Sangre falsa y animales disecados: cómo los forenses de la fauna silvestre podrían ayudar a condenar a los cazadores furtivos

(CNN) — Un rinoceronte con un agujero de bala en la cabeza, una jirafa envenenada y un león mutilado son escenas del crimen que se pueden encontrar en la Wildlife Forensics Academy (WFA), a una hora en automóvil al norte de Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

En su misión de hacer frente a la caza furtiva, la WFA recrea delitos contra la fauna silvestre en un almacén y enseña a estudiantes y guardabosques vestidos con trajes protectores a manipular las pruebas.

Iniciativa busca preparar a guardabosques y estudiantes para recuperar evidencia de caza furtiva. Crédito: Jo Munnik/CNN

En todo el mundo, los delitos contra la fauna silvestre, entre ellos el tráfico de animales y la caza furtiva, van en aumento y constituyen una grave amenaza para la biodiversidad del planeta. En África, los rinocerontes son uno de los principales objetivos, ya que en la última década se han perdido unos 10.000 ejemplares, la mayoría en Sudáfrica. Casi 500 rinocerontes fueron cazados furtivamente en el país en 2023, más de 300 de ellos en la provincia de KwaZulu-Natal, donde se encuentra el Parque Hluhluwe-iMfolozi. Sin embargo, en la provincia solo se registraron 49 detenciones relacionadas con la caza furtiva y se incautaron 13 armas de fuego.

Greg Simpson, cofundador de la WFA, espera aumentar el número de condenas mediante la formación forense. A menudo, dice, los delitos contra la fauna silvestre ocurren en zonas remotas, sin testigos, y los primeros en responder pueden perturbar accidentalmente la escena y contaminar las pruebas. Como resultado, el culpable no es capturado ni castigado.

«Es muy importante enseñar a la gente a recoger pruebas que puedan utilizarse en una investigación y que, con un poco de suerte, acaben en un juicio», afirma.

Las escenas del crimen se recrean con animales de peluche de tamaño real. Crédito: Jo Munnik/CNN

Simulación de escenas del crimen

El centro intenta que la experiencia de formación sea lo más realista posible, por lo que utiliza animales de tamaño real conservados mediante taxidermia, y algunos están marcados con heridas sangrientas hechas con pintura roja. Aparte de las paredes y el tejado de chapa ondulada, el almacén parece un paisaje africano seco típico, con terreno arenoso y una dispersión de plantas. Hay una casa y un camión de cazadores furtivos, listos para ser registrados y barridos en busca de huellas dactilares, y las huellas de los pies yacen en el suelo, listas para ser medidas e identificadas.

Una vez investigada la escena del crimen, se enseña a los alumnos a analizar químicamente las pruebas en un laboratorio in situ. Las lecciones culminan en una réplica de la sala de un tribunal, donde practican la presentación de las pruebas en el juicio y se someten al contrainterrogatorio.

«El objetivo del contrainterrogatorio es poner a prueba la credibilidad de las pruebas. Y a menos que puedas superarlo, es posible que el tribunal no acepte tus pruebas», dice Phil Snijman, director de educación de la WFA y antiguo abogado y fiscal del Estado.

Las huellas dactilares, las muestras de ADN, la balística (cuando un arma coincide con un cartucho) y las huellas de zapatos pueden ser descartadas por el tribunal si no han sido correctamente selladas, fotografiadas o documentadas, explica. Y aunque no espera que el curso convierta a los estudiantes y guardabosques en expertos forenses, cree que les ayudará a conservar correctamente las pruebas si alguna vez son los primeros en acudir a la escena de un crimen.

Un hombre que planeaba clonar y vender ovejas se declara culpable por tráfico de vida silvestre

Impulsar las condenas

La WFA, creada en 2022, atrae a estudiantes universitarios de todo el mundo, como los de veterinaria o ciencias biomédicas, y a guardas forestales asus cursos de una a cuatro semanas de duración. Este año espera formar a unas 200 personas. Una de ellas es Leita Mkhabela, guardabosques de la unidad antifurtivos Black Mamba, integrada exclusivamente por mujeres y que opera en Greater Kruger, un conjunto de reservas privadas de caza en el noreste de Sudáfrica, que asistió a un curso en abril.

«Es algo con lo que nos encontramos a diario: tenemos un alto índice de caza furtiva de rinocerontes», explica. «Tenemos muchos cazadores furtivos que han salido libres de los tribunales porque los guardas no recogieron suficientes pruebas. Es muy importante que los guardas adquieran estos conocimientos».

Mkhabela planea llevar todo lo que ha aprendido a sus colegas para que puedan aplicar las técnicas en el campo. Cree que aumentar el índice de condenas servirá para disuadir a los cazadores furtivos.

Los alumnos aprenden a manipular y documentar las pruebas para que puedan utilizarse en los tribunales. Crédito: Jo Munnik/CNN

Hay indicios de que la formación está dando lugar a condenas. Según la WFA, un guardabosques informó que desde que hizo el curso pudo recoger restos de veneno en la escena de un crimen con perros salvajes, y la policía confiaba en poder detener y condenar a los cazadores furtivos.

Se han creado otros laboratorios forenses por todo el continente, en países como Malawi y Botswana. Una iniciativa, liderada por el Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW, por sus siglas en inglés), organizó cuatro talleres durante 2023 y principios de 2024, en los que se formó a 80 guardabosques, investigadores y agentes de inteligencia del Servicio de Vida Silvestre de Kenya en la recogida y presentación de pruebas ante los tribunales.

Las clases culminan con un simulacro de juicio en el que los alumnos son interrogados sobre las pruebas que presentan. Crédito: Noortje van Wulfen

En el primer trimestre de este año, el IFAW informó de 32 casos de delitos contra la vida silvestre presentados ante los tribunales y 24 personas acusadas de delitos contra la vida silvestre en espera de juicio. Anteriormente, estos casos se habrían desestimado por falta de pruebas suficientes, afirma.

Kevin Pretorius, director de la Green Law Foundation y abogado en ejercicio del Tribunal Superior de Sudáfrica, especializado en derecho penal y medioambiental, y ajeno a la WFA, afirma que uno de los principales obstáculos para condenar los delitos contra la fauna silvestre es la «admisibilidad de las pruebas», sobre todo porque la acusación debe probarse «más allá de toda duda razonable».
«Siempre es valiosa la formación de un grupo de personas que entiendan el valor de las pruebas, y que una escena del crimen cuenta una historia, y esa historia puede ayudar al investigador a vincular al autor con un delito», afirma.

Los animales disecados se utilizan para crear situaciones que los alumnos pueden encontrarse en la vida real. Se enseña a los alumnos a buscar y manipular pruebas que podrían utilizarse ante un tribunal. Crédito: Jo Munnik/CNN

Para la WFA, ayudar a la aplicación de la ley es su misión principal, pero también espera generar conciencia sobre las amenazas que representa el comercio ilegal de especies silvestres y por qué debe tratarse como una prioridad. «Es una amenaza para la biodiversidad y para la salud humana», afirma Simpson. «Si podemos mejorar el conocimiento en torno a esto, sería realmente valioso».

Nota del editor: Llamado a la Tierra es una serie editorial de CNN comprometida con reportar los desafíos ambientales que enfrenta nuestro planeta, además de mostrar las soluciones a esos retos. La iniciativa Perpetual Planet de Rolex se ha asociado con CNN para crear conciencia y educación sobre los asuntos de sostenibilidad claves y para inspirar acciones positivas.

The post Sangre falsa y animales disecados: cómo los forenses de la fauna silvestre podrían ayudar a condenar a los cazadores furtivos appeared first on CNN.

​