Pablo Moyano se juntó con Hebe de Bonafini para planear la marcha contra la Corte Suprema

El cosecretario general de la CGT, Pablo Moyano, se reunió este miércoles con la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, para avanzar en lineamientos de la movilización que se realizará el 1° de febrero contra la Corte Suprema de Justicia. Así lo informó la cuenta del sindicato de Camioneros en las redes sociales.

El encuentro se llevó adelante en la residencia de la referente social en La Plata. “Conversaron sobre temas organizativos de la marcha del 1° de Febrero, de la situación con el FMI”, informó la organización sindical. Moyano, que ha denunciado persecución sindical durante el macrismo, es uno de los principales impulsores de la marcha.

Como publicó LA NACION, la movilización, convocada para las 18 de ese día frente al Palacio de Tribunales, comenzó como una propuesta de distintos sectores kirchneristas en las redes. Quien apareció inicialmente al frente de la iniciativa fue el juez Juan María Ramos Padilla, padre de Alejo, quien llevó adelante la causa del falso abogado Marcelo D’Alessio. Sin embargo, con el correr de los días, más figuras se sumaron a la medida.

Además de Moyano, también el dirigente social Luis D’Elía apareció recientemente entre quienes apoyan la medida. El dirigente social incluso pidió la renuncia de los cuatro jueces del máximo tribunal de Justicia. “Queremos que se vayan y no vuelvan nunca más. No hay que echar a patadas a nadie, no necesitamos acudir a la violencia porque nos asiste la razón y la verdad”, manifestó a Radio Rivadavia.

La marcha divide a la cúpula de la CGT. Moyano, uno de los integrantes del triunvirato de mando, confirmó su participación mientras que Carlos Acuña, otro de los jefes, tomó distancia. En tanto, Héctor Daer, el tercer referente de la central obrera, no se expresó aún sobre la medida.

“Solo, con un camión o con miles, pero acompañando a los trabajadores”, fue la expresión que utilizó Moyano días atrás para ratificar su apoyo a la movilización. Además, dijo, en diálogo con AM 530, se trata de “una cuestión de dignidad”. “Fuimos unas de las organizaciones mas perseguidas durante el macrismo, con multas de 1000 millones de pesos”, ahondó. “Ahora la sociedad se sorprende de lo que nosotros venimos denunciando. Voy a marchar para exigir de una vez por todas que en la Corte Suprema se haga justicia”, sostuvo.

La marcha, que tuvo el respaldo del presidente Alberto Fernández, fue convocada en medio de la tensión entre el Ejecutivo y el Poder Judicial. Sectores del kirchnerismo la promueven en redes sociales bajo la consigna #1FMarchamosALaCorte.

A su vez, el viceministro de Justicia, Juan Martín Mena, sostuvo que se llegó a un “hartazgo” y dijo que “el pueblo tiene que hacerse sentir” respecto de la movilización.

Rechazo

La movilización contra la Corte Suprema de Justicia recibió el firme rechazo de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, quienes cuestionaron en particular las declaraciones de Alberto Fernández y Mena. “Estas actitudes exorbitan el ámbito de las competencias constitucionales de dichos funcionarios al expresar, de manera genérica e infundada, juicios públicos respecto del funcionamiento de otro poder independiente”, añadieron.

En tanto, recientemente se convocó una manifestación de apoyo al máximo tribunal. La llamada “contramarcha” es organizada por abogados y profesores de derecho de todo el país para el 3 de febrero.

La propuesta fue liderada por el abogado y docente de derecho constitucional, Diego Hernán Armesto, quien explicó a LA NACION que la iniciativa nació para “defender la institución de la Corte Suprema, la República y la Constitución Nacional”.

Deja una respuesta