El té a base de una raíz que será tu nuevo aliado durante este invierno

El resfrío, ese estado no deseado que llega con los cambios de estación, puede ser un verdadero fastidio, afectando nuestra energía y bienestar con síntomas como congestión nasal, dolor de cabeza y fatiga generalizada. Sin embargo, la naturaleza nos brinda aliados poderosos para combatirlo; uno de ellos es el jengibre, una raíz milenaria con propiedades medicinales que han sido reconocidas a lo largo de la historia.

Originario de Asia, específicamente de la región tropical de la India, el jengibre fue utilizado por diversas culturas desde tiempos antiguos. Se cree que se trata de una de las primeras especias en ser comercializadas en Europa y que su uso se remonta a más de 5.000 años.

Esta raíz no solo le añade un toque picante y aromático a cualquier comida, sino que también ofrece una variedad de beneficios para la salud. Entre sus propiedades se destacan:

Antiinflamatorio: contiene compuestos con propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a aliviar los síntomas del resfrío, como la congestión nasal y el dolor de garganta.Antioxidante: ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, lo que puede prevenir resfriados y otras enfermedades.Digestivo: es conocido por su capacidad para aliviar malestares estomacales, como la indigestión y las náuseas, lo que puede ser útil cuando estamos enfermos.

Preparación del té de jengibre

Una de las formas más populares de aprovechar los beneficios del jengibre es a través de la preparación de un té. Acá te dejamos una receta sencilla:

Ingredientes:

1 raíz de jengibre fresco (aproximadamente 5 cm)2 tazas de aguaMiel al gusto (opcional)

Instrucciones:

Lavá y pelá el jengibre frescoCortá el jengibre en rodajas finasHerví las dos tazas de agua en una ollaAgregá las rodajas de jengibre en el agua hirviendoDejá hervir durante unos 10-15 minutos a fuego lentoRetirá del fuego y dejá reposar durante unos minutosColá el té para retirar las rodajas de jengibreSi lo deseas, endulzá con miel al gusto

El jengibre no solo es un ingrediente versátil en la cocina, sino también un aliado invaluable para combatir el resfrío y mejorar la salud en general. Incorporar esta raíz a nuestra dieta, ya sea a través de té, infusiones o platos culinarios, puede marcar la diferencia en nuestra calidad de vida, especialmente durante la temporada de resfríos y gripes.

Como sucede con esta raíz, otras plantas y alimentos demostraron tener propiedades medicinales que pueden ayudar a aliviar los síntomas de un resfriado común; por ejemplo, el ajo, que con su capacidad antimicrobiana y antiinflamatoria ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

La miel, con su capacidad para calmar la garganta irritada y su acción antibacteriana, es otro aliado popular en la lucha contra los resfríos. Asimismo, las infusiones de equinácea y saúco han sido utilizadas tradicionalmente para estimular el sistema inmunológico y reducir la gravedad de los síntomas.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo la naturaleza nos brinda recursos efectivos y accesibles para combatir afecciones y mantenernos saludables durante las temporadas más frías del año.