Cuáles son los trucos más efectivos para secar las zapatillas

Las zapatillas son una parte clave de la vestimenta. De distintos colores para combinar con el resto del outfit, el calzado es un elemento infaltable y por ende, en estos días lluviosos, el hecho de mantenerlas secas es todo un desafío.

Con la misión casi imposible de esquivar charcos o alguna baldosa floja en el camino, las zapatillas son el blanco fácil para mojarse y, por ende, las personas se las ingenian para secarlas momentáneamente o bien, al llegar a su domicilio, con un lavado completo para sacarle la suciedad y el mal olor.

Planteado este panorama, existen varios pasos o consejos que pueden ser de suma utilidad para secar las zapatillas y que estas queden relucientes. El primer paso será quitarte el calzado mojado lo antes posible para preservar el material.

Una vez con el calzado en mano, podrán adoptarse diferentes opciones: la más reconocida e infalible es higienizarlas en un lavarropa -siempre y cuando sea lo recomendado para este producto-. Caso contrario, con un cepillo de cerdas suaves y jabón blanco, se puede proceder a un lavado manual. Tras ello, introducir las zapatillas en una secadora durante 20 minutos para sacarle el excedente de agua y la humedad que pudo haber penetrado.

Otros trucos infalibles para secar el calzado

Ventilador: Es un elemento que se adapta a las personas que no tienen mucho tiempo, necesitan resultados inmediatos y no tienen una secadora en su hogar. El método más recomendado es sacarle el cordón y las plantillas a las zapatillas para luego colocarlas en el pie del ventilador durante un tiempo máximo de 30 minutos. Una vez superado ese límite, la tela puede llegar a endurecerse logrando un efecto lejos del deseado.Envolver con papel de diario: Este truco es más casero, pero no por eso menos efectivo. En cuanto a su uso se recomienda hacer un bollo con una hoja para incrustarlo dentro de la zapatilla y así acelerar el proceso de secado. Este método puede ser de vital ayuda para quienes tengan zapatos de cuero o gamuza. Un tip a tener en cuenta es cambiar el papel cuando esté saturado para asegurar una absorción efectiva de la humedad.Trapo de microfibra: Es útil para zapatos de cuero. Para sacarle el mayor rédito a esta fórmula habrá que pasar este trapo húmedo y dejar que absorba el agua. Una vez completado este proceso, se procederá a dejar las zapatillas en un área fresca y ventilada.Arroz y avena: Estos dos productos pueden ser el salvataje perfecto para quienes no tienen secadora, ni tampoco un ventilador a mano. Al combinarse estos productos, la humedad dejará de ser un problema. A la hora de detallar su uso, los especialistas marcan que tanto el arroz como la avena se deben colocar dentro de una media -para que no entren en contacto directo con el agua- y luego dentro del calzado. En un proceso que dura aproximadamente entre 2 o 3 horas, la zapatilla quedará como nueva.