Conclusiones del día 16 del juicio penal contra Donald Trump: primer día de testimonio de Michael Cohen

(CNN) — Michael Cohen implicó a su exjefe Donald Trump en el esquema de pago de dinero por silencio a Stormy Daniels pocos días antes de las elecciones de 2016, diciendo que entregó US$ 130.000 bajo la dirección de Trump y se le prometió el reembolso.

El testimonio de Cohen vincula las acusaciones de la Fiscalía de que Trump violó la ley al falsificar registros comerciales para devolver el dinero a Cohen y ocultar el pago de dinero por silencio que Cohen dijo que hizo bajo la dirección de Trump. Trump se ha declarado inocente y niega haber tenido una aventura con Daniels.

Michael Cohen testifica en el histórico juicio penal contra Donald Trump: dijo que a veces mentía e intimidaba por el expresidente

Cohen y Trump evitaron en su mayoría el contacto visual mientras testificaba este lunes. Cohen miró directamente a la fiscal Susan Hoffinger durante la mayor parte de su testimonio, ocasionalmente escaneando la sala o mirando en dirección al jurado. Trump pasó largos tramos del interrogatorio de Cohen con los ojos cerrados u hojeando una pila de noticias.

Es probable que los abogados de Trump tengan su oportunidad de interrogar a Cohen el martes. Se espera que el abogado de Trump, Todd Blanche, trate de destruir la credibilidad de Cohen ante el jurado durante el contrainterrogatorio, pintándolo como un perjuro convicto que ha cambiado su historia más de una vez.

Estas son las conclusiones del día 16 del juicio de Trump por el pago de dinero por silencio:

Cohen vincula a Trump con el pago a Daniels

A través de aproximadamente cinco horas de testimonio el lunes, Cohen explicó a los miembros del jurado cómo trabajó con el exeditor de National Enquirer David Pecker en nombre de Trump durante la campaña de 2016 para matar historias negativas; cómo mantuvo a Trump informado de sus negociaciones de dinero por silencio con Keith Davidson, el abogado de Daniels y la exmodelo de Playboy Karen McDougal; y cómo Trump aprobó y estaba al tanto de cómo Cohen sería falsamente reembolsado en 2017 por el pago a Daniels como servicios legales.

Cohen es el pegamento que une a los otros testigos que los jurados han escuchado hasta ahora, conectado a través de mensajes de texto de correo electrónico y llamadas telefónicas a Pecker, Davidson, Dylan Howard, Hope Hicks y otros que supuestamente estuvieron involucrados con los pagos de dinero por silencio.

Cohen describió sus conversaciones con Trump durante las negociaciones con Daniels, que los fiscales respaldaron utilizando los registros telefónicos de Cohen para mostrar cuando los dos habían hablado. También relacionó el pago con la campaña de Trump.

«Tenía que hacer esto», dijo Cohen en el estrado. «Iba a ser catastrófico para la campaña».

Después de que Cohen y Davidson acordaran un pago de liquidación de US$ 130.000 el 11 de octubre de 2016, Cohen dijo que intentó alargar el proceso hasta después de las elecciones por indicación de Trump, alegando que necesitaría 10 días para reunir el dinero y señalando que la oficina estaba cerrada por Yom Kippur.

Hoffinger preguntó por qué Cohen hizo eso.

«Porque después de las elecciones, no importaría», dijo Cohen.

«¿Según quién?», preguntó Hoffinger.

«Según el señor Trump», dijo Cohen.

Daniels se hartó de los retrasos, lo que llevó a Davidson a cancelar brevemente el acuerdo de conciliación, antes de que renovaran el trato a finales de octubre.

El día antes de que Cohen transfiriera el dinero, tuvo dos llamadas con Trump por la mañana en las que sostiene le dijo a Trump que iba a abrir la cuenta para la LLC que transferiría el dinero a Daniels.

«Quería asegurarme de que una vez más aprobaba lo que estaba haciendo porque requiero su aprobación en todo esto», dijo Cohen.

Hoffinger preguntó si Cohen habría ido al banco sin la aprobación de Trump.

