Santa Fe: una falsa médica en probation siguió atendiendo durante años hasta que la condenaron a prisión por lesiones graves y estafa

La Justicia de Santa Fe condenó este lunes a la pena de tres años de prisión a una falsa médica por lesiones leves y estafa. Según información judicial, la mujer de 42 años atendió a diferentes pacientes en siete localidades de la provincia durante el ejercicio ilegal de la medicina. La responsable fue identificada como Natalí Hurí de Simone, quien fue condenada en un juicio abreviado después de haber incumplido los alcances de una probation. Por ese motivo, fue detenida en septiembre del año pasado.

Hurí de Simone fue condenada por el delito de lesiones graves por haberle provocado quemaduras en el rostro a una mujer que fue atendida por ella en un centro de estética. Este tipo de tratamientos los llevó a la práctica, pese a no tener matrícula habilitante, en las ciudades de Santa Fe, Santo Tomé, Romang, Laguna Paiva y Esperanza, y en las comunas de Sarmiento y La Pelada.

La sentencia fue resuelta por el juez Jorge Patrizi, en base a una investigación de la Unidad Fiscal Esperanza del Ministerio Público de la Acusación (MPA). En 2019 la falsa médica firmó una suspensión de juicio en probation. Sin embargo, incumplió las normas de conducta.

Entre 2018 y 2021, Hurí De Simone prestó servicios como médica de guardia. También emitió diagnósticos, hizo tratamientos estéticos y médicos, y recetó medicamentos en varias oportunidades.

Este lunes, la Fiscalía comunicó que la condenada ejerció ilegalmente la profesión en los hospitales de La Pelada, Sarmiento, Romang y Laguna Paiva, también en clínicas privadas de las ciudades de Santa Fe y Santo Tomé.

“La falsa médica también le causó lesiones a una mujer que acudió a un centro de estética de la capital provincial para que le hicieran un tratamiento facial llamado peeling”, indicaron fuentes de la Fiscalía.

De acuerdo con el Colegio de Médicos de Santa Fe, durante el período en el que fueron cometidos los delitos, no hubo ninguna profesional inscripta que se llamara como la imputada.

La mujer señalada utilizó un sello con su nombre y un número de matrícula que pertenece a una médica verdadera que está en actividad. Con este recurso, otorgó numerosas facturas tipo C para cobrar honorarios profesionales.

Asimismo, agregó en su currículum vitae un supuesto título profesional y aseguró que había realizado una residencia en el hospital Iturraspe de la ciudad de Santa Fe. Finalmente, se comprobó que toda esta información era falsa.

Deja una respuesta

Generated by Feedzy