El trastorno del sueño más devastador de todos, según un experto

(CNN) — Jill estaba en secundaria cuando empezó a comer mientras dormía. A pesar de llevarse la comida a la cama para devorarla noche tras noche, no tenía ni idea de lo que había hecho hasta la mañana siguiente.

«Me despertaba con envases o envoltorios de una caja entera de galletas sobre la cama o al lado de ella», cuenta Jill, que ahora tiene 62 años y vive a una hora de Minneapolis. Debido al estigma y a los malentendidos sobre la alimentación durante el sueño, CNN accedió a no utilizar su apellido.

«Yo le llamaría el trastorno alimenticio silencioso»: Lo que los expertos quieren que sepas sobre el ARFID o trastorno de alimentación restrictivo o selectivo

«Mucha gente piensa que esta afección es: ‘Oh, te levantas, tomas un tentempié y luego vuelves a la cama’. Pues esto no es así. Es otra cosa», dice Jill sobre su comportamiento nocturno inconsciente.

«No me levanto una vez y pruebo un bocado de esto o aquello», dice. «Puedo comerme un paquete entero de galletas, levantarme otra vez y comerme cuatro tazones de cereales, levantarme otra vez y comerme una caja entera de galletas saladas. Y siempre es comida basura, nunca, ‘Oh, voy a comer una manzana'».

Con el tiempo, las noches de mala alimentación y sueño disfuncional pueden pasar factura, dice Jill.

«Ni siquiera puedo decirte lo enferma que te sientes», dijo. «Te levantaste innumerables veces durante la noche, así que no descansaste, y consumiste enormes cantidades de comida basura. Luego te despiertas y boom, tienes que funcionar el resto del día. Y eso es lo que hice durante años y años y años».

Jill padece trastornos alimenticios relacionados con el sueño, también conocidos como alimentación durante el sueño, una afección en la que una parte del cerebro se despierta mientras el resto duerme. El comer dormido es una parasomnia, un comportamiento anormal o inusual durante el sueño, similar al sonambulismo, el hablar dormido, los terrores del sueño y el sexo dormido, o sexsomnia.

«De todas las parasomnias, los trastornos alimenticios relacionados con el sueño son los que peor repercuten en la vida de las personas», afirma el Dr. Carlos Schenck, profesor y psiquiatra jefe del Hennepin County Medical Center de la Universidad de Minnesota.

«Estas personas tienen desinhibición alimentaria casi todas las noches. Aumentan de peso. Se sienten mal por la mañana. Afecta a toda su vida y es sencillamente horrible», afirma Schenck, especializado en el tratamiento de parasomnias.

Aunque pueda parecer que las personas representan sus sueños, las parasomnias suelen producirse durante la fase más lenta y profunda del sueño, llamada sueño delta.

«Algo dispara una alarma en el sistema nervioso central y el cuerpo se activa mientras la cognición está profundamente dormida», explica.

Sexsomnia: un vergonzoso trastorno del sueño del que nadie quiere hablar

Sin control ni freno

En el estado mixto de sueño y vigilia que es la alimentación durante el sueño, el cerebro antiguo toma el control, buscando alimentos que puedan satisfacer la necesidad de gratificación del cuerpo. Los alimentos ultraprocesados, como caramelos, galletas, pasteles, donas, papas fritas y galletas saladas, son los preferidos cuando se come dormido, explica Schenck.

«No tienes ningún control, no tienes ninguna restricción», dijo. «La gente puede consumir alimentos a los que es alérgica y luego tener una reacción alérgica. Es raro, pero ocurre. Y como eligen alimentos como la mantequilla de cacahuate, el chocolate, las sobras de la tarta de plátano o la pasta, alimentos reconfortantes que engordan y ultraprocesados, pueden desarrollar o agravar su diabetes o su hipertensión».

De todas las parasomnias, la alimentación durante el sueño es la más difícil de tratar, con una tasa de éxito de sólo dos tercios, según Schenck. En comparación, el éxito del tratamiento es superior al 75% en pacientes con sexsomnia, sonambulismo o terrores nocturnos.

