Es monja, ganó La Voz en Italia y tomó una decisión que cambió su vida: “Es un signo de evolución”

Una monja que hace ocho años se convirtió en la sensación de la canción tras ganar la edición italiana del programa La Voz volvió a sorprender al público tras anunciar que dejó los hábitos y que ahora trabaja como camarera en España.

¿Qué significa autorregularse? La clave para aprender a aprender que estudiantes y docentes no deben olvidar

La hermana Cristina Scuccia, nacida en 1988 en Sicilia, sorprendió a los jueces, incluida a la fallecida Rafaella Carrá, durante su audición “a ciegas” para el show en 2014. La joven, que en ese momento tenía 26 años, hizo una impresionante interpretación de la canción No One, de Alicia Keys. Después de darse cuenta de que la increíble voz pertenecía a una monja, Carrá, que murió el año pasado, dijo: “No pude hablar durante varios minutos”.

Scuccia, que pertenecía a las monjas del convento de las Hermanas Ursulinas de la Sagrada Familia en Milán, ganó el concurso con el tema What a Feeling, la canción principal de la película Flashdance. Más tarde produjo un disco, que le obsequió al Papa Francisco y que incluía una versión de Like a Virgin de Madonna.

Comió una sopa con un peculiar animal, se volvió viral y ahora podría ser condenada a prisión: “Me equivoqué”

Su extraordinario talento incluso atrajo elogios de algunos cardenales italianos, pero ocho años después de aquel evento, Scuccia, que hoy tiene 34 años, anunció en un programa de entrevistas italiano el domingo por la noche que había dejado de ser monja.

Su atuendo ya era todo un símbolo. Vestida con tacos altos y un traje pantalón rojo con el pelo largo y oscuro y un piercing en la nariz, le dijo al programa Verissimo de Canale 5: “Creo que necesitás escuchar a tu corazón con valentía. El cambio es un signo de evolución, pero siempre da miedo porque es más fácil anclarse en las propias certezas que cuestionarse. ¿Hay un bien o un mal?”.

Mundial Qatar 2022: el “toreo” de los hinchas mexicanos a los argentinos de cara al partido del sábado

La exmonja aseguró que dejar a su comunidad por otra vida, una decisión que tomó con la ayuda de una psicóloga, no significaba que había renunciado a su fe y que, a la vez, todavía estaba intentando cumplir su sueño de triunfar en la carrera de la música.

“Elegí seguir mi corazón sin pensar en lo que la gente diría sobre mí”, señaló. “Di un salto de fe y me preocupaba terminar debajo de un puente, siempre se lo repetía a mi psicóloga”.

Así es Pangeos, el ‘crucero tortuga’ capaz de transportar 60.000 personas cuya construcción podría costar US$ 8000 millones

“Sor Cristina está dentro de mí. Soy la que soy ahora gracias a Sor Cristina”, dijo Scuccia y contó que “había realizado un camino maravilloso en el que ha habido dificultades”, pero que en este presente puede sonreír “aún más que en el pasado”.

Aunque su participación en el concurso fue apoyada por la madre superiora de su congregación, Cristina, que entró al convento a los 19 años, enfrentó duras críticas de sectores más tradicionales de la iglesia católica, especialmente, cuando lanzó Like a Virgin, que fue descrita por el Servicio de Información Religiosa de Italia como “una operación comercial imprudente y calculada”.

Encontró un cheque millonario en la calle, lo devolvió y recibió una recompensa que lo dejó anonadado

Después de haber pasado quince años como religiosa, manifestó en la entrevista que “esta exposición mediática, con el tiempo, fue el motor de muchos interrogantes. No entendía quién era. Yo nunca he renegado de Dios, pero no me encontraba dentro de mi hábito”.

Acerca de si le interesa encontrar el amor, Scuccia aseguró que “cree en el amor, pero no es algo que considera ahora”. “No es mi prioridad en este momento. Tienes que cuidarte, amarte, antes de poder amar a los demás”.

Deja una respuesta

Generated by Feedzy