El ejército de EE.UU. admite que un ataque aéreo mató a un civil en Siria el año pasado

(CNN) — El ejército de Estados Unidos reconoció finalmente que mató por error a un civil en un ataque aéreo en Siria hace casi un año tras identificarlo erróneamente como un alto dirigente de al Qaeda, según las conclusiones de una investigación ordenada por el Comando Central de Estados Unidos el verano pasado.


La investigación concluyó en noviembre, pero el Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM, por sus siglas en inglés) no hizo públicas sus conclusiones hasta este jueves.

La investigación «llegó a la conclusión de que el ataque se llevó a cabo de conformidad con el derecho de los conflictos armados, así como con las políticas del Departamento de Defensa y del CENTCOM», pero «reveló varias cuestiones que podrían mejorarse», según un resumen de las conclusiones obtenido por CNN.

El resumen se negó a detallar los «problemas», diciendo que muchos de los hechos de la investigación siguen siendo clasificados. «Nos comprometemos a aprender de este incidente y a mejorar nuestros procesos de selección de objetivos para mitigar los posibles daños a civiles», dice el resumen.

Las dudas sobre quién murió realmente en el ataque aéreo del 3 de mayo de 2023 surgieron casi de inmediato, y la familia del hombre insistió en que no se trataba de un dirigente de al Qaeda, sino de un agricultor y padre de 10 hijos llamado Loutfi Hassan Mesto. Sin embargo, Estados Unidos no inició una investigación oficial del ataque hasta casi ocho semanas después del ataque que acabó con su vida.

¿Quién era Ayman al-Zawahiri, el líder de al Qaeda asesinado por EE.UU.?

Un funcionario de Defensa, preguntado por el retraso de casi seis meses en hacer públicas las conclusiones, señaló la necesidad de coordinarse con múltiples organizaciones, incluidos los Cascos Blancos sirios, una organización no gubernamental de respuesta a emergencias.

«Se solicitaron varias prórrogas para garantizar que la investigación fuera exhaustiva, precisa e incluyera toda la información pertinente», declaró el funcionario.

La investigación fue ordenada en última instancia por el general Erik Kurilla, general de alto rango a cargo de las fuerzas estadounidenses en el Medio Oriente. Kurilla ordenó que su mando anunciara en Twitter que un alto dirigente de al Qaeda había sido blanco del ataque con drones de mayo de 2023, pese a no tener aún confirmación de quién había muerto realmente en el ataque, según informó previamente CNN.

A la familia de Mesto no se le ofreció un pago compensatorio, conocido como pago ex gratia, tras su muerte, dijo el funcionario de Defensa a CNN.

Se consideró la posibilidad de un pago compensatorio, pero «se determinó que no era apropiado», dijo el funcionario. «La familia no recibirá compensación monetaria dados los hechos de esta situación y las limitaciones políticas y prácticas».

No está claro qué aspectos del mortífero ataque con drones llevaron a los militares a concluir que un pago ex gratia no era apropiado en este caso.

El incidente suscitó dudas sobre el grado de rigor con el que el CENTCOM había aplicado la política militar de mitigación de daños a civiles, un proceso para prevenir y responder a las bajas civiles como consecuencia de operaciones militares estadounidenses.

Esta política se elaboró en 2022, tras un ataque fallido de un dron estadounidense en Kabul en el que murieron 10 civiles en los últimos días de la retirada de Afganistán. En ese caso, el CENTCOM abrió una investigación formal 15-6 sobre el ataque una semana después de la operación. A los familiares de las víctimas se les ofrecieron pagos de indemnizaciones ex gratia.

Estados Unidos dijo que nadie recibió un disparo. Una investigación de CNN plantea interrogantes sobre ataque en Kabul

La investigación de la muerte de Mesto, que concluyó el 15 de noviembre de 2023, fue llevada a cabo por miembros de alto rango del servicio y empleados civiles «no directamente implicados en el ataque, con amplia experiencia en materia de inteligencia, derecho de los conflictos armados, operaciones y cuestiones de selección de objetivos», dice el resumen del CENTCOM. El equipo, dirigido por el general de brigada John P. Cogbill, entrevistó a más de 40 testigos, visitó lugares en Iraq, Jordania y Estados Unidos y solicitó información a organizaciones no gubernamentales.

La familia de Mesto había declarado anteriormente a CNN que se encontraba pastoreando sus ovejas cuando fue abatido. Loutfi nunca salió de su pueblo durante las revueltas sirias y no apoyaba a ninguna facción política, dijo su hermano.

 

​