Cinco trucos para ser infalible en el pickleball y sólo conocer la victoria

El pickleball, un deporte que combina elementos del tenis, el bádminton y el pingpong, ha experimentado un auge notable en Estados Unidos en los últimos años. Originado en 1965, el pickleball ha pasado de ser un juego recreativo en patios traseros a convertirse en una actividad competitiva con ligas, torneos nacionales e incluso internacionales.

El pickleball surgió en Estados Unidos cuando un congresista, Joel Pritchard, y su amigo Bill Bell encontraron a sus familias aburridas un fin de semana del verano de 1965.

Los dos hombres juntaron a todos alrededor de una antigua cancha de bádminton que estaba en el jardín de la casa de Pritchard, encontraron una red, raquetas de pingpong y una pelota de plástico con perforaciones. Pritchard y Bell le enseñaron el juego a Barney McCallum y entre los tres crearon las primeras reglas.

Cómo surgió el nombre del pickleball

Hay dos versiones sobre cómo se eligió el nombre pickleball para el deporte, aunque una de ellas está siendo más aceptada tal vez por lo curioso que resulta.

Según la esposa de Pritchard, Joan Pritchard, ellos comenzaron a decirle pickleball porque la combinación de deportes les recordaba al bote que arma su tripulación con los remeros que son descartados por otras embarcaciones (pickle boat en inglés).

Sin embargo, uno de los amigos y creadores del juego, McCallum, asegura que fue por el perro de la familia de Pritchard que se llamaba Pickles y le gustaba perseguir las pelotas. Joan asegura que el perro, un cocker spaniel, no llegó a su casa hasta 1967, pero es posible que hasta ese entonces el deporte no tuviera un nombre oficial.

Crecimiento y popularidad del pickleball en EE.UU.

En los últimos años, el pickleball ha visto un incremento exponencial en su popularidad en Estados Unidos. Según la Asociación de Pickleball de EE.UU. (USAPA), el número de jugadores se ha duplicado en la última década. La accesibilidad del deporte, su facilidad de aprendizaje y el bajo costo de los equipos han contribuido significativamente a su expansión.

El pickleball es menos exigente físicamente que el tenis. En ciudades como Seattle, Phoenix y Florida, los parques y clubes deportivos están adaptando sus instalaciones para incluir canchas de pickleball, reflejando la creciente demanda.

Cinco recomendaciones para ganar en el pickleball

Para destacar en el pickleball, es crucial dominar una serie de jugadas clave que no solo mejorarán el rendimiento, sino que también darán una ventaja competitiva en la cancha.

1) El servicio

El servicio es la jugada que inicia cada punto y debe realizarse con precisión. Hay que asegurarse de que el servicio sea profundo y hacia las esquinas de la cancha del oponente. Esto dificultará la devolución y permitirá controlar el juego desde el principio. Practicar variaciones en la velocidad y el efecto es fundamental para mantener a los oponentes adivinando.

2) El tiro de dink

El “dink” es un golpe suave y controlado que cae en la zona de no volea del oponente. Este tiro es esencial para mantener el control del ritmo del juego y obligar al oponente a cometer errores. Un buen dink debe ser bajo y cruzado, dificultando que el oponente lo devuelva agresivamente.

3) El smash

El smash es un golpe fuerte y descendente utilizado para finalizar puntos. Para realizar un smash efectivo, hay que colocarse en una posición óptima cerca de la red y golpear la pelota con fuerza hacia el suelo del lado contrario. Lo ideal es practicar este golpe para asegurarse de que se pueda ejecutarlo con precisión bajo presión.

4) Volea de revés

Es un golpe crucial en situaciones defensivas. Hay que mantener la pala alta y cerca del cuerpo, y usar un movimiento corto y controlado para devolver la pelota. Este golpe es particularmente útil cuando se está cerca de la red y se necesita reaccionar rápidamente a un tiro del oponente.

5) El lob

El lob es un golpe elevado que envía la pelota sobre la cabeza del oponente, forzándolo a retroceder. Este tiro es excelente para cambiar el ritmo del juego y crear oportunidades ofensivas. Para hacerlo efectivo, hay que asegurarse de que el lob sea lo suficientemente alto para evitar un smash del oponente, pero lo suficientemente corto para caer dentro de la cancha.