Cómo es la ciudad a tres horas de Chicago conocida como la “pequeña Suiza” de Estados Unidos

En el corazón del estado de Wisconsin se encuentra un pintoresco pueblo conocido como New Glarus, una joya escondida que transporta a los visitantes a un rincón suizo sin necesidad de viajar hasta Europa. Fundada en 1845 por inmigrantes suizos, esta comunidad ha mantenido sus raíces culturales y arquitectónicas, ganándose el apodo de “la pequeña Suiza” de Estados Unidos.

La historia de New Glarus comienza con un grupo de colonos provenientes del cantón de Glarus, en Suiza, quienes decidieron emigrar a América en busca de mejores oportunidades. Liderados por Niklaus Duerst y Fridolin Streiff, estos pioneros se considera que fueron los primeros habitantes de New Glarus y quienes sentaron las bases para un pueblo que aún hoy celebra sus orígenes suizos, narra Swiss Historical Village.

Los orígenes de la “pequeña Suiza” de EE.UU.

Uno de los aspectos más encantadores de New Glarus es su arquitectura, que refleja fielmente el estilo suizo alpino. Las fachadas de madera, los balcones adornados con geranios y los techos inclinados evocan la imagen de un típico pueblo en los Alpes suizos.

El paisaje que rodea New Glarus no se queda atrás en cuanto a belleza. Colinas verdes y ondulantes, prados florecidos y pequeños arroyos serpenteantes crean un escenario natural que complementa perfectamente la estética del pueblo. Este entorno no solo atrae a turistas, sino que también ofrece un espacio ideal para actividades al aire libre como senderismo, y ciclismo.

La marcada cultura de la “Suiza norteamericana”

La cultura suiza está profundamente arraigada en la vida diaria de New Glarus. Desde la gastronomía hasta las festividades, los habitantes del pueblo mantienen vivas las tradiciones que sus antepasados trajeron consigo. Uno de los eventos más destacados es el “Wilhelm Tell Festival”, una celebración anual que rinde homenaje al héroe nacional suizo Wilhelm Tell, informa el sitio web de la celebración. Este festival incluye representaciones teatrales, desfiles y música tradicional suiza, y atrae a visitantes de todo Wisconsin.

Otro evento cultural significativo es el “Polka Fest”, que celebra la música y el baile tradicionales suizos. Durante este festival, las calles de New Glarus se llenan de música alegre y los residentes, vestidos con trajes típicos, muestran sus habilidades en la pista de baile. Estos festivales no solo preservan la herencia suiza, sino que también fomentan un sentido de comunidad y pertenencia entre los residentes.

La gastronomía en New Glarus

La oferta culinaria de New Glarus es un reflejo directo de su herencia suiza. Los restaurantes locales sirven una variedad de platos tradicionales, desde fondue y raclette hasta bratwurst (salchicha alemana). El pan de centeno suizo y los quesos artesanales son otros de los manjares que los visitantes pueden disfrutar.

Uno de los establecimientos más emblemáticos es la New Glarus Bakery, donde se pueden encontrar una amplia gama de panes y pasteles suizos, incluyendo el famoso “butterzopf”, un pan trenzado tradicional, aseguran en su página de internet. Además, los amantes de la cerveza no pueden dejar de visitar la New Glarus Brewing Company, una cervecería que produce cervezas de inspiración suiza y son reconocidas en toda la zona.

Turismo en New Glarus

New Glarus ha desarrollado una infraestructura turística que permite a los visitantes sumergirse completamente en la experiencia suiza. Los hoteles y posadas, muchos de ellos decorados al estilo alpino, ofrecen una estancia confortable y auténtica. Entre las atracciones principales se encuentran el Swiss Historical Village, un museo al aire libre que muestra la vida de los primeros colonos, y la Chalet of the Golden Fleece, una casa-museo que alberga una impresionante colección de arte y antigüedades suizas.

Además, el Sugar River State Trail es una ruta muy popular entre los ciclistas y senderistas, que ofrece vistas panorámicas del paisaje rural, sostienen en el Departamento de Recursos Naturales de Wisconsin. Durante el invierno, el área se convierte en un destino para el esquí, con senderos bien cuidados que atraviesan los bosques y campos nevados.