Boeing y la NASA deciden seguir adelante con el histórico lanzamiento tripulado de una nueva nave espacial

(CNN) — Tras años de retrasos y una vertiginosa serie de contratiempos durante los vuelos de prueba, la nave espacial Starliner de Boeing está finalmente lista para realizar su lanzamiento inaugural con tripulación.

La misión está en camino de despegar de Florida tan pronto como el 6 de mayo, llevando a los astronautas de la NASA Suni Williams y Butch Wilmore a la Estación Espacial Internacional, marcando lo que podría ser una victoria histórica y largamente esperada para el asediado programa Starliner.

«El diseño y el desarrollo son difíciles, sobre todo cuando se trata de un vehículo espacial humano», dijo este jueves Mark Nappi, vicepresidente y director del programa Starliner de Boeing. «Hay una serie de cosas que fueron sorpresas en el camino que tuvimos que superar. … El equipo se ha hecho muy, muy fuerte. Estoy muy orgulloso de cómo han superado cada uno de los problemas que hemos encontrado y nos han llevado hasta este punto».

Los responsables de Boeing y de la NASA tomaron este jueves la decisión de seguir adelante con el intento de lanzamiento en menos de dos semanas. Sin embargo, Ken Bowersox, administrador asociado de la Dirección de Misiones de Operaciones Espaciales de la NASA, señaló que el 6 de mayo «no es una fecha mágica».

«Lanzaremos cuando estemos preparados», dijo.

NASA y SpaceX lanzan la misión Crew-8 la Estación Espacial Internacional

Boeing desarrolló la cápsula Starliner como parte del Programa de Tripulación Comercial de la NASA. Esta imagen muestra la nave tal y como se vería en órbita. (Crédito: Boeing)

Si tiene éxito, el Starliner se unirá a la nave espacial Crew Dragon de SpaceX para hacer viajes de rutina a la estación espacial, manteniendo el puesto de avanzada en órbita con todo el personal de astronautas de la NASA y sus agencias espaciales asociadas.

La agencia espacial estadounidense llevaba mucho tiempo esperando un escenario así, con Crew Dragon y Starliner volando con regularidad.

«Estamos haciendo historia», dijo el administrador de la NASA Bill Nelson sobre la próxima misión Starliner durante una conferencia de prensa el 22 de marzo. «Ahora estamos en la era dorada de la exploración espacial».

Cinco formas en que el desastre del transbordador espacial Columbia cambió los vuelos espaciales para siempre

SpaceX y Boeing desarrollaron sus respectivos vehículos en el marco del Programa de Tripulación Comercial de la NASA, una asociación con contratistas de la industria privada. Desde el principio, la agencia espacial se propuso que ambas empresas operaran a la vez. Las naves espaciales Crew Dragon y Starliner servirían cada una como reserva de la otra, dando a los astronautas la opción de seguir volando, incluso si problemas técnicos u otros contratiempos dejaban en tierra una de las naves.

Sin embargo, la NASA no previó inicialmente que la nave Crew Dragon de SpaceX funcionaría por sí sola durante casi cuatro años antes de que la Starliner de Boeing realizara su primer vuelo de prueba tripulado.

En los primeros días del programa, que adjudicó contratos a SpaceX y Boeing en 2014, la NASA había favorecido a Boeing —un socio cercano que se remonta a mediados del siglo XX— frente a SpaceX, que la agencia federal veía como un advenedizo relativamente joven y caprichoso.

Boeing, SpaceX y la visión de la NASA

Todavía en 2016, la NASA planificaba su calendario con la idea de que el Starliner llegaría antes que el Crew Dragon a la plataforma de lanzamiento.

Pero la carrera entre Boeing y SpaceX dio un claro giro en 2020. El año anterior, un vuelo de prueba del Starliner estuvo plagado de errores, lo que hizo que los responsables de la NASA y Boeing se esforzaran por averiguar qué había fallado. El Starliner no se acopló a la estación espacial en esa misión debido a problemas de software, incluido un problema con el reloj interno de la nave espacial, que se retrasó 11 horas.

Mientras tanto, SpaceX hizo historia en mayo de 2020 con el lanzamiento de su vuelo de prueba Demo-2, que transportó a los astronautas Bob Behnken y Doug Hurley en una misión de dos meses a la Estación Espacial Internacional.

Crew Dragon de SpaceX ha estado volando viajes de rutina desde entonces, llevando astronautas de la NASA e incluso clientes de pago y turistas. La nave ya ha realizado 13 misiones tripuladas en órbita.

Turismo espacial: las diferencias entre las misiones de SpaceX, Virgin Galactic y Blue Origin (2021)

Boeing, sin embargo, se ha pasado varios años enfrentándose a una serie de retos, incluida una lista de problemas que se descubrieron en 2022 durante el segundo vuelo de prueba sin tripulación de la nave espacial. La división de aviones comerciales de Boeing también se ha enfrentado a una serie de escándalos —incluida la crisis del 737 Max y los recientes problemas de control de calidad puestos de manifiesto después de que el tapón de una puerta saltara durante un vuelo de Alaska Airlines en enero— que han dañado la marca de la empresa.

