Especialistas inmobiliarios aseguran que “las propiedades están en su mejor valor histórico de venta”

En el 7mo capítulo del Summit Real State, organizado por LA NACION, especialistas del sector inmobiliario analizaron y debatieron sobre un tema de interés actual: el futuro de un mercado con sobreoferta de propiedades en venta y precios “planchados”. El panel, moderado por José Del Río, secretario general de redacción de LA NACION, y conformado por los brokers: Gabriela Goldszer, directora de Ocampo Propiedades; Diego Cazes, director general de L.J. Ramos; Martín Boquete, director de Toribio Achával; y Agustín Walger, director de Lepore Propiedades, debatió sobre cómo manejarse en un contexto particular en el que existe un récord de inmuebles en oferta con pocas operaciones.

A pesar de la compleja realidad económica que vive el país, los brokers tienen buenas expectativas. En ese sentido, y según su experiencia, la directora de Ocampo Propiedades aseguró: “Este sector pasó por muchas crisis y salió fortalecido. El ladrillo como guarda de valor siempre fue fuerte y lo seguirá siendo”. Coincide Martín Boquete en que la propiedad es un buen resguardo de valor a futuro, “el dólar y los ladrillos son los únicos activos en los que se puede confiar”, sostuvo. Asimismo, para Agustín Walger, hay que mirar para adelante y ser optimistas, porque el ladrillo siempre da satisfacciones.

En cuanto a las razones por las que identifican una demanda contenida, para Gabriela Goldszer, tienen que ver no solo por la incertidumbre económica sino también por cuestiones estructurales, entre ellas la falta de crédito, la inflación y los vaivenes del dólar. “En este contexto, hay mucha gente que está repensándose y por eso hay que ofrecerle lo mejor en función de sus necesidades”, aclaró. “La del inmueble es una demanda contenida naturalmente, por el tipo de compra, es una transacción importante en la que se piensa, en la que se ahorra y la coyuntura hace atrasar la decisión”, agregó Boquete. De todas maneras, sostuvo que es necesario evaluar que, en realidad, el inmueble tiene una vida más allá de la coyuntura, “la decisión de comprar tiene que ver con la vida de la persona más que con el contexto”, dijo.

La compra de un inmueble es una gran decisión que, para Walger, tiene que ver con la etapa de la vida en la que se encuentra la persona. “Hoy al momento de decidirse por una propiedad, la ubicación pesa, se busca lo más cercano al lugar de trabajo o zona de influencia y por eso cada barrio se está transformando en un polo donde las personas pueden resolver casi todos los aspectos de su vida”, advirtió el director del Lepore.

Las tendencias

Para el director general de L.J. Ramos, si bien a raíz de la pandemia mucha gente se decidió a vivir en zona norte, “esa desesperación se acomodó”. En CABA, la tendencia es buscar amenities vanguardistas, buena ubicación, comodidad, y hoy no solo se piensa en el funcionamiento del edificio sino para quién es. Coincidió Goldszer, en que el cliente resignificó el concepto del hogar porque conoció su casa gracias a la pandemia y por eso hoy “los desarrolladores piensan más en el cliente que en la optimización del metro cuadrado, es decir en el disfrute de quien va a vivir”, señaló. Sin embargo, para el director de Toribio Achavál, ante todo la gente mira el precio y si no la hace feliz no pasa. “Los que compran hoy es porque les gusta el precio, el inmueble debe valer el precio, si el precio no está acorde a sus expectativas no siguen”, aclaró.

Si bien la crisis económica afecta al sector inmobiliario, para la directora de Ocampo Propiedades, a pesar de haber pasado por varias crisis como las de 2001, 2009, 2018 y la actual, el sector salió siempre fortalecido con nuevos aprendizajes. Tajante, Boquete advirtió que el 2001 fue mucho peor porque “nos pasamos todo el año sin saber qué hacer. La Argentina se fundió y el activo se desmoronó. Hoy, al no haber deuda privada, el activo se mantiene y las expectativas son nuestro principal problema. Hay gente que cree que en dos meses esto se transforma en un paraíso y personas que consideran que vamos a tener que esperar más años”, explicó.

Para Cazes, a pesar de que el comprador está más pensante, el piso actual de valores hace que sea un buen momento para comprar, algo que también comparte Walger, “la gente investiga, ve los valores y tiene idea si están bien o no. Es el mejor valor histórico, es una oportunidad”, sostuvo el director de Lepore. “La gente mira, compara, pero el inversor sabe lo que quiere y nosotros lo tenemos que ayudar a definir, la diferenciación es lo que vale en la sobre oferta”, añadió Goldszer.

¿Dónde están las oportunidades?

Todos coinciden en que CABA tiene hoy las mejores. “Como oportunidad la zona que tiene más revancha es Capital porque los valores cayeron un 35%”, confirmó Cazes. En ese sentido, los proyectos premium en zonas tradicionales son una oportunidad, así como también inmuebles en otras zonas con precios atractivos como los barrios de San Cristóbal o Balvanera. “Capital tiene precios bajos para las prestaciones que da”, sentenció Boquete.

En tanto que Goldszer aseguró que el principal desafío para el sector es seguir innovando, escuchar al cliente, “hay esperanzas”, sostuvo. Por su parte, Boquete subrayó que comprar en Buenos Aires es una gran recomendación. “Como plaza es atractiva comparada con los valores de otras ciudades”, finalizó Walger.

Como conclusión, Del Rio recordó la demanda contenida y señaló que es tiempo de ir a lo específico, al nicho, buscar oportunidades en un mercado sobreofertado con poca demanda y precios convenientes. “El futuro de este mercado vuelve al pasado. Siempre han dicho que el resguardo en materia de dólares y de valor está en las propiedades y el futuro tiene que ver con ese pasado que se cruza nuevamente en nuestro presente”, cerró el director de contenidos de LA NACION.

Mirá el Summit de Real Estate de LA NACION completo acá

Deja una respuesta

Generated by Feedzy