ANÁLISIS | Así fue la gestión de Claudia Sheinbaum como jefa de Gobierno de la Ciudad de México

(CNN Español) —  Claudia Sheinbaum gobernó la Ciudad de México por cuatro años y medio (2018-2023) antes de dejar su cargo para lanzar su candidatura por Morena a la presidencia del país. Su gestión fue una de «claroscuros», atravesada por la pandemia del covid-19 y marcada por la cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador, según analistas consultados por CNN en Español.

Sheinbaum –una ingeniera con dos posgrados que incursionó más tarde en la política al incorporarse al equipo de López Obrador cuando este gobernaba la capital ganó en 2018 la jefatura de Gobierno con el 47% de los votos, 16 puntos más que su más cercana contrincante, y fue la primera mujer elegida en el cargo en la Ciudad de México.

¿Quién es Claudia Sheinbaum? Así es la candidata que representa a Morena en México 

¿Cómo fue el paso de Sheinbaum por el gobierno de la capital y dónde se pueden ver los “claroscuros” de los que hablan los analistas? Aquí un repaso.

Entre el poder presidencial y la pandemia

Para José Del Tronco Paganelli, profesor investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), es difícil evaluar una gestión sin evaluar al personaje responsable de ella.

«En términos politicos, [Sheinbaum] es una figura que ha expresado una fidelidad y una disciplina muy muy firme respecto de las directrices del Gobierno federal. Pero, a pesar de eso, en su gestión ha intentado imprimirles un sello propio a ciertos aspectos de las políticas públicas», dice Del Tronco.

El manejo de la pandemia es un buen ejemplo, agrega el experto, que considera que el lado más científico de Sheinbaum le apostó a un equipo que desarrolló una estrategia epidemiológica cuyos pilares fueron el rastreo y las pruebas para intentar contener la propagación del virus.

Las 5 propuestas clave de Claudia Sheinbaum para ser presidenta de México

“Trataron de generar un modelo epidemiológico propio, diferente del que tenía el Gobierno federal y que es algo muy importante, porque las características propias de la Ciudad de México son muy diferentes de las del (resto del) país […] Y yo creo que los resultados de la Ciudad de México hubieran sido mucho más negativos de no haberse gestionado de esa manera”, explica.

Víctor Gómez Ayala, director de Analítica de datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), coincide en que la gestión de Sheinbaum no puede entenderse sin su cercanía a López Obrador.

“No podemos evaluar esa gestión sin estos dos grandes elementos de por medio: la fuerza gravitacional del poder presidencial en la capital y el efecto de la pandemia”.

El analista del IMCO pone el foco en las cifras de mortalidad y le atribuye los altos números a una estrategia con “claroscuros”.

“La manera en que se gestionó la pandemia en la ciudad, pues tiene claroscuros. Obviamente, en el contexto del país en relación a con otros países, pues sabemos que los datos de exceso de mortalidad fueron particularmente altos para México en muchas métricas”, dice Gómez.

De los veinte países más afectados por el covid-19, México fue el noveno con el mayor número de muertes por cada 100.000 habitantes, después de países como Perú, Estados Unidos o Brasil, según el «Análisis de mortalidad» de la Universidad John Hopkins con cifras actualizadas a 2023.

A nivel local, la Ciudad de México tuvo la mayor tasa de mortalidad acumulada del país con (442,1 defunciones por cada 100.000 habitantes). Le siguieron Baja California Sur (294,1), Sinaloa (276,3), Sonora (275,9) y Baja California (268,2), de acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que cita cifras oficiales desde el inicio de la pandemia a finales de 2019 y hasta finales de 2021.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, junto a la nueva jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, tras su toma de posesión en el Congreso local el 5 de diciembre de 2018. (Crédito: ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

En cuanto a los señalamientos sobre la influencia de López Obrador en las decisiones que toma, Sheinbaum ha refutado estos cuestionamientos en algunas ocasiones. Esto respondió al presentar a su equipo de campaña para la presidencia:

“Dicen muchos columnistas que no tengo personalidad. Que a mí me dice el presidente de México todo lo que tengo que hacer. Que cuando llegue a la presidencia me va a estar llamando todos los días por teléfono. Y siempre digo, ‘bueno, seguramente en mi tesis de licenciatura de Física estaba atrás el presidente dictándome las fórmulas, o en la de mi maestría o en la de doctorado, en la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México o en la alcaldía de Tlalpan’”, dijo.

Del Tronco, por su parte, enfatiza: «Cuanto más logró imprimirle el sello, el conocimiento técnico a sus políticas, mejores fueron esos resultados. Mientras que en aquellas políticas donde necesariamente tuvo que adoptar una postura un poco más disciplinada o más follower de lo que planteaba el Gobierno federal, ahí es donde se ven quizás los claroscuros”.

Los accidentes del Metro opacan los avances en movilidad

Los analistas resaltan avances en la política de movilidad que implementó la gestión de Sheinbaum en una de las ciudades más grandes del mundo, donde millones de personas utilizan a diario la red de transporte público.

La estrategia de su Gobierno se enfocó en ampliar esta red de bajas emisiones a zonas de la ciudad que antes no estaban cubiertas: dos líneas de Cablebús (un transporte colectivo tipo teleférico, que conecta la periferia con otras redes de movilidad de la capital), la ampliación de las líneas del Metrobús y la extensión de las ciclovías.

“Fueron aciertos en el sentido de que estuvieron focalizados a lugares de la ciudad, donde tienes una concentración importante de población con una necesidad grande de servicios de movilidad”, destaca Gómez Ayala.

