Encuesta CNN | La mayoría de los estadounidenses aún se opone a la revocación de Roe, pero no hay unanimidad sobre legislación del aborto

(CNN) — Casi dos años después de la decisión de la Corte Suprema que revocó el caso Roe vs. Wade, los estadounidenses siguen oponiéndose ampliamente a la sentencia, según una nueva encuesta de CNN realizada por SSRS. Pero en medio de una campaña presidencial en la que los principales candidatos ofrecen enfoques muy diferentes sobre el tema, el país está menos unido sobre la mejor manera de manejar las leyes de aborto, según la encuesta.


La oposición generalizada del país a la decisión de la Corte Suprema de 2022, que sostuvo que las mujeres no tienen un derecho constitucional federal al aborto, no se traduce en un apoyo igualmente amplio a la adopción de medidas federales para proteger el acceso al aborto. Aproximadamente la mitad de los adultos estadounidenses, el 49%, quiere que los políticos federales trabajen para consagrar el acceso al aborto a nivel nacional, mientras que el 37% dice que las leyes sobre el aborto deberían dejarse en manos de los estados, y el 14% pide restricciones a nivel nacional.

Alrededor de dos tercios (65%) se oponen a la decisión de la Corte Suprema de 2022, Dobbs contra Jackson Women’s Health Organization, y el 34% la aprueban, cifras que se han mantenido prácticamente invariables en las encuestas de CNN a lo largo de los casi dos años transcurridos desde la sentencia. Los que desaprueban firmemente la decisión siguen superando a los que la aprueban por un margen de más de dos a uno.

Aborto en Estados Unidos: en dónde está prohibido, restringido o permitido

Una mayoría del 69% de los que desaprueban la anulación de Roe, incluido el 82% de los que la desaprueban rotundamente, afirman que los políticos federales deberían trabajar para aprobar leyes que garanticen el acceso nacional al aborto. Los que apoyan la sentencia afirman mayoritariamente que los políticos federales no deberían tomar medidas al respecto: el 59% dice que las leyes sobre el aborto deberían dejarse en manos de los estados, con un 29% a favor de nuevas restricciones al acceso al aborto en todo el país. Las nuevas restricciones nacionales cuentan con el apoyo de apenas una cuarta parte de los republicanos, los cristianos evangélicos blancos y los que se describen a sí mismos como conservadores.

El sondeo se produce tras dos años de disputas, en gran medida a nivel estatal, en torno a las leyes sobre el aborto tras la anulación de Roe, luchas políticas con consecuencias tangibles para el acceso de los residentes al aborto en esos estados. El mes pasado, la Corte Suprema de Arizona dictaminó revivir una prohibición del aborto de la época de la Guerra Civil en el estado, que luego fue derogada por la Cámara de Representantes la semana pasada.

En general, una pluralidad del 45% de los estadounidenses opina que las leyes que rigen el aborto en su propio estado son correctas en la actualidad, una cifra similar a la de hace un año, con un 37% que las considera demasiado restrictivas y un 17% demasiado permisivas.

El porcentaje de los que consideran que las leyes sobre el aborto de su estado son demasiado restrictivas aumenta al 43% en los estados en los que el aborto es legal actualmente con límites gestacionales de 6-18 semanas, y al 52% en los estados en los que está prohibido. Entre los que desaprueban la anulación de Roe, cerca de dos tercios (64%) en los estados con límites gestacionales y tres cuartas partes (74%) en los estados donde el aborto está prohibido consideran que las leyes de su estado son demasiado restrictivas.

La política sobre el aborto también se perfila como una cuestión electoral. El presidente Joe Biden está haciendo del apoyo al derecho al aborto un punto central de su campaña presidencial. Su contrincante republicano, el expresidente Donald Trump, se ha distanciado recientemente de las presiones del Partido Republicano a favor de una prohibición nacional, afirmando que la regulación del aborto debe dejarse en manos de los estados, aunque en una reciente entrevista con Time se negó a comprometerse a vetar una prohibición federal del aborto o a decir si apoyaría que los estados persiguieran a las mujeres que solicitaran abortos, reiterando que la decisión corresponde a los estados.

Trump dice que no firmaría una ley federal de prohibición del aborto en Estados Unidos

Aunque las encuestas revelan un claro consenso público contra la decisión de anular Roe, ofrecen una respuesta menos precisa sobre el papel que la lucha sobre la política del aborto podría desempeñar en las decisiones de los votantes este año. En la actualidad, las leyes sobre esta cuestión difieren notablemente de un estado a otro, y es probable que el aborto figure directamente en la papeleta electoral de algunos estados, pero no de otros: Florida, Maryland y Nueva York votarán sobre medidas para establecer nuevas protecciones para el aborto, mientras que otros 10 estados están considerando actualmente la posibilidad de añadir medidas relacionadas con el aborto a la papeleta electoral de noviembre.

