Conclusiones del octavo día del juicio a Trump por pago de dinero por silencio: la credibilidad de Parker, en duda

(CNN) — Los miembros del jurado tendrán ahora un fin de semana de tres días para reflexionar sobre lo que escucharon durante la primera semana completa de testimonios en el histórico juicio de Donald Trump por el pago de dinero por silencio.

David Pecker bajó finalmente del estrado tras más de 10 horas de declaraciones a lo largo de cuatro días, en las que el exdirector de American Media Inc. describió en detalle cómo ayudó a Donald Trump a suprimir historias negativas y a golpear a los rivales de Trump en el National Enquirer durante la campaña de 2016.

Las idas y venidas en torno a la historia de Pecker prepararon el terreno para las nuevas trifulcas que se avecinan cuando suban al estrado testigos como la estrella del cine para adultos Stormy Daniels y Michael Cohen, exabogado y arreglador de Trump.

El viernes por la tarde, los fiscales llamaron a Rhona Graff, que fue asistente de Trump en la Organización Trump, donde trabajó durante más de 30 años.

Graff no tardó en bajar del estrado y a continuación declaró un banquero de Cohen, lo que supuso un avance en el juicio hacia los documentos que constituyen el núcleo de las acusaciones contra Trump.

Estos son los puntos clave del viernes:

El jurado ve el rastro de papel

El caso de pago por silencio contra Trump teje una narrativa colorida con un editor de tabloides que suprime asuntos tórridos para un hombre de negocios convertido en político y un esquema de dinero por silencio orquestado por un abogado ahora inhabilitado para una estrella porno.

Pero Trump está acusado de 34 cargos de falsificación de registros empresariales, por lo que los fiscales han advertido que éste será en muchos sentidos un juicio rutinario, cargado de documentos.

El viernes por la tarde los fiscales llamaron a un banquero del First Republic Bank como su tercer testigo.

Los miembros del jurado vieron el rastro de papel para una empresa fantasma y la cuenta bancaria correspondiente que Michael Cohen creó en Delaware y que estaba destinada a ser utilizada para pagar a AMI por los derechos de la historia de Karen McDougal; una transacción que nunca se llevó a cabo. Esa cuenta finalmente nunca recibió fondos, según el testimonio del banquero.

ANÁLISIS | Dos dramas judiciales de Trump podrían ayudar a dar forma al tono de una futura presidencia

El banquero Gary Farro testificó sobre los registros que muestran que Cohen cambió de rumbo unas dos semanas más tarde, en octubre de 2016, para abrir en cambio una cuenta para otra empresa, Essential Consultants, una entidad utilizada en última instancia para pagar a Daniels en el esquema de dinero por silencio para suprimir su historia sobre una supuesta aventura con Trump. (Trump ha negado ambos supuestos amoríos).

El lunes no habrá juicio. Se espera que Farro continúe testificando el próximo martes cuando se reanude el juicio. Se espera que guíe al jurado a través de la documentación vinculada a una línea de crédito con garantía hipotecaria que Cohen utilizó en su propiedad personal para hacer frente al pago a Daniels.

El abogado de Trump intenta minar la credibilidad de Pecker

Los cuatro días de testimonio de Pecker ofrecieron dos narrativas opuestas al jurado. Según el jefe de AMI, el acuerdo Trump en 2015 fue único, ya que le ayudó a ser los «ojos y oídos» de la campaña y a comprar historias negativas sobre Trump por sumas inusualmente altas.

En el último día de Pecker en el estrado, los abogados de Trump trataron de socavar su testimonio con una serie de supuestas inconsistencias, poniendo de manifiesto discrepancias en entrevistas previas con fiscales federales y estatales y cuestionando su testimonio de que AMI admitió que violó la ley de financiación de campañas.

En varios momentos del contrainterrogatorio, el abogado de Trump, Emil Bove, preguntó a Pecker si el testimonio que había dado era un «error».

En cada ocasión, Bove trataba de poner de relieve las incoherencias entre lo que Pecker había declarado a los fiscales a principios de semana y lo que había dicho a los investigadores en entrevistas años antes sobre el pago de US$ 150.000 de AMI a McDougal por su historia en la que alegaba una aventura con Trump.

Conclusiones del séptimo día del juicio penal a Trump: salen a la luz tácticas de tabloides

En un caso, Bove señaló las notas del FBI de una entrevista de 2018, donde los agentes habían escrito que Pecker testificó que Trump no le dio las gracias a él ni a AMI durante una reunión el 6 de enero de 2017 en la Torre Trump. Pecker había testificado a principios de semana que Trump le había agradecido por ocuparse de las historias de McDougal y el portero durante la campaña.

