River y su agitado mercado de pases: tiene dos refuerzos, pero Martín Demichelis espera por más para la Copa Libertadores

Revolucionado. Así está el mercado de pases de River. Con mucho más movimiento del habitual y ante una montaña rusa mediática externa propia de la nueva era comunicacional, el plantel millonario continúa moldeándose para el semestre entrante.

Negociaciones extensas, pases enfriados, caras nuevas, partidas y expectativa por viejos apellidos que vuelven a escena en una semana que promete tener resoluciones. Mientras tanto, hoy será el primer amistoso de preparación del equipo de Martín Demichelis, que contará con dos caras nuevas: Jeremías Ledesma y Federico Gattoni se perfilan para ser titulares. Hoy por hoy son los únicos dos refuerzos presentados por el club, que este martes, en el primer amistoso, recibirá en el Monumental a Millonarios de Colombia, a partir de las 18.30 horas.

🔜 Amistoso de pretemporada en casa 🏟️⚽ pic.twitter.com/ybKwcHxnFE

— River Plate (@RiverPlate) July 8, 2024

A la espera de la oficialización de Franco Carboni, quien ya pasó la revisión médica y se sumó a los entrenamientos el lunes pasado pero recién será presentado esta semana por cuestiones legales, River continúa siendo un fuerte protagonista del libro de pases. Porque mientras aguarda para cerrar esta semana la llegada de Valentín Gómez a préstamo a través del City Group, también negocia la salida de Esequiel Barco a Spartak de Moscú: el atacante de 25 años aceptó la suculenta propuesta económica del fútbol ruso y esperan en las próximas horas concretar una operación de 16 millones de dólares brutos por su pase. Según pudo saber LA NACION, aunque hay un entendimiento inicial, todavía restan detalles legales para resolver favorablemente la situación.

De esta manera, River podría perder una de sus piezas más desequilibrantes del plantel tras un 2024 en el que no tuvo el nivel esperado: jugó 29 partidos con 16 titularidades y 1667 minutos, sumando dos goles y siete asistencias. Y aunque se trata de una salida que no estaba en los planes, al club de Núñez le permitirá recuperar la fuerte inversión que había hecho por el ex Atlanta United: se invirtieron 4,4 millones de dólares entre préstamo y contrato en 2022 y 2023 y ejecutó la opción de compra de siete millones de dólares por su pase, a pagar en seis cuotas entre el 30 de marzo de 2023 y el 30 de septiembre de 2026.

Además, River ya abonó diversos bonus por objetivos (150 mil dólares por cada uno de los tres títulos locales que ganó y 350 mil dólares por cada paquete de 30 partidos hasta llegar a los 90, ya pagados porque acumula 127 juegos), lo que alcanza casi 13 millones de dólares la operación total. Sumado a eso, al club estadounidense le corresponde una plusvalía del 50% de una futura venta, por lo que para las arcas de Núñez su salida a Rusia le permitiría salir prácticamente hecho de una de las compras más caras de la historia del club.

En caso de no contar más con Barco, el cuerpo técnico sabe que necesitará buscar una pieza más en la zona creativa, por eso el Millonario ya busca un volante ofensivo que pueda ser un posible reemplazante. Pero eso no es todo. Porque ante los reiterados cambios en la negociación por Adam Bareiro con San Lorenzo que hoy ha quedado en stand by, se reflotaron las conversaciones con Liverpool de Uruguay por Luciano Rodríguez. El delantero uruguayo -próximo a cumplir 21 años- finalmente no llegó a Girona, que había acordado pagar 15 millones de dólares por el 70% de su ficha, y vuelve a ser una alternativa concreta. En febrero, River había presentado una oferta de 12 millones de dólares por el 70% y fue rechazada por el club charrúa, que ahora estaría buscando llegar a un acuerdo.

Fuentes dirigenciales le confirmaron a LA NACION que la reactivación del interés por Rodríguez no detiene la espera por Bareiro, quien también puede ser refuerzo millonario: el club debe definir si ejecuta la cláusula de 3,5 millones de dólares netos que pretende San Lorenzo o si vuelve a intentar una negociación después de que en Boedo decidieran modificar en tres oportunidades los diferentes acuerdos que se habían alcanzado por el paraguayo.

¿Cuál es el principal inconveniente para sumar a los dos? El cupo extranjero: hoy están Miguel Ángel Borja, Paulo Díaz, Nicolás Fonseca, Sebastián Boselli y Agustín Sant’Anna. Y en caso de que Paulo Díaz finalmente decidiera aceptar la propuesta del Al-Qadsiah de Arabia Saudita, club dispuesto a ejecutar su cláusula de rescisión de ocho millones de euros netos, tampoco sería la solución: por reglamento, la AFA permite tener hasta seis futbolistas foráneos, pero con la condición de que al menos dos cuenten con un mínimo de diez partidos en la selección mayor de su país de origen. Hoy, solo Borja y Díaz cumplen esa condición. Ni Bareiro ni Rodríguez alcanzan ese número. Por lo tanto, para sumar a ambos, la única solución posible hoy parece ser desprenderse de alguno de los otros tres uruguayos del plantel que arribaron en el último año.

Mientras tanto, en el rubro partidas, solamente se han confirmado las de Agustín Palavecino a Necaxa de México (préstamo`por un año con opción) y Ezequiel Centurión a Independiente Rivadavia (préstamo por un año y medio sin opción y con repesca), ya que David Martínez y Andrés Herrera continúan buscando una salida en este mercado. Además, tanto Enzo Díaz como Pablo Solari han tenido sondeos del exterior, pero que no se han cristalizado en ofertas formales.

Así, River se reconfigura para el gran desafío del año: la etapa final de la Copa Libertadores. Con Ledesma, Carboni y Gattoni ya en el plantel, a la espera de Gómez, con las chances concretas de Rodríguez y Bareiro y la búsqueda de un volante más, Martín Demichelis comienza a acelerar de cara al reinicio de la actividad. El duelo de ida ante Talleres del 14 de agosto, en Córdoba, está resaltado en el calendario. Y por eso el DT pretende tener antes de finales de julio a todos los refuerzos para la segunda parte del año. El mercado se mueve fuerte para eso.