«No», dijo Cohen. «Todo requería el visto bueno del señor Trump; encima, quería recuperar el dinero».

Cohen describió cómo mintió en sus extractos bancarios, mentiras que condujeron a cargos federales en su contra en 2018, al decir que Essential Consultants LLC estaba siendo utilizada para consultoría inmobiliaria.

Cuando se le preguntó si su banco habría abierto la cuenta si hubiera sido sincero, Cohen dijo: «Creo que probablemente no lo habrían hecho».

ANÁLISIS | Michael Cohen, el ex «matón» de Trump, está listo para dar un testimonio que definirá el juicio por sobornos

Cohen vincula el reembolso del dinero por silencio también a Trump

Trump está acusado de 34 cargos de falsificación de registros comerciales: 11 facturas, 12 comprobantes y 11 cheques, registros que, según los fiscales, provienen de los reembolsos mensuales que Cohen recibió en 2017 por el pago de dinero por silencio que hizo a Daniels.

El lunes, los miembros del jurado escucharon a través de Cohen por primera vez pruebas que conectan directamente a Trump con esos pagos.

Cohen describió cómo se enfureció en diciembre de 2016 cuando su bono anual de Navidad se había reducido en dos tercios.

Dijo que inmediatamente se dirigió al entonces director financiero de Trump, Allen Weisselberg, «y en un lenguaje colorido le expresé lo verdaderamente molesto y enfadado que estaba. Esto no tiene ningún sentido».

«Estaba incluso para mí mismo inusualmente enfadado», dijo Cohen. «Utilicé bastantes improperios».

Después de año nuevo, Cohen dijo que fue a ver a Weisselberg para que le devolviera el pago de US$ 130.000. Weisselberg confirmó, según Cohen.

A continuación, se mostró al jurado el extracto bancario de First Republic de Cohen, que mostraba el pago del acuerdo de US$ 130.000 y la letra de Weisselberg detallando cómo Cohen debía ser reembolsado por US$ 420.000.

Cohen testificó que vio a Weisselberg escribir en el documento, mientras decía a los jurados que su dinero sería «bruto» para tener en cuenta los impuestos, porque se le estaba pagando en cuotas mensuales como ingresos, en lugar de como un reembolso.

Es importante destacar que Cohen dijo que después de su reunión, él y Weisselberg fueron a la oficina de Trump para hablar con él al respecto. Cohen dijo que se le dio el título de abogado personal del presidente alrededor del mismo tiempo, pero no iba a ser pagado por ese título.

Hoffinger le preguntó si se le estaba pagando por futuros servicios legales.

«Eso era lo que se pretendía», dijo Cohen.

«¿Qué era en realidad?», preguntó Hoffinger.

«El reembolso de mi dinero», dijo Cohen.

ANÁLISIS | Trump se enfrenta cara a cara con un testimonio que ha negado durante años

Cohen describe haber protegido a Trump

Cohen, que solía decir que recibiría una bala por Trump en el mejor momento de su relación, testificó el lunes sobre todo lo que hizo para proteger a su exjefe.

A medida que Cohen describió cada historia mediática que mató y cada acuerdo de confidencialidad que cerró antes de las elecciones de 2016, siempre fue en nombre de la protección de Trump.

Cuando se trató del acuerdo de conciliación con Daniels, Cohen dijo que mantuvo el control de un documento que revelaba las identidades de «David Dennison» y «Peggy Peterson» para poder proteger a Trump.

Y testificó que usó Essential Consultants LLC para facilitar el pago a Daniels «para protegerlo y aislarlo de la transacción».

Hoffinger preguntó a Cohen si a veces intimidaba a la gente y Cohen confirmó lo dicho.

«Lo único que estaba en mi mente era cumplir la tarea para hacerlo feliz», dijo Cohen sobre Trump.

Cohen también declaró que es «justo» decir que una vez fue el «arreglador» de Trump y dijo al jurado que a veces mentía por Trump, incluso a su propia esposa.