Alrededor de una cuarta parte de los votantes inscritos, el 24%, afirma que sólo votaría a un candidato que compartiera sus puntos de vista sobre el aborto; el 55% afirma que consideraría la postura de un candidato sobre el aborto como uno de los muchos factores importantes a la hora de votar, y el 21% afirma que no consideraría el aborto como una cuestión importante.

La proporción de los que dicen que solo apoyarían a los políticos con los que estuvieran de acuerdo sobre el aborto representa un descenso respecto al 31% de los votantes registrados que decían lo mismo en julio de 2023. Ese descenso procede en gran medida de los votantes que apoyaron la decisión de anular Roe, lo que sugiere que cualquier ventaja de motivación en esta cuestión corresponde a los defensores del derecho al aborto. El verano pasado, los votantes que desaprobaban la decisión de Dobbs eran 4 puntos más propensos que los que la aprobaban a decir que veían la cuestión como una prueba de fuego, 32% a 28%. Esa diferencia se ha ampliado ahora a 10 puntos, 27% a 17%.

¿Cómo se traduce esto en las decisiones iniciales de los votantes cuando se trata de los candidatos presidenciales de 2024? Entre los votantes registrados que desaprueban la decisión de Dobbs y dicen que solo votarían por un candidato que comparta sus puntos de vista, el 81% dice actualmente que apoyaría a Biden contra Trump, con un 14% que apoyaría actualmente a Trump. Entre los que desaprueban la decisión de Dobbs pero dicen que es solo uno de los muchos temas importantes para ellos, 6 de cada 10 apoyan a Biden, mientras que el 32% apoya a Trump.

Entre los votantes registrados que desaprueban la anulación de Roe y no apoyan actualmente a Biden, el 15% dice que consideraría votar por él, ligeramente por encima del 9% de los que no apoyan a Biden y que actualmente dicen que considerarían votar para reelegir al presidente.

Entre todos los adultos, el índice de aprobación de la política sobre el aborto de Biden se sitúa en el 42%, similar a la aprobación general de su trabajo, según la encuesta, aunque una mayoría del 62% de los que quieren que se proteja el acceso al aborto a nivel nacional lo aprueban.

La mayoría de los estadounidenses, el 58%, cree que Biden trabajará para promulgar leyes nacionales que garanticen el acceso al aborto si es reelegido este año, mientras que el 29% afirma que dejará las leyes sobre el aborto en manos de los estados y el 13% que trabajará para promulgar leyes nacionales que restrinjan el aborto.

Por el contrario, una mayoría del 54% dice que cree que Trump dejará las leyes sobre el aborto en manos de los estados si gana las elecciones, con un 34% que espera que Trump trabaje para restringir el aborto a nivel nacional y un 12% que espera que trabaje para garantizar el acceso.

Los adultos demócratas y de tendencia demócrata son 36 puntos porcentuales más propensos que los adultos republicanos a esperar que Trump trabaje para restringir el aborto en todo el país (53% frente a 17%), mientras que hay poca división partidista en las expectativas para Biden.

En una publicación anterior de la misma encuesta, el 42% de los votantes registrados dijeron que el aborto sería extremadamente importante para su voto presidencial este año, por detrás de las mayorías que dijeron lo mismo de la economía y la protección de la democracia. Pero el tema tiene más importancia entre los que se autodenominan liberales (63%), las mujeres independientes (59%) y los demócratas tanto masculinos como femeninos (52% para cada uno), todos ellos grupos cuya participación será probablemente un foco de atención para la campaña de Biden.

Alrededor de un tercio (32%) de los estadounidenses a nivel nacional dicen ahora que consideran el derecho de la mujer a utilizar métodos anticonceptivos como un derecho amenazado susceptible de ser anulado, frente al 23% que consideraba ese derecho amenazado en mayo de 2022. Las mujeres son 10 puntos más propensas que los hombres a decir que consideran amenazado el derecho a utilizar métodos anticonceptivos.

La encuesta de CNN fue realizada por SSRS del 18 al 23 de abril entre una muestra nacional aleatoria de 1.212 adultos extraída de un panel basado en probabilidades, incluidos 967 votantes registrados. Las encuestas se realizaron en línea o por teléfono con un entrevistador en directo. Los resultados entre la muestra completa tienen un margen de error de muestreo de +/- 3,4 puntos porcentuales; para los resultados entre los votantes registrados, es de +/-3,8 puntos.

— Jennifer Agiesta y Ed Wu de CNN contribuyeron con este reportaje.

​