Trump vuelve a la campaña electoral por primera vez desde que comenzó el juicio por el pago de dinero por silencio

(CNN) — El expresidente Donald Trump regresará este miércoles a la campaña electoral por primera vez desde que comenzó en forma su juicio penal en Nueva York el mes pasado. Trump pasará su único día de la semana asignado fuera de la sala del tribunal organizando mítines en Wisconsin y Michigan, dos estados de batalla críticos que ganó en 2016 pero perdió en 2020.


A medida que se intensifica la revancha de las elecciones generales entre Trump y el presidente Joe Biden, ambos estados se consideran fundamentales en el camino hacia la Casa Blanca.

A pesar de la insistencia de Trump y su campaña en que el expresidente aprovecharía cada segundo que no estuviera atado a la sala del tribunal, en las más de dos semanas transcurridas desde que comenzó el juicio, el presunto candidato presidencial republicano rara vez ha aprovechado sus días libres del tribunal para organizar actos políticos.

Esta ausencia no ha estado totalmente bajo su control. Su última gran parada de campaña prevista en Wilmington, Carolina del Norte, el 20 de abril fue cancelada a última hora debido a una fuerte tormenta.

Trump, que está obligado a estar presente en el tribunal durante su juicio todos los días de la semana, excepto los miércoles, ha pasado en cambio gran parte de su tiempo libre asistiendo a actos de recaudación de fondos a puerta cerrada, celebrando reuniones y organizando cenas en la Trump Tower.

El pasado miércoles, el expresidente se escapó de la ciudad para jugar al golf en su club de Bedminster, Nueva Jersey, y pasó este pasado fin de semana en su casa de Mar-a-Lago con motivo del cumpleaños de su esposa Melania Trump. La campaña ha organizado dos paradas con declaraciones por la ciudad de Nueva York, antes y después del juicio, pero la mayor parte de la actividad política de Trump se ha realizado ante las cámaras instaladas fuera de la sala.

Eso no ha impedido a Trump lamentarse habitualmente de que el juez Juan Merchan, que supervisa el caso, lo mantenga fuera de la carrera.

«¡Esto es lo que me apartó y me aparta de la campaña electoral! Porque ahora debería estar en Georgia. Debería estar en Florida ahora. Debería estar en muchos sitios haciendo campaña y estoy aquí sentado. Y esto durará mucho tiempo, es muy injusto», dijo Trump a los periodistas la semana pasada mientras hablaba fuera de la sala del tribunal.

Trump no descarta la violencia política si pierde, y otras conclusiones de su entrevista con Time

Algunas personas cercanas a Trump han reconocido que les sorprende la falta de campaña tradicional al margen del juicio, sobre todo teniendo en cuenta que faltan pocos meses para las elecciones generales. Los primeros sondeos sugieren que Michigan y Wisconsin suponen un reto para Biden y una oportunidad para que Trump consiga votos electorales en la parte alta del Medio Oeste, y a los aliados republicanos les gustaría que empezara ya a sentar las bases. Los asesores de Trump ven aperturas con los votantes críticos de la clase trabajadora descontentos con la inflación, y con los votantes árabes estadounidenses que desaprueban la gestión de Biden de la guerra entre Israel y Hamas.

Encuestas recientes muestran que, por ahora, la carrera es un empate estadístico en Michigan y Wisconsin, así como en Pensilvania, otro estado que Biden convirtió en 2020. Las encuestas de CBS News publicadas el domingo muestran a Biden y Trump prácticamente empatados en los tres estados clave.

Encuesta de CNN mantiene a Trump con ligera ventaja

El equipo de Trump  contrató a directores estatales tanto en Michigan como en Wisconsin, al igual que en cada uno de los estados disputados. Pero todavía están en las primeras etapas de la creación de los equipos, según dos altos asesores de la campaña de Trump, que dicen que será una mezcla de personal remunerado y voluntarios. La campaña también tiene previsto recurrir en gran medida a funcionarios del Comité Nacional Republicano para que le ayuden en su campaña electoral.

La campaña de Trump presta especial atención a las encuestas en Michigan y Wisconsin, comparando los datos con la posición de Trump tanto en 2016 como en 2020, dijeron los asesores principales a CNN. Casi no han gastado dinero en medios pagados en ninguno de los dos estados, y alegan que los millones de dólares gastados por la campaña de Biden en ambos estados es una prueba de que el rival de Trump se está viendo obligado a gastar dinero para reforzar su base demócrata en medio de los bajos números de las encuestas.

El equipo de Trump cree que su capacidad para atraer a su base está garantizada, y en su lugar planea gastar dinero para persuadir a los votantes de fuera para que lo apoyen en noviembre. Se trata de un enfoque estratégico y necesario, ya que los asesores de Trump reconocen que no podrán hacer frente a las enormes y crecientes arcas de campaña de Biden.

