Boeing culpa a la falta de documentación por desprendimiento del tapón de fuselaje en pleno vuelo de Alaska Airlines

Renton, Washington (CNN) — Durante meses, la falta de papeles ha obstaculizado la investigación sobre cómo se desprendió el tapón de una puerta de un 737 Max en un vuelo de Alaska Airlines en enero, dificultando averiguar quién cometió el casi trágico error. Esta semana, Boeing reveló que el papeleo pudo haber causado el problema en primer lugar.

Ya se sabía que no se encontró documentación que demostrara quién había trabajado en el tapón de la puerta. En una reunión informativa para periodistas en la fábrica 737 Max de Boeing en Renton, Washington, Boeing dijo que la falta de papeleo es la razón por la que los cuatro pernos necesarios para mantener el tapón de la puerta en su lugar nunca se instalaron antes de que el avión saliera de la fábrica en octubre. Los trabajadores que tuvieron que volver a instalar los pernos nunca recibieron la orden de trabajo que les indicaba que debían hacerlo.

Sin los pernos, el incidente del tapón de la puerta era prácticamente inevitable. Por suerte, no fue mortal.

Es una señal de los problemas con la calidad del trabajo en las cadenas de montaje de Boeing. Esos problemas se han convertido en el foco de múltiples investigaciones federales y revelaciones de denunciantes, y la causa de los retrasos en las entregas de aviones que están causando dolores de cabeza a las compañías aéreas y los pasajeros de todo el mundo.

Boeing puede estar en un lío… otra vez

Esta foto de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte muestra el exterior del área del tapón del fuselaje del vuelo 1282 del Boeing 737-9 Max de Alaska Airlines. (Foto: NTSB/Folleto/Getty Images).

Pero Boeing puede haberse metido en más problemas con los organismos reguladores por divulgar los detalles en esta fase. La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) reprendió este jueves a Boeing por divulgar «información de investigación no pública» a los medios de comunicación. En un comunicado, la NTSB afirmó que la empresa había «violado flagrantemente» las normas de la agencia.

«Durante una rueda de prensa el martes sobre mejoras de calidad, un ejecutivo de Boeing proporcionó información de investigación y un análisis de información factual previamente publicada. Ambas acciones están prohibidas», dijo la NTSB.

Fiscales instan al Departamento de Justicia de EE.UU. a presentar cargos penales contra Boeing por el 737 Max

Boeing ya no tendrá acceso a la información generada por la NTSB durante su investigación, dijo la agencia, añadiendo que estaba remitiendo la conducta de Boeing al Departamento de Justicia.

«Como parte en muchas investigaciones de la NTSB en las últimas décadas, pocas entidades conocen las normas mejor que Boeing», dijo la NTSB.

Boeing no respondió inmediatamente a la petición de CNN de hacer comentarios fuera del horario laboral normal.

Un mal rastro de papeleo

Durante la reunión informativa del martes, Boeing dijo que el problema concreto con el tapón de la puerta de Alaska Air se produjo porque dos grupos diferentes de empleados de la planta se encargaron de realizar el trabajo, uno retirando y el otro reinstalando el tapón de la puerta mientras el avión pasaba por la cadena de montaje.

El primer grupo de empleados retiró el tapón de la puerta para solucionar problemas con unos remaches fabricados por un proveedor, Spirit AeroSystems. Pero no generaron la documentación que indicaba que habían retirado el tapón de la puerta, junto con los cuatro pernos necesarios para mantenerlo en su sitio, con el fin de realizar ese trabajo.

En lugar de eso, solo estaban cubriendo el agujero con el tapón para proteger el interior del fuselaje de las inclemencias del tiempo mientras el avión se desplazaba al exterior. Ese grupo de empleados suele hacer ese tipo de arreglos temporales.

«El equipo de puertas cierra el avión antes de trasladarlo al exterior, pero no es responsabilidad suya instalar los pasadores», explicó Elizabeth Lund, vicepresidenta senior de calidad de la unidad de aviones comerciales de Boeing.

Es probable que esos empleados supusieran que existía documentación que demostraba que se habían retirado el tapón y los pernos, y que esa documentación indicaría a otra persona de la línea que instalara los pernos.

Pero sin la documentación, nadie en la cadena de montaje sabía que se había retirado el tapón de la puerta o que faltaban los tornillos, dijo Lund. Lund añadió que rara vez se retira un tapón de puerta después de que Spirit AeroSystems recibe un avión, por lo que nadie sabía que el tapón necesitaba atención.

«La reinstalación (permanente) la realiza otro equipo basándose en el papeleo que muestra los trabajos pendientes», dijo Lund. «Pero no había documentación, así que nadie sabía que había que hacer un seguimiento».

Un accidente a punto de ocurrir

En realidad, el avión voló durante unos dos meses con el tapón de la puerta colocado a pesar de la falta de tornillos. Pero minutos después de que el vuelo de Alaska Airlines despegara de Portland (Oregón) el 5 de enero, el tapón de la puerta reventó, dejando un enorme agujero en el lateral del avión. La ropa y los teléfonos de los pasajeros salieron despedidos hacia el cielo nocturno. Afortunadamente, ningún pasajero resultó herido de gravedad y la tripulación pudo aterrizar sin problemas.

Los pernos que faltaban habían sido identificados en las conclusiones preliminares de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, pero ese informe no determinaba la culpa del accidente. Y no se espera un informe final hasta dentro de un año o más. Un portavoz de la NTSB dijo que la agencia de seguridad continúa su investigación y no hará comentarios sobre la explicación de Boeing de cómo se cometió el error.

La cancelación de los aviones Boeing 737 Max podría afectar la economia mundial, dice experto

En febrero, la junta emitió un informe preliminar en el que señalaba que faltaban los pernos cuando salió de la fábrica de Boeing, pero no determinaba la culpa. No se espera un informe final hasta dentro de un año o más.

Desde entonces, la presidenta de la NTSB, Jennifer Homendy, ha testificado ante el Congreso sobre la falta de documentación.

Boeing está abordando el problema reduciendo la velocidad a la que los aviones avanzan por las cadenas de montaje y asegurándose de que los aviones no avanzan con problemas bajo la premisa de que esos problemas se solucionarán más adelante en el proceso de montaje, dijo Lund.

«Hemos ralentizado nuestras fábricas para asegurarnos de que esto está bajo control», dijo.

«Tengo plena confianza en que las medidas que hemos tomado garantizarán la seguridad de todos los aviones que salgan de esta fábrica», añadió.

 

The post Boeing culpa a la falta de documentación por desprendimiento del tapón de fuselaje en pleno vuelo de Alaska Airlines appeared first on CNN.

​