Trump dice que no sabe quién está detrás del Proyecto 2025. Una revisión de CNN encontró que al menos 140 personas que trabajaron para él están involucradas

(CNN) — Donald Trump ha dejado claro últimamente que quiere tener poco que ver con el Proyecto 2025, el anteproyecto conservador para el próximo presidente republicano que ha atraído considerables críticas en su carrera hacia la Casa Blanca.

«No tengo ni idea de quién está detrás», afirmó recientemente el expresidente en las redes sociales.

Mucha gente que Trump conoce bastante bien está detrás del proyecto.

Seis de sus antiguos secretarios de gabinete ayudaron a escribir o colaboraron en el libro de instrucciones de 900 páginas para un segundo mandato de Trump publicado por la Heritage Foundation. Cuatro personas nombradas por Trump como embajadores también participaron, junto con varios ejecutores de sus controvertidas medidas contra la inmigración. Y unas 20 páginas se atribuyen a su primer secretario general de la Casa Blanca.

Los cinco motivos por los que un segundo mandato de Trump sería diferente del primero

De hecho, al menos 140 personas que trabajaron en la administración Trump tuvieron algo que ver con el Proyecto 2025, según una revisión de CNN, incluyendo más de la mitad de las personas que figuran como autores, editores y colaboradores de «Mandate for Leadership», el extenso manifiesto del proyecto para la reforma de la rama ejecutiva.

Docenas más de personas que formaron parte del Gobierno de Trump ocupan cargos en grupos conservadores que asesoran al Proyecto 2025, entre ellos su ex secretario general de la Casa Blanca, Mark Meadows, y su antiguo asesor Stephen Miller. Estos grupos también incluyen a varios abogados profundamente implicados en los intentos de Trump de permanecer en el poder, como su abogado en el juicio político, Jay Sekulow, y dos de los arquitectos legales de su fallido intento de anular las elecciones presidenciales de 2020, Cleta Mitchell y John Eastman.

Para cuantificar el alcance de la participación de la órbita de Trump, CNN revisó biografías en línea, perfiles de LinkedIn y recortes de prensa de más de 1.000 personas que figuran en directorios publicados de las 110 organizaciones del consejo asesor del Proyecto 2025, así como los más de 200 nombres acreditados para trabajar en «Mandate for Leadership».

En total, CNN encontró casi 240 personas vinculadas tanto al Proyecto 2025 como a Trump, cubriendo casi todos los aspectos de su etapa en la política y en la Casa Blanca, desde los soldados rasos del día a día en Washington hasta los niveles más altos de su Gobierno. Es probable que la cifra sea mayor porque no se disponía de los currículos en línea de muchas personas.

Además de las personas que trabajaron directamente para Trump, otras que participaron en el Proyecto 2025 fueron nombradas por el expresidente para ocupar cargos independientes. Por ejemplo, el comisionado federal de Comunicaciones, Brendan Carr, es autor de todo un capítulo de propuestas de cambios en su agencia, y Lisa Correnti, una defensora antiabortista a la que Trump nombró delegada ante la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas, figura entre los colaboradores.

Varias personas involucradas en el Proyecto 2025 no trabajaron en la administración Trump, pero fueron influyentes en la configuración de su primer mandato. Un ejemplo es el ex fiscal federal de Estados Unidos Brett Tolman, uno de los principales impulsores de la ley de reforma de la justicia penal del expresidente, que más tarde ayudó a organizar el indulto de Charles Kushner, el padre del yerno de Trump. Tolman figura como colaborador de «Mandate for Leadership».

«El presidente es ahora un rey por encima de la ley», dice Sonia Sotomayor, jueza de raíces latinas de la Corte Suprema, tras decisión sobre la inmunidad de Trump

El amplio solapamiento entre el Proyecto 2025 y el universo de aliados, asesores y antiguo personal de Trump complica sus esfuerzos por distanciarse del trabajo. La campaña de Trump lleva meses tratando de dejar claro que el Proyecto 2025 no habla en su nombre, en medio de una creciente presión por parte del presidente Joe Biden y los demócratas para vincular al abanderado republicano con las políticas más controvertidas del libro.

En una declaración a CNN, la portavoz de la campaña Danielle Alvarez dijo que Trump sólo respalda la plataforma del Partido Republicano y la agenda publicada en el sitio web del expresidente.

«El equipo de Biden y el Comité Nacional Demócrata están mintiendo y generando miedo porque no tienen nada más que ofrecer al pueblo estadounidense», dijo Alvarez.

