Intensifican la búsqueda de una mujer que está desaparecida desde hace un mes, tras el suicidio de su expareja

Luego de conocerse que su expareja se suicidó, la Policía de San Luis intensificó la búsqueda de Fernanda Romina Lucero, quien se encuentra desaparecida desde el 9 de enero, tal como informaron fuentes policiales.

La denuncia fue realizada el sábado 5 de febrero por la tía de Fernanda, quien está al cuidado de los dos hijos de la mujer y expresó que, desde hace varias semanas, no responde los mensajes que ella le enviaba.

La mujer, de 33 años, se ausentó de su casa el 9 de enero y la familia presupone que estaba acompañada por quien fue su pareja, José Luis Oclides Bramardi, de 43.

El viernes pasado, los familiares de Bramardi también habían solicitado a la policía la búsqueda del hombre, quien este sábado se suicidó cuando fue localizado por los efectivos.

En diálogo con Télam, el fiscal Maximiliano Bazla dijo que fue encontrado en una zona rural de la localidad de San Francisco, a 120 kilómetros de la capital puntana, y que portaba un arma.

”El operativo fue en la mañana del sábado y, al momento de verse rodeado por la policía, el hombre comenzó a amenazar con dispararse”, dijo. Y añadió: “Rápidamente, personal policial intentó evitar esta situación, pero sin resultado”.

De esta manera, el fiscal precisó que Bramardi “se provocó dos disparos con un revolver calibre 32, uno en su estómago y otro en la cabeza″.

Bazla explicó que continúan las tareas de rastrillajes y que están explorando distintos lugares, como toda la zona aledaña a donde vivía la mujer. “Por el momento, no tenemos rastros de ella”, expresó.

También resaltó que “se están investigando las pertenencia de Bramardi para entender si existe o no conexión con la desaparición de Lucero”.

La noticia del suicidio del hombre, motivo una movilización en la tarde del domingo en la ciudad de Villa Mercedes. Allí, familiares y agrupaciones feministas exigieron que se continúe con la búsqueda y pidieron por la aparición con vida de Fernanda.

Esta mujer de 33 años tiene cabellos largos con reflejos castaños claros y rubios, es de tez morena, mide 1,65 aproximadamente, y tiene ojos marrones, nariz ancha y labios grandes. Además, posee tres tatuajes: uno en la cervical, que dice “santy gonzy”; otro en el antebrazo izquierdo, con un dibujo de tres triángulos; y otro en su mano izquierda, con el dibujo de un anillo.

Agencia Télam

Deja una respuesta

Generated by Feedzy