión de aquel encuentro se produjera alguna vez a la inversa. Pero quería que al menos su familia supiera de su relación, dado que ahora Manuel y él vivían juntos.

«Para mí, esa fue la señal para asegurarme de que mi madre y mi padre, sobre todo mi madre, sabían que yo era gay», dice Suki. «Lo último que quería era que vinieran a Londres y yo tuviera que esconderlo, o esconder fotos».

Suki, que es uno de tres hermanos, recurrió a la ayuda de su hermana, que sabía lo de Manuel y apoyaba la relación.
Los hermanos sospechaban que la «única percepción que tenía su madre de los homosexuales era lo que veía en ‘Eastenders'», una telenovela británica.

«Lo ve religiosamente todos los días», explica Suki.

Pero este pensamiento desencadenó otro: Suki y su hermana decidieron organizar una noche de cine con la madre de él, con la idea de ver una película que mostrara una relación gay, lo que allanaría el camino para que Suki hablara de su propia vida.

Los hermanos quedaron con la madre de Suki un fin de semana que Manuel estaba fuera de la ciudad. Incluso tenían en mente la película perfecta:

«Había una película hindú, una película de Bollywood, que tenía un argumento gay, una comedia gay, llamada ‘Dostana'», dice Suki.

Pero el plan se frustró cuando la madre de Suki, agotada tras un día de turismo por Londres, se fue a la cama temprano.

Sin embargo, al día siguiente Suki abordó el tema con su madre. Sentados en extremos opuestos del vagón, Suki le contó que era gay y que mantenía una relación estable con un hombre.

«Se disgustó mucho», dice Suki. «Se le saltaron las lágrimas. Me dijo: ‘Bueno, aún puedes casarte’, y yo le contesté: ‘Lo haré, pero no con una mujer'».

Durante las semanas siguientes, la hermana de Suki ayudó a su madre a «entender la situación, dándole recursos y herramientas para leer», según recuerda Suki.

Las cosas seguían siendo complicadas, pero Suki se alegraba de que hubiera sido sincero. Sabía que era la decisión correcta, tanto para él como para Manuel.

Se enamoraron en lados opuestos del mundo, los separó la pandemia y ahora planean su boda

Un compromiso en Barbados

En cuanto a Manuel, el traslado a Londres también provocó un periodo de reflexión. Mudarse a otro país era una señal de su compromiso a largo plazo con Suki. Veía que la relación iba para largo.

El siguiente paso, decidió Manuel, era pedirle matrimonio. Y así, a finales de 2008, durante un viaje a Barbados, Manuel sorprendió a Suki con un anillo.

«Teníamos un balconcito precioso con vistas a la playa y al mar. Fue muy romántico», dice Manuel. «Lo planeé todo por la mañana, compré una botella de champán…».

A pesar del romanticismo, a Suki le sorprendió la pedida de mano. De hecho, cuando Manuel le hizo la pregunta, Suki se preguntó por un momento si era demasiado pronto: apenas llevaban un par de años juntos. Y el matrimonio homosexual aún no se había legalizado en el Reino Unido ni en Alemania, así que no estaba claro cuándo podrían casarse realmente. Aunque Suki le había asegurado a su madre que algún día se casaría, él había crecido pensando que era algo inalcanzable y aún le costaba imaginárselo.

Pero Suki sabía que él quería estar con Manuel, con matrimonio o sin él. Se querían. Y Suki, contentísimo, dijo que sí.

De vuelta a Londres, la pareja planeó una gran fiesta de compromiso en Milk and Honey, un club privado del Soho que dejó de existir.

Y aunque la boda no estaba prevista, la pareja organizó una ceremonia civil el 16 de julio de 2010 en el ayuntamiento de Shoreditch, al este de Londres, seguida de un cóctel en la azotea de otro elegante club privado, Shoreditch House.

La pareja y sus invitados concluyeron la velada con una cena en lo que Suki llama «uno de los restaurantes más de moda en Londres en ese momento», el ya cerrado Les Trois Garcons.

Manuel y Suki llegaron a su segunda boda en barco. Crédito: TinaWeissFotografie

Luego, exactamente un año después, el 16 de julio de 2011, Suki y Manuel renovaron sus votos en Berlín (Alemania), en un «espacio realmente precioso» sobre el agua.

La pareja había puesto el listón muy alto con sus celebraciones londinenses, pero fueron a por todas con los festejos alemanes. Suki y Manuel llegaron al lugar en barco, mientras más de 100 de sus amigos y familiares los aclamaban.

«El tema era ‘Verano indio’, por mi ascendencia india», dice Suki. «Todos los invitados iban vestidos con atuendos indios».

Pero, como dice Suki, «no sería nuestra boda si no tuviéramos cambios de vestuario. Así que tuvimos tres trajes diferentes para la noche».

También se animó a los amigos y familiares de Suki y Manuel a que cambiaran su vestimenta durante la noche si así lo deseaban.

Otros momentos destacados fueron el discurso del hermano y la hermana de Suki, que Suki califica de «absolutamente gracioso y asombroso».

Y la velada terminó de madrugada con Suki y Manuel intentando levantar el vuelo de «Dirty Dancing», mientras «(I’ve Had) The Time of My Life» sonaba a todo volumen en la pista de baile.

Resultaba difícil imaginar cómo podría superarse esta celebración desenfrenada y alegre. Pero unos años más tarde, el matrimonio gay se legalizó en el Reino Unido, y Suki y Manuel decidieron convertir su unión civil en matrimonio.

