Primeros detalles de la denuncia. Así fue el momento del arresto de los dos rugbiers franceses acusados de un abuso sexual en Mendoza

Dos rugbiers del seleccionado francés que se encuentran en gira nuestro país quedaron detenidos luego de la denuncia presentada por una joven mendocina, que acusó a Oscar Jégou y Hugo Auradou, de 20 y 21 años, respectivamente, por un ataque sexual sufrido luego del test que en esa provincia jugó Les Blues contra los Pumas. Los deportistas señalados por la víctima fueron arrestados por agentes de la División Investigación Federal de Fugitivos y Extradiciones del Departamento Interpol de la Policía Federal Argentina en la ciudad de Buenos Aires, en el hotel donde se hospeda la delegación francesa.

En un comunicado de prensa, la Policía Federal Argentina dio los primeros detalles de la situación por la que quedaron acusados los rugbiers franceses: “Los imputados viajaron a la provincia de Mendoza donde la selección francesa de rugby disputó un encuentro con el seleccionado local el sábado pasado. Esa noche fueron a un local bailable de la ciudad de Mendoza, donde uno de los imputados conoció a una mujer, quien luego de tomar unas copas en su compañía empezó a sentirse mareada, en esa situación fue llevada a un reconocido hotel, donde los sujetos abusaron sexualmente ella. Luego del hecho y habiéndose recuperado, la mujer se retiró por sus propios medios del lugar, radicando la correspondiente denuncia ante las autoridades judiciales”.

De acuerdo con lo que reportó la cadena internacional de noticias CNN, los dos rugbiers franceses detenidos tras la denuncia de abuso sexual son defendidos por el abogado Rafael Cúneo Libarona (hermano del ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona), quien dijo a ese medio que los jugadores están “preocupados”, pero con “la conciencia tranquila”. Asimismo, aseguró el letrado que los dos jugadores del seleccionado francés de rugby serán trasladados hoy, posiblemente, a Mendoza para continuar con el proceso judicial. “Viajaré con ellos a demostrar su inocencia”, indicó Cúneo Libarona.

Una vez que pisen suelo mendocino, Jégou y Auradou deberán someterse a las disposiciones judiciales y trámites correspondientes, por lo que en caso de confirmarse los principales indicios del ataque a la denunciante, serán imputados formalmente.

“Ya tenemos peritajes, pero todavía no están confirmados los informes. Es cuestión de días, pero existen elementos contundentes, en relación con la declaración de la víctima y el trabajo del Cuerpo Médico Forense (CMF), acerca de lesiones que presenta la joven. Ahora, resta cotejar con los acusados: si da positivo, se avanza con la imputación”, agregaron las fuentes consultadas por LA NACION.

La Justicia mendocina está a la espera de los informes médicos que confirmarían si hubo acceso carnal. La diferencia no es menor, ya que en caso de tratarse de un abuso sexual con acceso carnal y cometido por dos o más personas, la pena prevista en el Código Penal es de entre ocho y 20 años de prisión, algo que potenciaría un riesgo de fuga y llevaría, en caso de ser ratificada esa calificación inicial del hecho, a que los rugbiers acusados esperen el juicio oral tras las rejas.

El impacto en Francia quedó expuesto, según consignaron medios de ese país, en las palabras de la ministra de Deportes, Amélie Oudéa-Castéra: “Si la investigación establece los hechos alegados, constituyen una atrocidad indescriptible”.

Por su parte, el presidente de la Federación Francesa de Rugby, Florian Grill, expresó a la prensa: “Si los hechos se prueban, son increíblemente graves. Debemos dedicar un pensamiento a la joven. Es lo contrario de todo lo que es el rugby, de todo lo que hace el rugby, de todo lo que construye el rugby, pero hay que dejar que se haga la investigación, que es necesaria”.