El rey Carlos III volverá a sus funciones públicas la próxima semana

(CNN) — El rey Carlos III del Reino Unido reanudará sus funciones públicas la próxima semana tras «un período de tratamiento y recuperación», anunció este viernes el Palacio de Buckingham, dos meses después de revelar que el monarca estaba siendo tratado por cáncer.

Carlos, de 75 años acompañará a su esposa, la reina Camila, en una visita a un centro de tratamiento del cáncer el martes «donde se reunirán con médicos especialistas y pacientes», según un comunicado del palacio.

Se entiende que esa instalación no es el mismo centro de tratamiento que ha estado directamente involucrado en la atención médica del rey.

Será el primero de varios compromisos que se espera que lleve a cabo el rey en las próximas semanas. El palacio también anunció que el soberano británico recibiría al emperador japonés Naruhito y a la emperatriz Masako para una visita de Estado en junio.

El rey Carlos asiste a un servicio religioso de Pascua, su aparición pública más significativa desde que le diagnosticaron cáncer

«A medida que se acerca el primer aniversario de la coronación, sus majestades siguen profundamente agradecidos por las muchas bondades y buenos deseos que han recibido de todo el mundo durante las alegrías y los desafíos del año pasado», concluyó el comunicado del palacio.

Una fuente real dijo que no había planes de compartir más detalles específicos sobre la condición o el plan de tratamiento del monarca.

Sin embargo, un portavoz del Palacio de Buckingham añadió que «su majestad se siente muy alentado a reanudar algunas tareas de cara al público y muy agradecido a su equipo médico por su continuo cuidado y experiencia».

El anuncio de este viernes estuvo acompañado por un nuevo retrato del rey y la reina tomado para conmemorar un año desde que la pareja fue coronada en la Abadía de Westminster en Londres en mayo pasado.

La fotografía fue tomada por Millie Pilkington, una de las fotógrafas de retratos más respetadas del Reino Unido, en los jardines del Palacio de Buckingham el 10 de abril, la mañana después del 19º aniversario de bodas de la pareja. Camila, de 76 años, luce un vestido de día índigo con detalles de terciopelo de la modista Fiona Clare.

El portavoz del palacio dijo que el rey continuará el tratamiento, pero que los médicos estaban «lo suficientemente satisfechos con el progreso logrado hasta ahora» como para permitirle retomar algunas tareas de cara al público.

El portavoz dijo que era «demasiado pronto para decir» cuánto tiempo más continuaría el tratamiento del rey, pero que su equipo médico «sigue positivo» con respecto a su recuperación en curso. Agregaron que los próximos eventos en su agenda se adaptarán cuando sea necesario para minimizar cualquier riesgo para su recuperación.

El palacio no especificó cuántos compromisos se agregarían a la agenda del rey ni si podría asistir a su desfile de cumpleaños en Londres o a las conmemoraciones del 80 aniversario del Día D en Normandía en junio.

En cambio, el portavoz dijo que «la planificación continúa sobre las formas en que sus majestades pueden asistir a dichos compromisos de verano y otoño, aunque no se puede confirmar ni garantizar nada en este momento».

El rey Carlos III y la reina Camila saludan a la gente después de asistir al Servicio de Mattins de Pascua en la Capilla de San Jorge el 31 de marzo en Windsor, Inglaterra. (Hollie Adams/WPA Pool/Getty Images)

Los próximos compromisos públicos se irán anunciando más cerca del momento y en consulta con los médicos. Pero el portavoz de palacio sí aclaró que no se esperaba que Carlos llevara a cabo una agenda completa para el verano.

La fuente real también le dijo a CNN que Carlos podría reunirse con personas en interiores y exteriores, pero que cada encuentro se gestionaría cuidadosamente para minimizar cualquier riesgo para la recuperación del rey.

La última aparición pública de Carlos fue el domingo de Pascua, cuando fue a la iglesia en Windsor con varios miembros de su familia. Deleitó a la multitud que esperaba haciendo un paseo inesperado y acercándose a ellos después de salir de la Capilla de San Jorge. Se detuvo para charlar con simpatizantes y estrechar la mano del público.

A lo largo de su tratamiento, el rey ha seguido cumpliendo con sus deberes constitucionales, recibiendo sus cajas rojas y trámites diarios. Esta semana dio su consentimiento real al controvertido plan del primer ministro británico, Rishi Sunak, de enviar solicitantes de asilo a Ruanda. El jueves se anunció en la Cámara de los Lores la aprobación por parte de Carlos del proyecto de ley de seguridad de Ruanda (asilo e inmigración), que fue aprobado a principios de esta semana.

También ha seguido celebrando reuniones privadas, la más reciente una audiencia con el almirante Benjamin Key, primer señor del mar y jefe del Estado Mayor Naval, el 16 de abril.

Carlos anunció su diagnóstico de cáncer y que dejaría sus deberes públicos mientras estaba en tratamiento a principios de febrero. Catalina, princesa de Gales, reveló su propia batalla contra el cáncer el mes pasado, en un segundo golpe para la familia real británica.

No se la ha visto en funciones públicas oficiales desde el día de Navidad, pero el martes los galeses continuaron la tradición de compartir una foto para conmemorar los cumpleaños de sus hijos cuando una foto tomada por Kate fue subida a sus cuentas de redes sociales para el sexto cumpleaños del príncipe Luis.

En ausencia del rey, el príncipe William y la reina Camila se han mantenido firmes en las salidas públicas, liderando a la familia con el apoyo de la princesa Ana, el príncipe Eduardo y otros miembros de la realeza.

El jueves, el príncipe de Gales realizó un viaje a la región de las Tierras Medias Occidentales de Inglaterra y visitó varios proyectos que apoyan la salud mental y el bienestar.

​