La inflación le ganó a los salarios reales en 2012

La inflación estuvo acompañada por negociaciones paritarias de los distintos sectores de la economía en los últimos años. Pero los salarios perdieron la carrera contra los precios durante 2012. Según el último informe del Banco Ciudad, las remuneraciones nominales crecieron un 24,5% con una inflación del 25,6%. Cayeron casi un 1% en términos reales", especificó.

 

Con todo, el estudio apunta a que es "probable" que este año vuelva a suceder lo mismo. En cambio, "Perú, Brasil y Chile lograron incrementar sus salarios reales en 0,2%, 1,1% y 3,3%" durante el año pasado. La política de metas de inflación permite, según el informe, mantener los precios bajo control.

Después de las elecciones, la presidente Cristina Kirchner aseguró en un discurso que las metas de inflación son un "cepo a los salarios". Esta política monetaria es aplicada por los Bancos centrales de algunos países de la región.

El informe del banco Ciudad también apuntó a que la inflación volvió a acelerarse en julio, y trepó al 24,9% en términos anuales, "luego de desacelerarse en el segundo trimestre".Por su parte, el IPC San Luis, referente del interior del país, registró en junio un alza del 2,3% mensual (24,6% anual), superando su registro del mismo mes de 2012.

La aceleración de los alimentos y bebidas tuvieron gran incidencia en julio, y explicaron casi la mitad de la suba de los precios minoristas. "Con un carácter estacional, se registraron también fuertes alzas en esparcimiento, asociadas al receso invernal, a las que sumaron subas en vivienda y servicios básicos, educación, transporte y gastos de salud". agregó.

En los últimos dos meses, los precios minoristas avanzaron a una tasa promedio mensual del 2,2%, equivalente a un ritmo anualizado del 31 por ciento. Los precios minoristas no sólo recuperaron el impulso previo tras el congelamiento dispuesto por Guillermo Moreno, sino que también se aceleraron.

El Banco Central también acelera de forma sostenida el ritmo de devaluación del peso, y este factor presiona sobre los precios internos. El tipo de cambio oficial contra el dólar pasó de cerca de $5,5 a casi $5,6, una variación del 1,5% en medio mes, que anualizada equivale a un 40 por ciento. Ese factor de presión estuvo ausente durante el primer trimestre del año.