Niclas Füllkrug, el tanque alemán que ilusiona a Borussia Dortmund en la Champions League

Gerd Müller, Rummenigge, Klinsmann, Bierhoff, Carsten Jancker, Mario Gomez… Ahora Alemania vuelve a recuperar a un “Tanque Alemán”. Niclas Füllkrug, el autor del gol del triunfo de Borussia Dortmund ante París Saint Germain por 1-0, por la ida de las semifinales de la Champions League, está en boca de todos. El centrodelantero diestro de 1m89 y 83 kilos usa la camiseta amarilla número 14 y está decidido a acelerar con todo para levantar la Orejona.

Hace tiempo que la viene peleando desde abajo. Hace dos temporadas jugaba en el ascenso alemán y le costaba incluso tener chances en la selección germana, pero todo cambió. Guiños del destino (y su enorme fuerza de voluntad) hicieron que a los 31 años esté jugando su primera Champions League. Además, en mercados de pases donde los artilleros salen cien millones de euros, Niclas Füllkrug le costó a Borussia Dortmund apenas 13.000.000, más un puñado de dinero condicionado por objetivos. La incorporación se hizo a mediados de 2023, un día antes del cierre del libro de pases.

¿Qué había observado Sebastian Kehl, el director deportivo del Dortmund, para justificar su incorporación? “Niclas ha demostrado desde hace años su amenaza goleadora y la temporada pasada fue el máximo goleador. Gracias a sus buenas actuaciones, es, con razón, un pilar importante en el centro de ataque de la selección nacional. Niclas es un atacante activo, muy fuerte en el juego aéreo, físicamente presente, impresiona en los duelos uno contra uno y en el cuerpo a cuerpo resulta incómodo para su oponente. Con todas estas cualidades encarna el perfil que buscábamos. Y, además, siente pasión por lo que hace”. Fueron las palabras del dirigente el día de la presentación.

Con un gran control orientado con la derecha tras un pase de Schlotterbeck y la definición de zurda, como ante el PSG de Mbappé o con un cabezazo cruzado al ángulo ante Atlético de Madrid de Diego Simeone, pero también con un derechazo fortísimo y bajo desde afuera del área; anticipando de cabeza con gran potencia desde donde sea el impacto, de arremetida (entrando a la carrera) mientras arrastra en el esfuerzo a tres rivales; también de penal…

De chico le pusieron el apodo ‘Lucke’, que en alemán significa agujero. El apodo se lo puso Arnautovic porque le falta un diente desde niño. Lo perdió en categorías inferiores y el 9 prefirió no solucionar el problema por temor a los tratamientos de ortodoncia. El diente lo perdió jugando en las infantiles del Sportfreunde Ricklingen, el club de su barrio en Hannover.

El gol a PSG

En el partido de ida ante Paris Saint Germain, Füllkrug tocó 40 pelotas (8 de ellas dentro del área rival), dio 23 pases (con una eficacia del 87% en las entregas, según datos de Opta); completó 5 remates (uno solo al arco, el del gol), cometió dos infracciones y no recibió ninguna.

“Estoy muy orgulloso del equipo jugando ante un rival tan complicado. Lo hicimos muy bien con la pelota y en el contraataque. Hubo partes del partido en el que ellos también tuvieron buenas oportunidades. Lo hicimos muy bien. Estamos muy orgullosos. Y el pase del gol que me dio Schlotterbeck fue increíble”, dijo el 9 en declaraciones a Movistar Plus y agregó: “Llegamos al estadio antes de un partido y ya pensamos que estamos por delante por cómo se hacen sentir los hinchas. Este estadio es mágico, los hinchas también. Hemos disfrutado. Ya veremos si es suficiente (la diferencia conseguida, el 1-0), estamos en una buena posición y es muy importante de cara al segundo partido”.

No es la primera vez que da el golpe ante un equipo de Luis Enrique. En el Mundial de Qatar, España le ganaba a Alemania y la selección de Hansi Flick tenía un pie y medio fuera de los octavos de final hasta que surgió la figura de Niclas Füllkrug para anotar entrando al área y sacando un derechazo cruzado al ángulo superior derecho de Unai Simon.

“Estoy feliz de haber recuperado una atmósfera de Copa del Mundo, de haber contribuido a recuperar el buen ambiente y dejar atrás las críticas. Como delantero, puedo aparecer en situaciones como un héroe, pero también hay situaciones que involucran a los defensores o al arquero Neuer, que a menudo no son retratados como héroes”, dijo tras ese encuentro que no significó mucho para la selección germana (quedó eliminada en primera ronda pese a vencer luego a Costa Rica por 4-2) pero sí para él.

Incluso en ese último encuentro mundialista, Füllkrug anotó el cuarto gol a Costa Rica sobre el final con una definición tras una asistencia de Leroy Sané que en principio había sido anulado por offside, pero tras revisar el VAR se lo dieron valido a los teutones. Pero Alemania necesitaba otro cruce de resultados que no llegó.

¿Tocado por la varita? Füllkrug jugaba en mayo de 2022 en la segunda división alemana y que llegó al Mundial de Qatar por las bajas y por su buen hacer en aquella Bundesliga, torneo en la que había marcado 10 goles en 14 partidos con el Werder Bremen para ser el segundo mejor artillero del torneo por detrás de Nkunku. Debutó con el seleccionado germano ante Omán, en el último amistoso previo al Mundial, logrando el gol de la victoria.

En Werder Bremen fue una de las figuras para que el equipo consiga retornar a la máxima categoría del fútbol alemán, con 19 goles en la temporada 2021/22. Todo le costó. Esa fue la parte buena y positiva del regreso a Werder Bremen, ya que tras ser parte del primer equipo del club donde surgió, el delantero fue cedido a préstamo al Greuther Furth en la temporada 2013/14 y luego siguió en Nuremberg, donde jugó durante dos temporadas. En 2016 se puso la camiseta del Hannover 96 y regresó al Werder Bremen en la temporada 2019/20. Desde 2019 a 2023, Niclas Füllkrug hizo 49 goles en 124 partidos con la camiseta verde.

En agosto de 2023, cuando pasó a Borussia Dortmund y firmó un contrato por tres años, había afirmado: “El Borussia Dortmund es un club muy especial. Estoy muy contento con la oferta porque mudarme a este club es exactamente lo que quería. En el BVB tengo la oportunidad de seguir desarrollándome como jugador y adquirir nuevas experiencias. Estoy entusiasmado con los objetivos que tengo por delante y quiero tener el mayor éxito posible con este equipo. Tengo muchas ganas de vivir como profesional del BVB el estadio con sus extraordinarios aficionados”.

Tras convertir un gol importante ante PSG, casi un año después de su arribo, Niclas Füllkrug ya empezó a palpitar la revancha: “Tendremos que ser pacientes y defender muy bien. Vamos a ver qué tal se dan las cosas y a ver cómo nos dice nuestro entrenador que tenemos que jugar en París. Ellos están obligados a ganar. Si estuviésemos empatados sería diferente. Tenemos una ventaja, pero cualquier cosa puede pasar en la Champions”.

Lo dice Niclas Füllkrug, “Lucke”, el Tanque alemán que se ríe de los imposibles.