Pero precisa: “Creo que la parte que no deja de ser cuestionable es la calidad de la infraestructura. No solo se trata de llevar la infraestructura, sino de llevar infraestructura de calidad. Creo que hay que mantener la discusión. Y, obviamente, ensombrecido por todo el tema del accidente en la línea 12 [del Metro]”, agrega.

Gómez Ayala y Del Tronco coinciden en que estos avances se vieron opacados por las constantes fallas en el Metro –el principal medio de transporte de la Ciudad de México, que traslada diariamente a unas 5 millones de personas– y por el trágico derrumbe de una parte del tramo de la línea 12, que causó la muerte de 26 personas.

Las polémicas principales de Claudia Sheinbaum, la candidata presidencial oficialista en México

Aunque no fueron obras hechas durante su gobierno, Sheinbaum tuvo que reaccionar a los constantes accidentes y enfrentó duros cuestionamientos sobre el mantenimiento a de este transporte.

“La estrategia de la austeridad republicana tuvo efectos muy perniciosos en todo lo que es mantenimiento de infraestructura y eso se vio reflejado en los distintos accidentes y eventos trágicos que vivimos”, señala Del Tronco.

Baja en los homicidios, pero la sombra de la impunidad persiste

Candidatas en México proponen sus estrategias contra la inseguridad 4:54

Entre los logros que más ha destacado la ahora candidata presidencial del oficialismo está el de la estrategia de seguridad implementada durante su gestión en la Ciudad de México. Sheinbaum asegura en spots de radio, en mítines y redes sociales que sus estrategias en la capital están probadas y dieron resultados.

Particularmente, Sheinbaum reitera que los homicidios dolosos en la Ciudad de México se redujeron en más de la mitad respecto a gestiones anteriores. “Las cifras no mienten”, asegura Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, profesor del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Sin embargo, Rodríguez destaca un factor importante que también influyó en este descenso: “La pandemia hizo que bajaran todos los delitos, incluyendo cuánta gente se guardó. La gente se guardó en sus casas. Y los homicidios a nivel nacional bajaron por esa circunstancia y bajaron también en la ciudad”.

Según Sheinbaum, entre enero y mayo de 2019 y el mismo periodo de 2023, los homicidios dolosos en la capital disminuyeron en 51%; los de alto impacto, 58%, y el robo de vehículos con violencia, 69%. Una tendencia que también se refleja en las cifras reportadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), según las cuales la tasa de incidencia delictiva en la Ciudad de México pasó de 62.000 por cada 100.000 habitantes, en 2019, a 46.032, en 2022.

Las estrategias de seguridad de los candidatos presidenciales en México: ¿qué proponen?

Para Rodríguez, analista en temas de seguridad, la creación de la Agencia Digital de Innovación Pública también fue fundamental para que bajaran los homicidios. A partir de aquí se implementó inteligencia táctica y operativa en las labores de seguridad pública que, junto con una “buena coordinación” con la Fiscalía General de la Ciudad de México que investiga los delitos y la pandemia terminaron siendo la “fórmula del éxito” en el descenso.

Aunque los homicidios bajaron, la percepción de impunidad en otros ámbitos de la seguridad pública ha sido motivo de crítica hacia la estrategia de Sheinbaum.

De acuerdo con un reporte de “México Evalúa”, en 2022, el 99,1% de los delitos denunciados e investigados en la capital del país quedó sin respuesta efectiva de las autoridades. Esto representa un aumento respecto al año previo, cuando fue de 98,4%, de acuerdo con el informe “Hallazgos desde lo local 2022: Ciudad de México”.

Delitos graves como el homicidio doloso, el feminicidio, la desaparición forzada, el secuestro, la violación, la violencia familiar, el abuso sexual y el despojo registraron un 100% de impunidad, según este mismo informe.

Los programas sociales

Desde que inició su gestión en la Ciudad de México, Sheibaum se dedicó a implementar diversos programas sociales enfocados en educación y otros apoyos para las personas pobres.

«Mi beca para empezar», destinado a menores de edad inscritos en escuelas públicas de nivel básico o CAM, otorga ayudas económicas mensuales que van desde unos US$ 35 a través de una tarjeta.

Pero quizá su programa más celebrado, que recibió incluso un premio de la Unesco, fue el llamado «Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación, y Saberes» (Pilares). Se trata de espacios comunitarios dedicados a la enseñanza cultural y deportiva, así como a clases de cocina, manualidades y oficios, particularmente dirigido a zonas marginadas de la capital.

«Me pareció una estrategia muy adecuada de llevar el Gobierno al territorio y no esperar que la gente venga o no darle una tarjeta para que cobre una asignación cada dos meses, pero se terminó transformando en eso», señala Del Tronco sobre este programa.

¿Qué implicaría para México tener su primera presidenta y en qué se diferencian Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez?

No toda la política social de Sheinbaum ha sido bien recibida por los capitalinos. La cancelación del programa de estancias infantiles, sustituido para entregar directamente los recursos a los padres de familia, fue objeto de controversia.

«No es lo mismo que tengas un programa de cuidados con estancias infantiles a que te den dinero para que tú busques a dónde llevas a tus hijos a la estancia. Creo que toda la cadena de suministro, logística que es necesaria para la provisión del servicio, no se reemplaza con una transferencia monetaria», señala Gómez Ayala.

Por su parte, Del Tronco dice que «quitarle recursos a la institucionalidad» para dar asignaciones económicas a cada persona termina siendo una mala estrategia porque «el día que la gente requiere instituciones de salud o requiere acciones de cuidado o requiere escuela, con el instrumental mínimo, no accede a ello».

​