«Puedes tener a alguien que ha sido sonámbulo durante muchos años, pero una vez que empieza a comer durante la noche, en poco tiempo, comer se convierte en el único comportamiento sonámbulo», dijo Schenck.

«Hay algo irresistible en consumir alimentos durante la noche y ser sonámbulo: ¿quién quiere reorganizar los muebles o simplemente deambular por la casa cuando puedes ir a comer?».

Ortorexia, el trastorno alimenticio que pocas personas entienden y muchas aplauden sin querer

«Los médicos no lo entendían»

Jill, que se casó en sus 20, siguió comiendo en la cama por la noche junto a su nuevo marido. Por suerte, dice, él tenía el sueño pesado.
«Se despertaba por la mañana con la cama llena de migas y envoltorios y me decía: ‘¿Qué te pasa?’ Pensaba que estaba loca», cuenta. «No lo entendía. Y yo no lo entendía porque no lo hacía a propósito».

¿Necesitas varias alarmas para despertarte por la mañana? Esto es lo que podría estar pasando, según los expertos

La salud de Jill se resintió. No sólo engordó por el exceso de calorías, sino que la calidad de su dieta disminuyó drásticamente.

«Soy una comedora sana, pero a menudo me sentía tan mal a lo largo del día que lo último que me apetecía era comer, incluso comida sana», cuenta Jill. «¿Quién lo haría cuando todas las noches comes el equivalente a seis cenas de Acción de Gracias seguidas?».

Jill, avergonzada por su comportamiento, escondió sus hábitos de sueño durante décadas. No fue hasta que su hijo desarrolló un trastorno llamado hipersomnolencia idiopática, en el que dormía 18 o más horas seguidas, cuando empezó a preguntar a los médicos sobre su propio trastorno. Por desgracia, dice, abordar el tema no le resultó tan fácil.

«Muchos médicos con los que hablé no tenían ni idea de lo que me pasaba, o simplemente no lo entendían. Un médico me dijo: ‘Bueno, quizá deberías comer un trozo de pan antes de acostarte’. Ah, claro, eso seguro que lo soluciona», dijo Jill con desdén.

«Si no tienes este trastorno o no vives con él, no lo vas a entender del todo, pero yo realmente pensaba que los médicos sabrían más», añadió.

«Y el problema era que entonces me sentía sola, creyendo que algo iba mal conmigo: como los médicos no lo entendían, debía ser culpa mía».

Causas de la somnolencia

Tras años de decepcionantes visitas al médico, Jill descubrió el centro de tratamiento de Schenck en Minneapolis. Por primera vez, se sometió a un estudio del sueño en laboratorio, que demostró que padecía el síndrome de las piernas inquietas, un trastorno neurológico que provoca sensaciones desagradables en las piernas junto con un impulso irresistible de moverlas. Las sensaciones suelen empezar por las tardes y pueden durar toda la noche.

«Ahora se ha convertido en el síndrome del cuerpo inquieto», explica Jill. «Es una sacudida, casi como si un bicho se me estuviera metiendo dentro, que recorre todo mi cuerpo».

Para aliviar las constantes sacudidas durante las noches antes de dormir, Jill puede caminar por la casa, agitando los brazos y las piernas en un intento desesperado por detener la sensación.

«Te sientes tan miserable, tan incómoda, que mueves las partes del cuerpo para intentar cansarlas», explica. «Hay noches en las que el temblor es tan intenso que no puedo ni contarlo, se me saltan las lágrimas».

Según Schenck, el síndrome de las piernas inquietas es una de las cuatro causas potenciales de comer dormido.

«Se puede desarrollar el comer dormido por el sonambulismo, por la apnea del sueño, por ciertos medicamentos para el insomnio o, como Jill, por el síndrome de las piernas inquietas», dijo. «Todas esas pueden ser las causas últimas de los trastornos alimenticios relacionados con el sueño, y por eso en medicina lo llamamos un trastorno final de vía común. Básicamente, todos los caminos llevan a Roma».

Sin embargo, Jill comía dormida mucho antes de que el síndrome de las piernas inquietas se convirtiera en una dolencia clave. La investigación ha demostrado que comer dormido puede ocurrir primero, dijo Schenck.