Suki y Manuel celebrando su «tercera boda» en 2016. El fotógrafo Giovanni Barsanti captó su felicidad con la cámara. Crédito: Giovanni Barsanti Fotografía

El 16 de julio de 2016, Suki y Manuel «se casaron por tercera vez», según sus propias palabras. Estas celebraciones tuvieron lugar en el hotel de cinco estrellas Andaz de Liverpool Street, en Londres, la calle en la que Suki y Manuel decidieron convertirse en pareja por primera vez.

Una vez más, hubo «tres o cuatro cambios de ropa». Hubo más baile: esta vez Suki, Manuel y sus amigos coreografiaron un flash mob con la canción de Justin Timberlake «Can’t Stop the Feeling!» y actuaron para sus cientos de invitados.

Y, lo que es más importante, mientras que los padres de Suki habían estado ausentes en las celebraciones anteriores, esta vez estuvieron presentes.

La relación de Suki con su madre y su padre había sido tensa durante algunos años. Pero entonces su hermana dio a luz a su primer hijo, el primer nieto de los padres de Suki, y las cosas cambiaron.

«Él volvió a unir a la familia», dice Suki de su sobrino.

Suki y Manuel estaban muy emocionados de celebrar su historia de amor con sus amigos y familiares. Crédito: Giovanni Barsanti Fotografía

A partir de ahí, la relación de Suki con sus padres «se fue reconstruyendo poco a poco». Y tener a sus padres presentes para el día de su boda en 2016 se sintió trascendental y conmovedor.

«Mis padres dieron un discurso, que fue encantador», dice Suki. «Nunca pensé que vería eso: ver a mis padres en el escenario dando un discurso en mi boda. Fue muy bonito».

Cuando celebraron su «tercera boda», Suki y Manuel llevaban más de 10 años juntos. La pareja no pensaba que firmar los papeles del matrimonio por primera vez fuera a cambiar su relación. Al fin y al cabo, ya se habían prometido en dos ocasiones.

Pero la pareja descubrió que realmente apreciaba el peso de la palabra «casados».

«Convertirnos en matrimonio fue un símbolo de igualdad, de que podemos casarnos igual que las parejas heterosexuales», dice Suki, que recuerda la alegría de llamar «marido» a Manuel por primera vez.

Ella compró un pasaje de avión temiendo que fuera una estafa. Su futuro esposo estaba a bordo del vuelo

Apoyarse mutuamente

Suki y Manuel en Mykonos, Grecia. A la pareja le encanta viajar junta. Crédito: Suki Sandhu y Manuel Heichlinger

Cuando Alemania legalizó el matrimonio gay en 2017, Suki sugirió que era hora del matrimonio número cuatro.
Pero Manuel cree que han alcanzado la cuota de matrimonios… al menos por ahora.
«Todavía estoy trabajando en ello», dice Suki, riendo.

Mientras tanto, Suki y Manuel disfrutan de la vida juntos viviendo en la isla de Jersey, en el Canal de la Mancha.

Durante la pandemia, estos londinenses empezaron a soñar con vivir junto al mar y se mudaron primero a Bournemouth, en la costa sur de Inglaterra, y luego a la mayor de las islas del Canal, a una casa con vistas al mar.

La vida en Jersey ha marcado un cambio de ritmo, pero el trabajo sigue llevando a Manuel y Suki a Londres y Nueva York con regularidad.

Tras su éxito profesional inicial, Suki fundó su propia empresa de selección de personal, Audeliss, en 2011. Esta organización, que ahora tiene sedes en Reino Unido y Estados Unidos, se describe a sí misma como «comprometida con nivelar el campo de oportunidades ejecutivas y no ejecutivas para mujeres, personas de color y candidatos LGBTQ+».

Suki también es el fundador y CEO de una consultoría llamada INvolve, que defiende la diversidad y la inclusión en los negocios. En 2019, Suki fue condecorado con la Orden del Imperio Británico, un honor otorgado por la realeza, por sus servicios a la diversidad en los negocios.

Suki y Manuel trabajan juntos y siempre se apoyan mutuamente en sus esfuerzos profesionales. Crédito: Suki Sandhu y Manuel Heichlinger

En todo momento, Manuel ha estado a su lado, y Manuel dice que Suki siempre le devuelve el apoyo.
«Somos los mayores animadores el uno del otro», dice Manuel.

En 2020, Manuel se unió a Suki en Audeliss. La pareja disfruta trabajando junta y, entre sus ocupados trabajos, encuentran tiempo para pasear junto al mar en Jersey y disfrutar de vacaciones por todo el mundo. Hace poco estuvieron en Bombay y las Maldivas, lo que Suki califica de «experiencia increíble».

Es en momentos como esos -sentarse en playas doradas con su marido al lado- cuando Suki se da cuenta de que su yo más joven nunca creería su vida actual.

Está viviendo una realidad que su yo adolescente o veinteañero no podría concebir, dice.

«Estoy casado, llevo 18 años con el mismo chico, ahora vivimos en Jersey junto al mar», dice Suki. «Nunca pensé que me casaría, nunca pensé que fuera una opción para mí».

Manuel coincide: «El matrimonio no era necesariamente algo que pensara que podría llegar a tener».
«Ahora me gusta decirle a la gente que he tenido tres bodas, pero siempre con la misma persona».

Suki y Manuel se esfuerzan por no dar nunca por sentada su felicidad.

«Siempre pienso en cómo me sentiría si él no estuviera», dice Suki. «Estaría muy triste».

«Es muy especial conocer a alguien con quien sientes: ‘Es una persona con la que quiero estar, es mi persona. Una persona con la que quiero pasar el resto de mi vida'», coincide Manuel. «Y luego hacer planes juntos. Nos encanta viajar. Eso ya lo tenemos. Queremos hacer cosas juntos. Así que creo que es una mezcla de felicidad, emoción y simplemente sentirse positivo sobre el futuro».

​