El plan Heritage se convierte en un quebradero de cabeza político

Detrás del Proyecto 2025 está la Fundación Heritage, una organización conservadora de 51 años que se alineó con Trump poco después de su victoria en 2016. Heritage está dirigida por Kevin Roberts, un aliado de Trump al que el expresidente elogió por «hacer un trabajo increíble» en una noche de febrero en la que compartieron escenario.

Heritage concibió el Proyecto 2025 para empezar a planificar que un presidente republicano pudiera ponerse en marcha rápidamente tras ganar las elecciones. Una de sus prioridades es crear una hoja de ruta para los primeros 180 días de la nueva administración con el fin de reorientar rápidamente todas las agencias federales en torno a su visión conservadora. Descrito en su página web como «un esfuerzo de todo el movimiento guiado por la causa conservadora para abordar y reformar los fallos del gran gobierno y de un estado administrativo antidemocrático», el Proyecto 2025 también pretende reclutar y formar a miles de personas leales al movimiento conservador para ocupar puestos en el Gobierno federal.

Una organización que asesora al Proyecto 2025, American Accountability Foundation, también está elaborando una lista de actuales trabajadores federales que sospecha podrían impedir los planes de Trump para un segundo mandato. Heritage paga al grupo US$ 100.000 por su trabajo.

Biden critica fallo de la Corte Suprema sobre inmunidad parcial de Trump

Muchas de las prioridades del Proyecto 2025 coinciden con las del expresidente, especialmente en materia de inmigración y depuración de las burocracias federales. Tanto Trump como el Proyecto 2025 han pedido la eliminación del Departamento de Educación.

Pero el Proyecto 2025 se ha convertido últimamente en un pararrayos de otras ideas que Trump no ha respaldado explícitamente. Dentro del «Mandate for Leadership» hay planes para prohibir la pornografía, revocar la aprobación federal de la píldora abortiva mifepristona, excluir la píldora del día después y los anticonceptivos masculinos de la cobertura obligatoria en virtud de la Ley de Asistencia Asequible, dificultar la transición de los adultos transgénero y eliminar la agencia federal que supervisa el Servicio Meteorológico Nacional.

Sus planes voluminosos y detallados también van en contra del deseo de Trump de una plataforma simplificada del Partido Republicano ausente de cualquier lenguaje que los demócratas puedan esgrimir contra los republicanos este ciclo.

ANÁLISIS | El «nacionalismo» redefine la derecha estadounidense

Roberts también se enfrentó recientemente a reacciones negativas por decir en una entrevista que el país estaba «en proceso de la segunda Revolución Americana, que seguirá siendo incruenta si la izquierda lo permite».

Tres días después, Trump publicó en Truth Social: «No sé nada del Proyecto 2025».

«No estoy de acuerdo con algunas de las cosas que dicen y algunas de las cosas que dicen son absolutamente ridículas y abismales», escribió.

En respuesta a la publicación de Trump en las redes sociales, un portavoz del Proyecto 2025 dijo a CNN en un comunicado que «no habla en nombre de ningún candidato o campaña».

El expresidente Donald Trump baja del escenario tras hablar en un mitin en Chesapeake, Virginia, el 28 de junio de 2024. (Crédito: Anna Moneymaker/Getty Images)

«Depende en última instancia de ese presidente, que creemos que será el presidente Trump, decidir qué recomendaciones utilizar», dijo el portavoz.

La campaña de Trump ha dicho repetidamente en los últimos meses que «los informes sobre personal y políticas específicas para una segunda Administración Trump son puramente especulativos y teóricos» y no representan los planes del expresidente. El Proyecto 2025 y propuestas políticas similares procedentes de fuera de la campaña de Trump son «meras sugerencias», escribieron en un comunicado los directores de campaña Susie Wiles y Chris LaCivita.

Amplia red de aliados de Trump

Sin embargo, los intentos de Trump de distanciarse del Proyecto 2025 ya se han topado con problemas de credibilidad. La persona que supervisa el Proyecto 2025, Paul Dans, fue un alto funcionario de la Casa Blanca de Trump que ha dicho anteriormente que espera volver a trabajar para su antiguo jefe. Poco después de que Trump hiciese su comentario sobre el Proyecto 2025 en Truth Social la semana pasada, los demócratas observaron que en un video de reclutamiento para el Proyecto 2025 aparecía una portavoz de la campaña de Trump. La campaña de Biden publicó el martes docenas de ejemplos de conexiones entre Trump y el Proyecto 2025.