Cohen dijo que optó por adelantar los US$ 130.000 a Daniels de su línea de crédito hipotecario de su propiedad personal porque su esposa habría notado la gran suma que faltaba de su cuenta bancaria personal conjunta.

Cohen pintó a Trump, a quien a menudo llamaba «jefe», como un microgestor que insistía en que se le mantuviera informado de los acontecimientos de cualquier situación, incluidos los casos más discretos como los acuerdos de confidencialidad con McDougal y Daniels.

Cohen admitió que también mantenía constantemente informado a Trump porque quería que se le reconociera el mérito de gestionar sus asuntos, ya fuera negociando facturas o suprimiendo historias negativas en los medios de comunicación.

Cohen dijo que siempre quería que Trump supiera que las situaciones estaban siendo arregladas y quería «obtener crédito por cumplir la tarea».

La impactante imagen de Michael Cohen del mundo de Trump, parecido a una mafia

Sin fuegos artificiales en el enfrentamiento entre Trump y Cohen

A diferencia de su típico personaje público, el jurado vio a un Cohen moderado que dio respuestas lentas y deliberadas en el interrogatorio directo.

Cohen rara vez miró a Trump sentado en la mesa de la defensa, dirigiendo sus ojos principalmente a la fiscal que le interrogaba.

Y aparte de revisar algunos documentos y pasar algunas notas a sus abogados, Trump pasó la mayor parte del día con los ojos cerrados. El expresidente miró a Cohen un par de veces, pero nunca hubo un momento obvio de contacto visual.

Cohen sí provocó algunos movimientos de cabeza de lo que parecía desaprobación por parte de Trump, incluso cuando Cohen mencionó a la esposa de Trump, Melania.

Cohen afirmó que Trump no estaba preocupado por los sentimientos de su esposa cuando la infame cinta «Access Hollywood» se hizo pública antes de las elecciones, un testimonio contrario a lo que las exasesoras de Trump Hicks y Madeleine Westerhout dijeron al jurado.

Testificó: «‘No te preocupes, dice: ‘¿Cuánto tiempo crees que estaré en el mercado? No mucho’. No estaba pensando en Melania. Todo se trataba de la campaña».

En un momento dado, parecía que Trump había escuchado suficiente de la historia de Cohen como empleado dedicado, sacudiendo la cabeza con una sonrisa de labios fruncidos cuando Cohen testificó que utilizó una empresa fantasma para pagar a Daniels para proteger a Trump.

Trump sacudió la cabeza con una sonrisa sarcástica cuando Cohen admitió que estaba decepcionado por no haber sido considerado para secretario general cuando Trump asumió el cargo.

Crece el séquito de Trump para el testimonio de Cohen

A lo largo de las cuatro semanas que lleva el juicio, Trump ha recurrido a tener partidarios en el tribunal, tanto en las calles fuera del tribunal de Manhattan como dentro de los confines de la sala del juez Juan Merchan, y se ha quejado de no tener más apoyo.

La semana pasada, el hijo de Trump, Eric Trump; su principal asesora de campaña, Susie Wiles; y el senador Rick Scott, de Florida, aparecieron en la tribuna detrás del expresidente.

El lunes, Trump contó con su mayor séquito de legisladores del Partido Republicano hasta la fecha, incluidos los posibles aspirantes a la vicepresidencia.

Los senadores J.D. Vance, de Ohio, y Tommy Tuberville, de Alabama, estuvieron en la tribuna, al igual que la representante por Nueva York, Nicole Malliotakis, de Staten Island, afín a Trump, y los fiscales generales de Alabama y Iowa se unieron a Trump en el testimonio de alto perfil de Cohen, sentados en la galería detrás del expresidente en la mesa del acusado. Eric Trump y la abogada Alina Habba también estuvieron allí para apoyar a Trump.

Los políticos republicanos estuvieron detrás de Trump mientras daba su nueva conferencia antes de entrar en la sala del tribunal el lunes por la mañana. Y tras el primer receso de la mañana, salieron a dar su propia versión ante las cámaras para denunciar el procedimiento que acababan de presenciar.

​