Tyson Fury desafía al Mundial con 60.000 fans en Inglaterra: “Tengo una relación tóxica”

El gran momento del gigante inglés Tyson Fury, campeón mundial pesado, la inquebrantable cultura boxística británica en todos los tiempos y las múltiples ventajas del negocio televisivo a través de la fusión de canales de cable y plataformas digitales, conformaron una fórmula ideal para desafiar a las reglas de consumo -casi exclusivas- que impone el espectáculo del deporte profesional en medio del mundial de fútbol.

Por todo esto hoy, en el estadio del Tottenham Hotspur, en la periferia londinense, con la certeza de albergar más de 60.000 espectadores, se efectivizará un clásico muy atractivo para el pugilismo británico: la tercera edición entre Tyson Fury, favorito 25-1, exponiendo su corona mundial pesado (CMB) frente a un inagotable creador de litigios y desafíos inquietantes: Derek Chisora, un veterano nacido en Zimbawe hace 38 años que combina a la perfección dos grandes contradicciones de este oficio: dignos desempeños e improductivos resultados.

Fury, que compite -minuto a minuto- con el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, múltiple campeón, por la posesión del liderazgo máximo en esta disciplina, se impuso a Chisora en las dos ocasiones pasadas. Lo batió por puntos en doce rounds en 2011 y por knock-out técnico en 10 capítulos en 2014. Ambas por cetros de segundo orden. Sin embargo, el trámite excitante y sanguíneo de ambos cotejos determinó esta nueva confrontación que televisará ESPN, a las 17 horas de Argentina -aproximadamente-.

Chisora, un obrero jerarquizado de 1m87, 114 kilos y un récord irregular de 33 victorias (23 KO) y 12 reveses, deberá afrontar las desventajas de alcance -Fury mide 2m06– y en el manejo de larga distancia. Y esto vaticina el diagnóstico del match.

Fury, de 34 años, invicto con 32 éxitos (23 KO) y un empate, esgrimió a modo de sentencia, declaraciones en torno a su actualidad y a nombres propios que cada vez le disgustan más. Aquí las más salientes.

Las cinco bombas de Tyson Fury

1°). El retiro del boxeo: “La jubilación no es para mí. Creí que había llegado el final. Estuve cuatro meses en casa, llevando los niños al colegio y jugando con los perros. Pero comprendí que soy extremadamente anormal. Soy un tipo raro que se motiva entrenando y ello me hace feliz. Con el boxeo tengo una historia de amor y odio. Una relación tóxica. Conozco de adicciones, pero el boxeo es una droga que no se puede dejar.”

2°). Sobre Deontay Wilder: “Me gustaría que Andy Ruíz lo siente de “cul…”, si es que llegan a pelear. Estoy cansado de verlo en el ring. Lo tuve tres veces ante mí, siempre lo castigué y nunca admitió mi superioridad. Es una persona de “mier…”, aunque sé, por dentro, que va a noquear a Andy, en la eliminatoria. Me cansé de él”.

3°). Recaudación y público: “Sigo siendo el hombre más visto en los estadios. Ya se vendieron 60.000 boletos para esta pelea. Y voy a proponerme superar mi propio récord de asistencia: 94.000 espectadores que conseguí en mi pelea con Dilliam Whyte (23-4-2022) en el estadio de Wembley”.

4°) Jacke Paul, el youtuber boxeador: “Esto es real. Me gustaría verlo pelear en los combates a “puño limpio” con mi padre: John Fury, de 58 años. Podrían hacer una transmisión PPV de 100 dólares por hogar. Mi padre lo noquearía sin problemas”.

5°). Su rival: Derek Chisora: “Ha sido siempre honesto en el ring. Compartiremos todo hoy: La gloria, la plata y los golpes”.

Fury, “el rey de los gitanos” vuelve a escena. Realizará su segunda pelea en 2022; en plena efervescencia de Messi, Ronaldo y Mbappé, hará lo suyo. Tratará de intercalar la pasión del gol con el drama del Knock-out. Y sabe que más de uno, esta tarde, le prestará bastante atención.

Deja una respuesta

Generated by Feedzy