Cuándo es el próximo feriado en la Argentina, tras el asueto del Día de la Independencia

Tras el feriado del 9 de julio por el Día de la Independencia, varios se preguntan cuándo es el próximo asueto. Esto se debe porque muchos aprovechan este tipo de días incluidos en el calendario oficial para descansar y hasta organizar algún viaje. Se tendrá que esperar hasta el próximo mes, pero poco podrán disfrutarlo.

El próximo feriado es el 17 de agosto, cuando se conmemora el Paso a la Inmortalidad del Gral. José de San Martín. Este año cae un día sábado, por lo que solo aplica para aquellas personas que trabajan en ese día de la semana. Aunque se trate de un feriado transferible, este no se puede correr a un día de la semana porque no aplica a aquellos asuetos que caen en el fin de semana. Según la ley 27399, los feriados nacionales trasladables “cuyas fechas coincidan con los días martes y miércoles serán trasladados al día lunes anterior”. En tanto, los que caen en los días jueves y viernes “serán trasladados al día lunes siguiente”.

Que el común de la población pueda tomarse un día de descanso será posible recién en octubre. Si bien el Día de la Diversidad Cultural cae un sábado este año, el día previo se dará un feriado puente, lo que permite que haya un fin de semana largo de tres días. De acuerdo a la normativa ya mencionada, el Gobierno nacional puede sumar tres días no laborables por año en el calendario nacional. “El poder Ejecutivo nacional podrá, adicionalmente a lo establecido en el artículo anterior, fijar anualmente hasta tres días feriados o no laborables destinados a promover la actividad turística, que deberán coincidir con los días lunes o viernes. El poder Ejecutivo nacional deberá establecerlos con una antelación de 50 días a la finalización del año calendario”, detalla la normativa. En ese sentido, este 2024 se establecieron feriados el 1° de abril, 21 de junio y 11 de octubre.

¿Por qué se conmemora a San Martín el 17 de agosto?

En nuestro país el 17 de agosto es considerada una fecha patria, con la cual se conmemora a José de San Martín, quien falleció en esa fecha en el año 1850. Considerado el “Padre de la Patria”, el militar y político argentino es considerado uno de los máximos referentes por la lucha de la independencia en toda América Latina, puesto que tuvo un papel fundamental en la autonomía de la Argentina, Chile y Perú.

San Martín nació un 25 de febrero de 1778 en la localidad correntina de Yapeyú, y fue el hijo menor de cinco hermanos. A sus seis años, su familia decidió abandonar el territorio entonces gobernado por el Virreinato del Río de la Plata para mudarse a España. Allí comenzó a formarse como militar, mientras seguía de cerca los acontecimientos de su tierra natal. Con la Revolución de Mayo, decidió volver al continente latinoamericano para luchar por la liberación de su pueblo. Creía que era importante que todas las personas lograran vivir sin depender de la corona española. Es así que comenzó a trazar estrategias y liderar batallas para alcanzar este objetivo.

Poco tiempo después de llegar al país, el gobierno triunviro le confió la organización de un escuadrón de caballería y creó en 1812 el Regimiento de Granaderos a Caballo. Esta agrupación que se consagró en la Batalla de San Lorenzo, la primera batalla que tuvo San Martín en nuestro territorio.

Otro de sus logros más destacados fue el cruce de la Cordillera de Los Andes, recordado como una de las mayores hazañas de la historia argentina. Para frenar el avance realista del norte que venía del Alto Perú, San Martín estaba convencido de que era necesario abrir otro frente de batalla por el océano Pacífico, y de allí subir hasta Lima. Con la aprobación del gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el general reclutó el Ejército de los Andes con el cual cruzó las montañas a caballo. Luego de lograr algo que muchos consideraban imposible, tuvo un rol fundamental para la independencia de Chile y Perú, con la Batalla de Maipú y en la Batalla de Ayacucho.

Durante su labor en la independencia de los territorios latinoamericanos se casó con María de los Remedios de Escalada. En 1816 tuvieron a su única hija, Mercedes Tomasa San Martín y Escalada, a quien el Libertador le dedicó sus famosas “Máximas”: una serie de consejos para la vida que le quiso transmitir.

Hacia la década de 1820 decidió exiliarse al ver cómo se iniciaba el conflicto civil entre los unitarios y federales, además del fallecimiento de su esposa. Junto a Mercedes vivió en España por un tiempo, pero eventualmente ambos se mudaron a Boulogne-sur-Mer, un pequeño pueblo francés. Fue en este lugar donde pasó sus últimos años de vida, hasta fallecer un 17 de agosto de 1850. Sus restos fueron repatriados 30 años después de su muerte y desde entonces descansa en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, que se encuentra frente a la Plaza de Mayo y a escasos pasos de la Casa Rosada.