Ganó su segundo millón en Los 8 escalones y obligó a Guido Kaczka a repetir una llamativa cábala

A pesar de ser un programa visto por miles de personas y de contar con la presencia de grandes figuras del espectáculo -factores que podrían intimidar a muchos-, Los 8 escalones del millón (eltrece) logra sacar a relucir la verdadera esencia de aquellos que se animan a anotarse. Día a día, la presión de las cámaras ayuda a que, quienes participan, demuestren cómo son realmente: graciosos, nerviosos, tímidos, descontracturados y, en el caso de Jonathan, cabulero. Luego de llevarse el premio de las dos ediciones del jueves y antes de revelar si volvería por el tercer millón, le pidió a Guido Kaczka que repitieran un particular ritual.

Ganar el ciclo de juegos de eltrece no es tarea fácil. Además de tener que contar con conocimientos que abarquen un amplio rango de temáticas, también hay que poder soportar el suspenso, los nervios y, a su vez, saber arriesgar. Para asegurarse el triunfo, cada participante aplica tácticas diferentes. Algunos estudian y se informan previamente, practican mirando el programa con antelación y, otros, apuestan a la buena suerte.

“Miraba el programa desde la clínica”: la ganadora de Los 8 escalones del millón conmovió a todos al revelar su lucha contra un linfoma

Fueron varios los competidores que se aferraron a diversos amuletos durante su paso por el programa y, aunque a un par no le sirvió de mucho, la mayoría logró llevarse el tan ansiado premio. Así fue el caso del joven de Lomas de Zamora que tenía aferrado bien firme un muñeco de su infancia, el del profesor de informática que guardó en el bolsillo la sortija de una calesita -regalo que recibió de parte de otro participante- o el joven de veinte años que llevaba una púa de metal hecha por su abuelo colgada a modo de collar.

Sin embargo, para Jonathan, un profesor de canto de 39 años, la fuente de su buena fortuna no fue un objeto en sí mismo sino un inesperado ritual. En la edición de la tarde del jueves, se presentó en el programa por primera vez y, luego de una reñida competencia, llegó hasta la final.

Los 8 escalones: ganó el millón y descolocó a Guido Kaczka al revelar la verdad sobre quién lo anotó

Al terminar empatado con su contrincante en la última ronda de preguntas, el ganador se definió por una consigna de aproximación. Es decir, una cuya respuesta era un número exacto y, quien estuviese más cerca, se llevaba el premio. Tras un par de segundos llenos de suspenso, Guido Kaczka anunció a Jonathan como el ganador.

Sobrellevado por la emoción, recorrió el estudio para saludar a los participantes que quedaron en el camino y, algo desorientado, se quedó en la parte más alejada del jurado. Divertido, el conductor lo persiguió para hacerle la pregunta correspondiente: ¿volvería por el segundo millón?

Fue a los 8 escalones del millón, compartió su dura historia de vida y recibió un consejo de Carmen Barbieri

Como era de esperarse, su respuesta fue afirmativa y estuvo, nuevamente, entre quienes jugaron en la segunda edición del día. Una vez más, avanzó hasta la final y terminó la noche con un gigantesco cheque en la mano luego de responder correctamente una pregunta realizada por el periodista Mario Massaccesi -quien se sumó al jurado como invitado especial-.

Tras darle un beso a todos los presentes, el profesor de música que fue anotado en el programa por su mamá, regresó a la parte de atrás del estudio y le pidió a Guido que lo acompañara. “Vamos de vuelta por cábala”, explicó, en referencia a la escena que se dio horas antes. Allí aceptó regresar en la tarde del viernes y aseguró que usaría el mismo saco que se puso durante sus dos primeras victorias.

Deja una respuesta

Generated by Feedzy