La revisión de CNN de los colaboradores del Proyecto 2025 también demostró la amplitud del alcance de Trump a través de los rangos superiores de la vasta red de organizaciones que trabajan para mover el país en una dirección conservadora, desde grupos de mujeres y universidades cristianas hasta grupos de reflexión conservadores en Texas, Alabama y Mississippi.

Las nuevas organizaciones centradas en el movimiento político de Trump, sus teorías conspirativas en torno a sus derrotas electorales y sus políticas de primer mandato también están profundamente implicadas en el Proyecto 2025. Uno de los grupos asesores, America First Legal, fue creado por Miller, una pieza clave en la formación de la agenda de inmigración de Trump. Otro es el Centro para la Renovación de América, fundado por Russ Vought, exdirector en funciones de la Oficina de Gestión y Presupuesto, que escribió para el Proyecto 2025 un plan detallado para consolidar el poder ejecutivo.

ANÁLISIS | Los conservadores están en racha en su intento de rehacer Estados Unidos a través de los tribunales

Vought supervisó recientemente el comité del Partido Republicano que redactó la nueva plataforma fuertemente influenciada por Trump.

Además de Vought, otros dos exsecretarios del gabinete de Trump escribieron capítulos para «Mandate for Leadership»: el exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, y el exsecretario de Defensa en funciones, Christopher Miller. Otros tres antiguos jefes de departamento —el director nacional de Inteligencia, John Ratcliffe, el secretario de Transporte en funciones, Steven Bradbury, y el secretario de Trabajo en funciones, Patrick Pizzella— figuran como colaboradores.

Las propuestas del Proyecto 2025 para reformar las leyes de inmigración del país parecen fuertemente influenciadas por quienes ayudaron a ejecutar las primeras medidas coercitivas de Trump. El exjefe en funciones del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Mark Morgan, y el exjefe del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, Tom Homan —los rostros de las políticas polarizadoras de Trump— contribuyeron al proyecto, al igual que Kathy Nuebel Kovarik, una de las asesoras políticas que impulsan entre bastidores el fin de ciertas protecciones a los inmigrantes. El capítulo del Proyecto 2025 sobre la revisión del Departamento de Seguridad Nacional fue escrito por Ken Cuccinelli, un alto funcionario del departamento bajo Trump.

Algunas de las contrataciones más polémicas y destacadas de Trump se atribuyen a su trabajo en «Mandate for Leadership», incluidos algunos cuyos mandatos terminaron bajo una nube de controversia.

ANÁLISIS | Trump recrea su red de caos dentro y fuera del país en un anticipo de lo que podría ser un segundo mandato

Antes de que el asesor de Trump Peter Navarro fuera a prisión por negarse a cumplir con una citación del Congreso como parte de la investigación de la Cámara sobre el ataque al Capitolio de Estados Unidos del 6 de enero de 2021, escribió una sección defendiendo las políticas comerciales del expresidente y abogando por aranceles punitivos.

Otros colaboradores son: Michael Pack, un cineasta conservador que orquestó un despido masivo en la Agencia de Medios Globales de Estados Unidos después de ser designado por Trump; Frank Wuco, un alto asesor de la Casa Blanca que una vez promovió teorías conspirativas de extrema derecha en su programa de radio, incluidas mentiras sobre la ciudadanía del expresidente Barack Obama; el exfuncionario de la NOAA, David Legates, un notable escéptico del cambio climático investigado por publicar investigaciones dudosas con el sello de la Casa Blanca; y Mari Stull, una bloguera de vinos convertida en lobista que dejó la administración Trump en medio de acusaciones de que estaba investigando la existencia de empleados desleales en el Departamento de Estado.

La culminación de su trabajo, repartido en 900 páginas, toca todos los rincones del poder ejecutivo y cambiaría drásticamente el Gobierno federal, así como la vida cotidiana de muchos estadounidenses. Al resumir la empresa, Roberts escribió en «Mandate for Leadership» que el Proyecto 2025 representaba «la última oportunidad del próximo presidente conservador para salvar nuestra república».

«Los conservadores tienen sólo dos años y una oportunidad para hacerlo bien», dijo Roberts. «Con enemigos en casa y en el extranjero, no hay margen de error. El tiempo apremia. Si fracasamos, la lucha por la idea misma de América puede estar perdida».

The post Trump dice que no sabe quién está detrás del Proyecto 2025. Una revisión de CNN encontró que al menos 140 personas que trabajaron para él están involucradas appeared first on CNN.

​