Funcionarios de la NASA en un momento en 2020 incluso admitieron que habían dirigido más escrutinio hacia SpaceX y sus formas poco ortodoxas, mientras que los problemas con el Starliner de Boeing se deslizaron a través de las grietas.

«Tal vez no teníamos tantas personas integradas en ese proceso como deberíamos», dijo Steve Stich, gerente del Programa de Tripulación Comercial de la NASA, en una conferencia de prensa en julio de 2020.

«Cuando un proveedor (SpaceX) tiene un enfoque más nuevo que otro, a menudo es natural que un ser humano dedique más tiempo a ese enfoque más nuevo, y tal vez no nos tomamos todo el tiempo que necesitábamos con el enfoque más tradicional (de Boeing)».

Internet en la Luna: Nokia y la NASA llevan el 4G al espacio

Los contratiempos del Starliner

La división espacial de Boeing opera por separado de su equipo de aerolíneas comerciales, y los responsables de la NASA y del gigante aeroespacial estadounidense han tratado habitualmente de hacer esa distinción.

Los funcionarios de la NASA también han dejado claro que están trabajando más estrechamente que nunca con Boeing, con personal sobre el terreno en las instalaciones de Boeing supervisando algunas de las correcciones que la compañía ha puesto en marcha antes del próximo vuelo del Starliner.

«Se trata de una capacidad importante para la NASA. Nos apuntamos para hacerlo, y vamos a hacerlo con éxito», dijo Nappi este jueves. «No pienso en ello en términos de lo que es importante para Boeing tanto como lo pienso en términos de lo que es importante para este programa».

Aun así, Boeing y la NASA han tenido una larga lista de problemas que resolver.

ANÁLISIS | Cómo Boeing se metió en un problema aún mayor

Durante la última prueba de vuelo en 2022, por ejemplo, los ingenieros descubrieron que las líneas de suspensión del paracaídas del Starliner tenían un umbral de fallo más bajo de lo esperado inicialmente.

Los ingenieros de la NASA y Boeing probaron una solución para ese problema a principios de este año, pero los paracaídas seguirán siendo prioritarios mientras se realizan algunas comprobaciones de última hora antes del despegue, dijo Stich este jueves.

Según Nappi, se descubrió que parte de la cinta adhesiva utilizada para proteger los mazos de cables era inflamable, por lo que Boeing tuvo que retirar y sustituir el equivalente a 1,5 km de este material.

Boeing podría incluso tener que rediseñar algunas de las válvulas de la nave debido a problemas de corrosión. Sin embargo, no se espera que esta actualización esté lista hasta el segundo vuelo tripulado, previsto para 2025, como muy pronto.

En el vuelo tripulado inaugural de mayo, Boeing utilizará en su lugar una «mitigación perfectamente aceptable» que debería evitar que las válvulas se atasquen, dijo Nappi en marzo.

¿Qué factores condicionan los viajes tripulados a Marte? 1:42

Starliner y la seguridad

A pesar del largo camino hasta la plataforma de lanzamiento, las dos personas que protagonizarán la primera misión tripulada del Starliner —Williams y Wilmore, dos astronautas de la NASA con muchos años de experiencia— dijeron a su llegada al lugar de lanzamiento que están más seguros que nunca.

«Queremos que el público en general piense que es fácil, pero no lo es: es muy duro», dijo Wilmore tras llegar al lugar de lanzamiento del Starliner en Florida este jueves. «No estaríamos aquí si no estuviéramos preparados. Estamos preparados. La nave espacial está lista y los equipos están listos».

Wilmore mencionó en una conferencia de prensa en marzo que no espera que la nave espacial Starliner entre en ningún «modo de fallo».

Boeing logra despegue de Starliner, su cohete para llevar astronautas a la Estación Espacial Internacional

«Pero si algo ocurriera —porque todos somos humanos, no podemos construir las cosas perfectamente— si algo ocurriera, tenemos varios modos de descenso», dijo durante la conferencia de prensa, refiriéndose a los modos que dan a los astronautas la capacidad de tomar más control manual sobre la nave espacial si algo no sale según lo planeado.

Williams dijo durante un acto informativo en marzo: «No estaríamos sentados aquí si no nos sintiéramos —y dijéramos a nuestras familias que nos sentimos— seguros de esta nave espacial y de nuestras capacidades para controlarla».

Añadió durante la rueda de prensa del jueves en Florida: «Tengo toda la confianza no sólo en nuestras capacidades y en las de la nave espacial, sino también en nuestro equipo de control de la misión, que está preparado para el desafío».

​