Hará historia en la coronación de Carlos III. ¿Quién es lady Pamela Hicks, la descendiente más longeva de la reina Victoria?

Lady Pamela Hicks –que nació por casualidad en el hotel Ritz de Barcelona, el 19 de abril de 1929– fue testigo de los episodios más importantes de la historia de la monarquía británica en los últimos cien años. Y podría convertirse en la única persona del mundo en asistir a la coronación de tres monarcas del Reino Unido: Jorge VI (ella tenía 8 años), Isabel II y la de Carlos III.

INSEPARABLE DE LA PAREJA REAL

Hija de Louis Mountbatten y de la multimillonaria heredera Edwina Ashley, Pamela pasó sus primeros años entre Nueva York, donde estudiaba, y Reino Unido, donde disfrutaba los veranos junto a su abuela, la marquesa de Milford Haven. En 1947, después de que su padre se convirtiera en virrey de India –fue el último y quien supervisó la independencia de ese país de la Corona para convertirlo en dos Estados independientes, India y Pakistán–, lady Mountbatten empezó a vivir con su familia en la casa del gobernador, en Nueva Delhi, pero ese mismo año volvió a Inglaterra para ser dama de honor en la boda de su primo, el príncipe Felipe de Dinamarca y Grecia, con la futura Isabel II, de quien luego sería dama de compañía y gran amiga (entre la aristócrata y la pareja real existían fuertes vínculos familiares, ya que era prima del duque de Edimburgo y prima tercera de Isabel).

Esa boda real cambiaría su vida. En 1952 acompañó a su primo y a la entonces princesa Isabel al famoso tour por Australia, Nueva Zelanda y Kenia en el que la heredera del trono se enteró de que su padre, el rey Jorge VI, había muerto, y que ella era la nueva Reina. “‘Pobre chica, su padre ha muerto’, pensé. Así que fui hace ella y le di un abrazo. Pero entonces me dije: ‘Dios mío, es la Reina’, así que le hice una reverencia”, contó lady Pamela hace un tiempo en un programa de radio. En 1960 se casó con David Nightingale Hicks –en ese momento adoptó el apellido de su marido– un importante diseñador de interiores con quien tuvo tres hijos: Edwina, Ashley, también decorador, e India, bautizada con ese nombre en honor a su abuelo (es ahijada de Carlos III y fue dama de honor en su boda con Diana). Su marido no sólo llegó a ser un importante hombre de negocios, con tiendas en quince países, sino que también fue uno de los diseñadores favoritos de los Windsor y el encargado de decorar las primeras habitaciones que el joven príncipe Carlos tuvo en el Palacio de Buckingham.

AMIGA HASTA EL FINAL

Pero no todo en su vida fue felicidad. En agosto de 1979, lady Pamela acompañó a su padre y al resto de la familia a unas vacaciones en Mullaghmore, en la costa de Irlanda. Y el 27 de ese mes, el antiguo virrey de India salió a pescar como era su costumbre, llevándose en el barco con él a su otra hija, Patricia, a su yerno, Lord Brabourne, a su consuegra y a sus dos nietos gemelos. La noche anterior, un terrorista del IRA había colocado una bomba en la embarcación. La explosión mató a todos menos a su hermana y su cuñado. Desde la orilla, Pamela fue testigo del horror y tuvo que identificar el cuerpo de su padre. Lord Mountbatten fue una figura clave en la vida del entonces príncipe Carlos: tanto era el cariño y la confianza entre ellos que intentó casar al heredero con su nieta Amanda Knatchbull, pero el atentado que terminó con su vida truncó la posibilidad de concretar esa boda. Íntima e incondicional de Isabel II desde que era princesa hasta el final –con 93 años y en silla de ruedas lady Pamela estuvo presente en el funeral de la Reina–, siempre se mantuvo cerca de la soberana, fue su confidente y cómplice. Cuando murió el duque de Edimburgo, le escribió a la Reina para contarle de la tristeza que le producía la muerte de su adorado primo. Isabel le contestó cariñosamente y con sentido del humor: “No me extraña, vos lo conocías desde hacía más tiempo que yo”.

Deja una respuesta

Generated by Feedzy