En Michigan, un comité de campaña proTrump, MAGA Inc, ha gastado solo US$ 145.000 en lo que la campaña denomina anuncios de «radio urbana». Los anuncios se dirigen específicamente a los votantes negros de Michigan y se enfocan en hablar de la delincuencia y la inmigración.

La campaña de Trump también sigue de cerca los votos de protesta emitidos en las primarias de Wisconsin y Michigan, donde decenas de miles de personas, muchas de las cuales protestaron por el apoyo de Biden a Israel durante la creciente crisis humanitaria en Gaza, optaron por no votar por Biden en las primarias demócratas.

¿Cómo funcionan las primarias presidenciales en EE.UU.? ¿Cuándo se realizan y por qué son importantes?

En Wisconsin, unos 48.000 votos, el 8,2% de los emitidos, fueron para «no instruidos» en las primarias demócratas. Las cifras fueron aún peores en Michigan, donde más de 100.000 demócratas votaron «no comprometidos», o el 13,2% de los votos demócratas.

«Eso es un desastre colosal para él», dijo uno de los principales asesores de Trump, y es algo sobre lo que planean lanzar mensajes agresivos en los próximos meses.

«En Michigan y Wisconsin, esa fracción de voto puede marcar una diferencia real», dijo el segundo asesor principal de Trump. «Si incluso una fracción de esa audiencia original sigue convencida de quedarse donde está, eso es una cuestión catastrófica para Biden que explotaremos».

Trump también tiene sus propias debilidades en Michigan y Wisconsin. La exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley, que todavía estaba en la carrera en ese momento, recibió 297.124 votos en las primarias del 27 de febrero en Michigan, o el 26,6% de los votos del Partido Republicano.

En las primarias de Wisconsin del 2 de abril, Haley obtuvo 76.762 votos, o el 12,7%, a pesar de haber suspendido su campaña presidencial semanas antes.

El miércoles, Trump visitará primero Waukesha, Wisconsin, donde se centrará en los temas centrales en los que su equipo cree que Biden es más vulnerable. Eso incluye la política exterior y su gestión de la guerra entre Israel y Hamas, el crimen, la inmigración y la economía, todos los cuales serán destacados en sus comentarios, según un asesor de campaña familiarizado con su discurso.

ANÁLISIS | Trump irá del juicio a la campaña electoral y viceversa

Más tarde, celebrará un mitin en el hangar de un aeropuerto en Freeland, Michigan. Trump perdió el condado de Saginaw, donde se encuentra Freeland, por poco más de 300 votos en 2020, después de haberlo ganado en 2016. Su discurso reflejará en gran medida los mismos temas que sus comentarios en Wisconsin, con un mayor enfoque en la industria automotriz, dijo el asesor.

Las paradas siguen a sus recientes visitas a ambos estados el 2 de abril, cuando arremetió contra lo que su campaña etiquetó como «el baño de sangre fronterizo de Biden» en Grand Rapids y Green Bay, atacando al presidente por su gestión de la frontera sur y destacando supuestos crímenes violentos cometidos por inmigrantes.

La decisión de Trump de volver a los dos estados apenas un mes después subraya lo imprescindibles que son para su camino hacia la Casa Blanca.

Las victorias del expresidente en 2016 en el Cinturón del Óxido se atribuyeron en gran medida a su éxito con los votantes de clase obrera, que le ayudaron a producir una grieta sísmica en el llamado muro azul de los estados en los que los demócratas se habían apoyado en todas las elecciones desde 1992.

En estas elecciones, los asesores de Trump argumentan que planean repetir esas victorias abriéndose paso entre los mismos votantes de clase trabajadora que le ayudaron a llegar a la Casa Blanca en su primera campaña presidencial.

Los principales asesores de Trump han calificado ambos estados como «imprescindibles» para ganar en 2024, reconociendo que el camino del expresidente hacia la victoria es en gran medida imposible sin ganar en ambos estados.

Biden ganó Michigan en 2020 por más de 150.000 votos. El margen fue mucho más estrecho en Wisconsin, donde se impuso por unos 21.000 votos, una victoria de alrededor de 0,7 puntos porcentuales.

La campaña de Trump planea establecer una organización «robusta impulsada por voluntarios» este ciclo, dicen sus asesores, y argumentan que han aprendido de los errores cometidos hace cuatro años que llevaron a la derrota del expresidente. También planean apoyarse en gran medida en la infraestructura del Comité Nacional Republicano no solo para captar votantes, sino también para encontrar votantes primerizos que apoyen a Trump.

Sin embargo, los republicanos han tardado en invertir en campos de batalla clave en su lucha por alcanzar a los demócratas en la recaudación de fondos. Los documentos de campaña presentados recientemente ante la Comisión Federal Electoral muestran que la principal comisión de campaña de Biden entró en abril con US$ 85,5 millones, mientras que la cuenta principal de la campaña de Trump contaba con US$ 45,1 millones.

​