Mounjaro provoca una pérdida de peso significativamente mayor que Ozempic, según un estudio

(CNN) — Las personas que tomaban inyecciones de tirzepatida perdían más peso y tenían más probabilidades de alcanzar objetivos específicos de pérdida de peso que las que tomaban semaglutida, según un nuevo estudio.

Investigadores de Truveta, una compañía de análisis de datos de salud, analizaron los registros electrónicos de salud de más de 18.000 adultos, todos con sobrepeso u obesidad, que usaban estos medicamentos en el mundo real entre mayo de 2022 y septiembre de 2023. Los hallazgos fueron publicados el lunes en la revista médica JAMA Internal Medicine.

Ambos medicamentos fueron eficaces: la gran mayoría de las personas que usaron tirzepatida o semaglutida perdieron al menos el 5% de su peso corporal inicial después de un año de uso. El 82% de las personas que tomaron tirzepatida alcanzaron este importante hito clínico, frente al 67% de las que tomaron semaglutida. Además, las personas que tomaban tirzepatida tenían más del doble de probabilidades de perder al menos el 15% de su peso inicial que las que tomaban semaglutida: alrededor del 42% frente al 18% tras un año de uso.

La pérdida media de peso también fue sistemáticamente superior entre los que tomaron tirzepatida a lo largo del tiempo. Al cabo de tres meses, las personas que tomaban tirzepatida habían perdido una media del 6% de su peso corporal, frente a una pérdida media inferior al 4% entre los que tomaban semaglutida. A los seis meses, la pérdida media de peso era del 10% con tirzepatida y del 6% con semaglutida. Y al año, la pérdida media de peso era casi el doble para los que tomaban tirzepatida: más del 15%, frente al 8% de los que tomaban semaglutida.

Ozempic, Mounjaro y cientos de medicamentos más se volverán aún más caros en 2024

Tanto la tirzepatida como la semaglutida imitan los efectos de la hormona intestinal GLP-1, que estimula la producción de insulina y ralentiza el paso de los alimentos por el estómago. La GLP-1 también envía señales al cerebro para ayudar a controlar el apetito. La tirzepatida también estimula una segunda hormona intestinal, llamada GIP, que puede ayudar a potenciar sus efectos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) ha aprobado versiones de tirzepatida y semaglutida para el tratamiento de la diabetes de tipo 2 y la obesidad. Eli Lilly fabrica tirzepatida bajo la marca Mounjaro para la diabetes y Zepbound para el control crónico del peso, mientras que Novo Nordisk fabrica semaglutida como Ozempic para la diabetes y Wegovy para el control del peso.

La FDA aprobó dosis más altas tanto de tirzepatida como de semaglutida para tratar la pérdida de peso, pero el nuevo estudio sólo analizó las dosis para tratar la diabetes de tipo 2.

Aproximadamente la mitad de las personas que participaron en el estudio padecían diabetes de tipo 2, mientras que la otra mitad no tenía diagnóstico de diabetes en su historia clínica y probablemente utilizaba estos medicamentos para el control del peso a discreción de su médico.

Cuando los resultados de este estudio se publicaron por primera vez el año pasado, Novo Nordisk dijo a CNN que no era una comparación justa.

«Las dosis de semaglutida evaluadas en este análisis no se han investigado para el control del peso crónico, y no hay ensayos cara a cara que han informado que evalúan Wegovy y tirzepatide», dijo un portavoz en un comunicado.

Según el nuevo estudio, las personas con diabetes de tipo 2 registraron una pérdida de peso menos significativa que las que no tenían el diagnóstico, pero la pérdida media de peso siguió siendo mayor entre las que tomaron tirzepatida.

Mujer demanda a los fabricantes de Ozempic y Mounjaro por problemas gastrointestinales graves

Los investigadores no hicieron un seguimiento de los efectos secundarios gastrointestinales leves, como las náuseas y los vómitos, y señalaron que este tipo de quejas podrían no recogerse de forma sistemática en los historiales de los pacientes. Sin embargo, se observó que el riesgo de sufrir efectos adversos más graves, como obstrucción intestinal, gasteoparesia o pancreatitis, era similar entre quienes tomaban tirzepatida y semaglutida.

Según los investigadores, además de los efectos secundarios, las personas que no adelgazaron mientras tomaban estos fármacos tuvieron más probabilidades de dejarlos o cambiar de medicamento. La interrupción del tratamiento fue frecuente —más de la mitad de los pacientes lo abandonaron antes del final del estudio—, pero las tasas fueron similares entre los que tomaban tirzepatida y los que tomaban semaglutida.

Las conclusiones de este estudio coinciden con los resultados de los ensayos clínicos, pero los autores del estudio señalan que se necesita más investigación para comparar los efectos de la tirzetida y la semaglutida en otros resultados clave para la salud, como los acontecimientos relacionados con el corazón.

 

 

— Brenda Goodman, de CNN, contribuyó con este informe.

The post Mounjaro provoca una pérdida de peso significativamente mayor que Ozempic, según un estudio appeared first on CNN.

​