«Estudiamos a un grupo de pacientes que comían dormidos en el laboratorio, y tenían movimientos periódicos de las extremidades junto con la alimentación dormida», dijo. «Luego, cinco o diez años más tarde, desarrollaron el clásico síndrome de las piernas inquietas. Así que la alimentación relacionada con el sueño puede ser el primer indicador de un futuro síndrome de piernas inquietas».

La cultura de la dieta y la alimentación restrictiva pueden contribuir a la alimentación relacionada con el sueño, según el Dr. Carlos Schenck, psiquiatra jefe del Centro Médico del Condado de Hennepin, en Minneapolis. Crédito: Ilustración de Yukari Schrickel/CNN

Otros factores de riesgo de la alimentación relacionada con el sueño son los antecedentes familiares de trastornos alimenticios de cualquier tipo, así como el sexo de la persona, según Schenck.

«La alimentación relacionada con el sueño tiene como un 70% de predominio femenino, mientras que el sexsomnio, por ejemplo, tiene un 80% de predominio masculino», dijo. «Es posible que el énfasis de la sociedad en las dietas contribuya; si alguien restringe su alimentación durante el día y no ingiere suficientes calorías, eso puede impulsar más la alimentación relacionada con el sueño».

La madre de Jill siempre estaba a dieta, recuerda, y se pregunta si ese factor pudo haber contribuido a su comportamiento. «Ya sabes, la gran cosa era que tenías que estar delgada, y me pregunto si de niña lo captaba. Pero la verdad es que no lo sé», dice Jill.

Las familias pueden intentar ayudar a sus seres queridos despertándolos si los ven comiendo mientras duermen, dijo Schenck. A veces, sin embargo, hacerlo puede ser contraproducente.

«La persona puede irritarse y enfadarse y decir: ‘No me impidas hacer lo que tengo que hacer’. Una vez traté a una madre soltera con tres hijos adolescentes que pagaba a sus tres hijos para que durmieran en sacos de dormir en la cocina», relató.

«Cuando entraba en la cocina por la noche, sus hijos le decían: ‘¡Detente, nos pagaste para que te paremos! ¿Adivinan qué ocurría? Se frustró tanto que pagó a sus hijos más dinero para que volvieran a sus camas y la dejaran comer en paz».

La ciudad donde se anima a los visitantes a «comer hasta quedar en bancarrota»

«No te rindas»

Han pasado más de 20 años desde que Jill visitó por primera vez la clínica de Schenck. Hoy, su síndrome de las piernas inquietas y sus trastornos alimenticios relacionados con el sueño están casi controlados, dice, gracias a un cóctel de tres medicamentos que le recetó Schenck.

«Los tomo temprano por la noche porque los medicamentos tardan un poco en hacer efecto; incluso el Dr. Schenck se sorprendió de que los tomara tan temprano para que mi organismo se calmara antes de acostarme».

«Los medicamentos funcionan el 95% de las veces, pero de vez en cuando tengo un mal día o una mala noche», dice. «Cuando no funcionan, es agotador».

Hace todo lo posible por mantener fuera de su casa los alimentos desencadenantes ultraprocesados, un deseo que a veces se ve saboteado por las golosinas que tiene a mano cuando la visitan sus nietos. Pero su vida es mucho mejor que antes de empezar el tratamiento.

«Estoy muy, muy, muy agradecida por haber encontrado por fin a alguien que entiende por lo que estoy pasando», dice Jill. «Sé que hay miles de personas que sufren como yo, y mi corazón está con ellas. Es un viaje duro».

¿Su consejo para los demás? Sé tu mejor defensor. Investiga y lee todo lo que puedas sobre el trastorno para saber qué preguntas hacer al médico. Y, sobre todo, pide que te prescriban un estudio del sueño para averiguar qué desencadena ese comportamiento.

«No dejes que los médicos te menosprecien, te ignoren o te hagan sentir mal», afirma. «Puede que un médico no quiera hacer un estudio del sueño, así que busca otro que sí quiera. Sigue luchando hasta que encuentres al médico adecuado. Pide una segunda opinión, incluso una tercera, si crees que es necesario. No te rindas».

The post El trastorno del sueño más devastador de todos, según un experto appeared first on CNN.

​