La Casa Blanca se mantiene firme en su apoyo a Israel a pesar de la frustración creciente de los progresistas y la agitación en los campus

(CNN) — Cuando el presidente Joe Biden visitó Virginia para conmemorar el Día de la Tierra el lunes, se le unió el Senador Bernie Sanders, un arquitecto clave de las propuestas de energía limpia que Biden estaba presentando. Pero esos no eran los únicos temas en la mente del independiente de Vermont.

Sanders, según personas familiarizadas con la conversación, aprovechó el escaso tiempo en privado con Biden —un veterano colega en el Senado que una vez fue su rival en las primarias presidenciales demócratas— para transmitir su preocupación por la gestión de la administración de la situación humanitaria en Gaza y para instar a Biden a utilizar la financiación recientemente autorizada para influenciar sobre Israel.

«El mensaje principal fue: ‘Vas a tenerla en el bolsillo… tienes que retenerla y condicionar esta financiación», dijo a CNN Faiz Shakir, asesor de Sanders desde hace tiempo y director ejecutivo de More Perfect Union. El dinero «no puede entrar y salir sin más».

¿Por qué hay protestas estudiantiles en universidades de Estados Unidos? De las manifestaciones propalestinas a las reacciones de judíos

Las demandas del flanco progresista del propio partido del presidente llegan en un momento en que las protestas por la crisis humanitaria en Gaza crecen en número e intensidad, sobre todo en los campus universitarios, donde los manifestantes han denunciado la postura de «Joe genocida». Pero en lo que respecta a la política interna de la situación, el presidente y su administración permanecen inamovibles.

La rápida propagación esta semana de las acampadas en los campus universitarios para protestar contra la guerra ha aumentado la presión sobre Estados Unidos por su apoyo a Israel. La temperatura ha subido en los campus de todo el país a medida que las protestas se enfrentan a la preocupación por los comentarios antisemitas que los estudiantes judíos han escuchado en algunas de las protestas y a los enfrentamientos entre los manifestantes y los agentes de policía enviados para disolver los campamentos.

La Universidad de Columbia, epicentro de las protestas en el campus, ha puesto las clases en modo híbrido hasta el final del semestre mientras los disturbios alcanzan su punto álgido. El segundo caballero de EE.UU., Doug Emhoff, habló por teléfono con dos líderes judíos del campus, según un funcionario de la Casa Blanca, para discutir la necesidad inmediata de hacer frente al antisemitismo en los campus universitarios.

Manifestantes y policías estatales de Texas se enfrentan durante una protesta propalestina en la Universidad de Texas en Austin el miércoles. (Foto: Jordan Vonderhaar/Bloomberg vía Getty Images)

A pesar de encontrarse a pocos kilómetros de Columbia y de las escenas más tensas de las protestas, Biden no hará una visita al campus, ya que el viernes celebra actos en la zona de Nueva York. Los ayudantes nunca consideraron seriamente una visita del presidente al campus, reconociendo que la situación de seguridad y el cálculo político presentaban retos demasiado difíciles.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, el principal republicano que contribuyó a la aprobación del paquete de ayuda exterior en la Cámara de Representantes, aprovechó su visita del miércoles para exigir al gobierno de Biden que actúe para proteger a los estudiantes judíos. Johnson, que habló públicamente durante su visita, dijo que planeaba llamar a Biden después de su visita y exigir medidas, incluido un plan para una posible movilización de la Guardia Nacional.

«Tenemos que poner orden en estos campus. No podemos permitir que esto ocurra en todo el país», dijo Johnson. «Somos mejores que esto».

Durante meses, Biden se ha tomado con calma las manifestaciones propalestinas —incluso en muchos de sus actos públicos— y sus asesores dicen que no hay ningún plan para cambiar de rumbo. Como político de toda la vida, Biden entiende que siempre habrá gente que no esté de acuerdo con él, y esa gente tiene derecho a expresar su descontento.

Pero uno de esos asesores reconoció que las amenazas explícitas dirigidas a estudiantes judíos han sido especialmente alarmantes.

«Protesten contra la guerra todo lo que quieran», dijo el asesor a CNN. «A lo que no tienen derecho es a apuntar a estudiantes judíos».

Algunos asesores de alto rango del presidente, que siguen de cerca los crecientes disturbios, sostienen que los manifestantes constituyen un porcentaje muy pequeño del alumnado y no representan las opiniones de la mayoría.

Una encuesta reciente realizada por el Instituto de Política de la Harvard Kennedy School parece respaldar esta opinión. Aunque solo el 18% de los votantes de entre 18 y 29 años aprueban la gestión de Biden de la situación en Medio Oriente, ésta se sitúa casi al final de las cuestiones que más les importan, mientras que la economía ocupa el primer lugar. Y los votantes jóvenes encuestados simpatizan por igual con el pueblo israelí y con el palestino.

Pero la óptica de la situación sigue siendo un reto para Biden, que esta semana firmó un paquete de ayuda que concede US$ 16.000 millones en financiación militar adicional para Israel mientras las protestas continúan. Aunque la Casa Blanca no está satisfecha con la forma en que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, está llevando a cabo la guerra contra Hamas y con el volumen de ayuda humanitaria a Gaza hasta el momento, no está claro si esto afectará materialmente a lo que hasta ahora ha sido un apoyo inquebrantable de Biden a Israel.

En febrero, Biden hizo público un memorando de seguridad nacional en el que afirmaba que los socios que recibieran ayuda militar de Estados Unidos debían respetar el derecho internacional humanitario. La Casa Blanca debe certificar antes del 8 de mayo si Israel lo cumple. Aunque la administración tiene la intención de cumplir ese plazo, los funcionarios no han llegado a una conclusión, según ha podido saber CNN.

Durante una llamada telefónica a principios de este mes, Biden dijo a Netanyahu que EE.UU. podría verse obligado a realizar cambios en el flujo de ayuda si Israel no tomaba medidas inmediatas para permitir la entrada de más ayuda humanitaria en Gaza, según informó en ese momento CNN.

Si EE.UU. llega a la conclusión de que Israel está obstaculizando la ayuda y no respeta las leyes sobre derechos humanos, la Casa Blanca podría dar una respuesta que ralentizara las provisiones militares, recortara la asistencia monetaria o aumentara drásticamente la presión pública del presidente sobre Netanyahu. No se ha tomado ninguna decisión, han dicho los funcionarios.

Y mientras Sanders buscaba garantías de Biden sobre cómo estaba enfocando la situación, el presidente se mantuvo con su diplomacia característica, dijo Shakir, el asesor de Sanders.

«La pregunta para muchos progresistas es: ¿hay alguna rendición de cuentas?», preguntó.

Sam Fossum de CNN contribuyó a este reporte.

​