Gerardo Morales, sobre Milagro Sala: “Voy a pedir que le embarguen el sueldo del Parlasur y las 4×4”

“Esta es una mafia que deberá rendir cuentas ante la Justicia”, dijo el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, al hacer referencia al acampe que encabeza Milagro Sala y sus aliados.

 

En declaraciones al diario Clarín, Morales dijo que no recibirá a la dirigente de “la Túpac”. “Pagaremos directamente a los trabajadores e inspeccionaremos a las cooperativas”.

“Esto es la política de una mafia cuyos líderes tendrán que seguir dando cuentas a la Justicia”. Consultado por Clarín sobre su enfrentamiento con Milagro Sala, el gobernador Gerardo Morales no anda con vueltas: “Esa mujer lidera una estructura delictivaalimentada por la plata de todos los argentinos. Se aprovecha de la miseria y, mediante prebendas, los ha mantenido cautivos de sus negocios durante años”, dispara.

-Sala asegura que sólo quiere dialogar con usted.

-No voy a entablar una conversación con alguien que vive de la mentira y de los negocios espurios con la plata del Estado. Son sus últimos intentos para extorsionar. Lo que siempre quiso, y quiere, es gobernar Jujuy sin pasar por las urnas. Esto es una cuestión de poder y política.

¿Va a mantener los contratos de los trabajadores que están en las cooperativas alineadas a Tupac Amaru?

-Muchas de esas cooperativas ya están conversando con nosotros. Vamos a abonarles directamente a ellos, sin intermediarios. Hasta ahora la plata la recibía una apoderada nombrada por Milagro Sala y ella repartía el dinero. Así mantuvo siempre un poder mafioso.

-¿La va a denunciar?

-Ya la denuncié. Acaban de elevar una causa contra ella a juicio oral un caso de escrache que me hizo. Con la toma de la plaza, los pequeños comerciantes de la zona perdieron el mejor momento del año para las ventas, que son las Fiestas. Voy a pedir que le embarguen el sueldo del Parlasur y las 4×4 para que compense todo el daño.

-¿No reconoce nada del trabajo social de Sala?

-Todos acá saben la guita que hicieron con eso. Las auditorías marcan que, por ejemplo, abrían los bolsones de comida para sacarles alimentos y otros artículos. A la gente le entregaba la mitad de los que les correspondía. Las casas se las daban sin escritura, para tenerlos cautivos.

¿Cómo piensa controlar?

Pagando directamente al trabajador e inspeccionando las obras de las cooperativas, nada raro.