Pecker refutó las notas del FBI, pero sí reconoció que había incongruencias entre su testimonio actual y las notas del FBI.

Los fiscales intentan restablecer la credibilidad de Pecker

Los fiscales respondieron durante el segundo interrogatorio del testigo para restablecer la credibilidad de Pecker en sus respuestas, mostrando cómo su historia era coherente y que AMI admitió violaciones de financiación de campaña.

Durante la redirección del asistente del fiscal de distrito Joshua Steinglass, el fiscal señaló otra entrevista del FBI de 2018, una semana después de la citada por Bove. En esa entrevista, Pecker testificó que Trump, de hecho, le había dado las gracias durante esa reunión de 2017 en la Torre Trump. Pecker dijo que esto era consistente con su testimonio.

Bove había argumentado que el testimonio de Pecker era erróneo cuando dijo que AMI admitió violaciones de financiamiento de campaña, y lo presionó para que confirmara que AMI no admitió ninguna violación. Pero Steinglass replicó después haciendo que Pecker confirmara que AMI sí reconocía en el acuerdo que «la conducta que había admitido en relación con el pago a Karen McDougal» había violado la ley federal de financiación de campañas electorales.

El punto era pequeño en el gran esquema del testimonio de Pecker relacionado con el caso, pero la pelea era realmente sobre la credibilidad de Pecker como testigo.

Eso es clave para el caso de la fiscalía porque ayuda a atar juntos el esquema más grande de dinero por silencio – y será un corroborador del testimonio de Cohen.

Trump sonríe a su asistente de toda la vida

Rhona Graff, asistente de Trump durante muchos años, testificó durante menos de una hora.

Graff gestionó los contactos y la agenda de Trump durante gran parte de sus 34 años como su asistente en la Torre Trump. El jurado pudo ver entradas de contactos en el sistema de la Organización Trump para Daniels y McDougal. Graff dijo que los introdujo para Trump.

El contacto de Daniels se guardó como «Stormy» en el archivo de contactos de la Organización Trump, en el que solo figuraba un número de teléfono celular. Una entrada de contacto para McDougal incluía un número de teléfono, dirección de correo electrónico y dos direcciones.

Graff también declaró en el interrogatorio directo que vio a Daniels en la Torre Trump una vez. En el contrainterrogatorio, la abogada de Trump Susan Necheles aclaró con Graff que Daniels podría haber estado en la oficina de Trump para discutir «Celebrity Apprentice».

«Recuerdo vagamente haberle oído decir que ella era una de las personas que podría ser una concursante interesante en el programa», dijo Graff.

El testimonio de Graff sobre su antiguo jefe provocó el viernes una sonrisa de un Trump por lo demás apagado.

«Nunca tuve el mismo día dos veces en todo ese tiempo», dijo. «Era un lugar muy estimulante, emocionante y fascinante en el que estar».

La defensa intenta humanizar a Trump

Pecker fue un viejo amigo de Trump que se remonta a la década de 1980, dijo el ex jefe de AMI en el estrado. Pecker habló calurosamente de Trump a principios de semana, describiendo a Trump como un «mentor» y diciendo que no tenía mala voluntad, a pesar de que habían pasado varios años desde que habían hablado.

Como pregunta final, Bove preguntó a Pecker si creía que Trump se preocupaba por su familia. Él respondió: «Por supuesto que sí».

Graff ya no trabaja para Trump, pero habló positivamente de su experiencia en la Organización Trump y de tener a Trump como jefe. Preguntada sobre si Trump respetaba su inteligencia, Graff dijo: «No creo que hubiera estado allí 34 años si él no lo hiciera». Trump se rió y sonrió ante el comentario.

Los dos primeros testigos llamados por la fiscalía sirvieron para recordar a Trump que este caso ofrecerá un desfile de testigos de su vida anterior antes de ser elegido presidente en 2016, incluidos exempleados de la Organización Trump y antiguos ayudantes en la Casa Blanca, como Hope Hicks.

Algunos, como Graff y Pecker, todavía tienen muchas cosas buenas que decir sobre Trump.

Otros testigos que están por llegar, como Cohen y Daniels, tendrán una visión mucho más hostil del acusado en este caso, sobre todo Cohen, que ha estado lanzando ataques en las redes sociales contra Trump en las semanas previas al juicio e incluso después de que empezara.

​