Se enamoró de un extraño que conoció en la playa y cambió Estados Unidos por la Riviera Francesa

(CNN) — Ella había viajado a una isla paradisíaca durante unos meses para hacer introspección. Allí, Niki Benjamin, de EE.UU., descubrió que su vida tomaría una dirección completamente nueva cuando su perro corrió hacia un extraño.

Todo comenzó a finales de 2014, cuando Benjamin, una exejecutiva musical, realizó un largo viaje al destino caribeño de St. Martin (Sint Maarten en neerlandés), uno de sus lugares favoritos, “para resolver las cosas”.

“A menudo encontré refugio y consuelo, y tomé algunas decisiones de vida bastante importantes simplemente por estar de vacaciones (allí)”, le dice a CNN Travel. «Así que es como mi lugar seguro».

Encuentro en la playa

Niki Benjamin conoció a su marido en St. Martin y se mudó a St. Maxime en el sur de Francia. Crédito: Niki Benjamin.

Benjamin estaba caminando por la playa con su amado perro Dylan cuando un hombre en un restaurante cercano llamó su atención.

«Lo vi (a Dylan) lamiendo unos zapatos», le dice Benjamin a CNN Travel. “Y luego miré hacia arriba y vi a este hombre que se convirtió en mi esposo”.

Benjamin dice que al instante “se sintió muy cómoda” con Sandro Scarafile, un chef francés que había vivido en el Caribe durante dos décadas.

«No lo sabía, (pero) había probado su comida antes de conocerlo», agrega, recordando que estuvieron «siempre juntos» después de ese encuentro casual.

Ella le dio una pulsera típica de México y él nunca se la quitó. Así empezó la historia de amor de una mexicana y un ucraniano

Ella y Scarafile pasaron alrededor de cuatro meses juntos en St. Martin antes de que Benjamin decidiera irse a Houston, Texas, para cuidar a su anciana madre en agosto de 2015.

“Él me dijo: ‘Yo voy’”, recuerda Benjamin. “Y yo dije: ‘Está bien’”.

Poco después de llegar a Houston, Scarafile llamó a la madre de Benjamin y le dijo que esperaba casarse con su hija.

La pareja se casó en 2015 y vivieron juntos en Houston durante unos ocho años.

Sin embargo, a medida que pasó el tiempo y los padres de Scarafile, que viven en Niza, crecieron, sintió la necesidad de estar más cerca de ellos.

Benjamin y Scarafile, que dicen que “Houston nunca fue el final del juego”, comenzaron a considerar seriamente mudarse a Francia.

“Siempre fui una persona con ganas de moverse, explorar y sentir lugares diferentes”, dice Benjamin, quien nació y creció en Nueva York.

Afortunadamente, el hermano de Benjamin se ofreció a mudarse a Houston para ayudar a su madre, y le dio la libertad de mudarse si así lo deseaba.

Llamado a la naturaleza

Benjamin vive felizmente en St. Maxime desde hace dos años. Crédito: Niki Benjamin.

Durante una visita al sur de Francia para visitar a los padres de Scarafile en la primavera de 2022, a él le ofrecieron un puesto en un restaurante en St. Maxime, situado en la Riviera Francesa, entre St. Tropez y Cannes.

“Él realmente lo sintió como un ‘este es mi momento, necesito estar aquí’, y estuve de acuerdo con él”, dice.

Cuando Benjamin condujo para visitar la ciudad, inmediatamente quedó impresionada por su belleza y tranquilidad.

“No sabía mucho sobre St. Maxime”, admite. “Dimos la vuelta y cruzamos el puente, y el agua estaba brillante. Las flores eran tan abundantes. Y me sentí relajada y tranquila”.

Benjamin quedó encantada con el ambiente relajado de la ciudad y se dio cuenta de que era exactamente lo que necesitaba.

«Sentí el llamado a la naturaleza», dice. “El llamado a estar más cerca del mar. Era simplemente un estilo de vida que realmente me gustaba tener”.

Se conocieron en un autobús Greyhound el día de Navidad. Llevan casados 60 años

“Así que no fue difícil la decisión para mí. Yo estaba como ‘está bien, vámonos’. Así que fue una especie de amor a primera vista”.

Poco después de esa visita, Benjamin dejó a Scarafile en Francia para regresar a Estados Unidos y comenzar con los preparativos para su gran mudanza.

«Aceptó el trabajo, se aclimató y consiguió un apartamento», dice. “Y volví, empaqué nuestras cosas y regresé aquí un mes después”.

La pareja ha estado viviendo felizmente en St. Maxime junto con Dylan desde entonces.

Según Benjamin, rápidamente se corrió la voz de que un estadounidense vivía en la ciudad porque “no hay una gran comunidad de expatriados”, y los locales quedaron fascinados de que alguien de EE.UU. hubiera elegido mudarse allí.

“Me dicen: ‘¿Por qué te mudarías de Nueva York, Los Ángeles o Texas para venir aquí?’”, dice. “Y yo digo: ‘¿Por qué no lo haría?’”

Benjamin se ha adaptado a la vida en St. Maxime y destacó que poder reducir el ritmo hizo maravillas por su bienestar.

“Aquí hay un ritmo y una forma de vida diferentes que realmente me llaman la atención”, explica.

A ritmo lento

“Aquí hay un ritmo y una forma de vida diferentes que realmente me llaman la atención”, dice Benjamin. Crédito: Niki Benjamin.

“Hay un gran enfoque en la naturaleza. Se celebra. Y me gusta sentirme mucho más arraigada aquí gracias a ello”.

Otras de las cosas que más disfruta de vivir en esta pintoresca ciudad, además de la unión de la comunidad, es el tiempo que todos pasan al aire libre.

“La gente aquí es muy activa hasta los 80 años”, afirma. “Tengo vecinos que están acarreando seis paquetes de agua y sus propias compras de la tienda y un pequeño carrito con ruedas en buen estado de salud. Luego se suben a su bicicleta y se van a nadar al mar.

«Siento que es una gran calidad de vida y no importa la edad que tengas».

Solo estuvo tres días en París, pero conoció al amor de su vida en el metro

Benjamin y Scarafile se trasladaron a una propiedad más grande desde que se mudaron por primera vez a St. Maxime, y ella dice que cuesta aproximadamente un tercio de lo que había estado pagando mientras estaba en EE.UU.

«Es mucho más accesible», añade. “Vivo probablemente a 500 metros del mar, con vistas al río, y es sólo una fracción del costo de mi alquiler con el que vivía en ciudades, sin el mar a la vista».

«Y además, la comida… aquí todo es un poco más accesible».

Benjamin también descubrió que la comida en la región es más fresca y agregó que el área tiene varios restaurantes con comida casera.

“Cuando llegué aquí me di cuenta de que automáticamente perdí mucho exceso de peso, probablemente por estar mucho tiempo al aire libre y simplemente por la calidad de la comida”, añade.

Durante su estadía en St. Maxime, Benjamin redescubrió su amor por el tenis, un pasatiempo que disfrutó durante su juventud, y ahora es miembro de un club de tenis local.

Le encanta el hecho de que no parece haber tanta atención en el trabajo y que la gente está más avocada a conocer los intereses personales de alguien.

​