Jenefes y el latrocinio final

Nombramientos irregulares y donaciones al menos sospechadas, es el paupérrimo saldo de la gestión de Guillermo Jenefes en la legislatura provincia. La sociedad pidió un cambio y hasta ahora solo se escucha un atronador silencio.

Haciendo gala de una desparpajo sin precedentes, el hilarante vicegoberndor, Guillermo Jenefes convocó a los medios que conforman en círculo áulico del oligopolio oficialista, con el fin de exponer sobre lo que él considera "hechos importantes y relevantes” de su mandato al frente del parlamento local.

Vanas fueron las esperanzas de escuchar un balance parlamentario, cantidad de sesiones realizadas, leyes aprobadas y todas las cuestiones que hacen a la esencia de un parlamento.

Primero se colocó el rol de un encargado de mantenimiento, ya que comenzó a detallar que arregló el sistema de audio, una sala de primeros auxilios y la modificación de la iluminación del edificio, entre otras cosas de menor valía.

Con bolsillos ajenos, Jenefes siempre pretendió mostrarse como un gran benefactor, recorrió la provincia regalando lo que sea, desde cocinas a escuelas sin gas, hasta subsidios sin mayor criterio que la brutal intención de comprar voluntades.

Por supuesto que cada acto de "generosidad" de Jenefes iba acompañado de la consabida foto, donde los más humildes y los más desprotegidos debían posar sonrientes junto al vicegobernador, con el fin que los preseros puedan justificar con la instantánea el consabido agradecimiento.

Jenefes siempre permaneció impávido frente a la elocuente ausencia del gobierno al cual pertenecía, llegaba a escuelas derruidas e indignas, con una licuadora bajo el brazo, no escuchaba los reclamos, evitaba a los padres, y nada decía sobre los padecimientos de chicos y maestros que deben hacer malabares para lograr poner un plato de comida sobre la mesa o bien dictar clases en un sitio al menos digno.

La grosería llegó al extremo cuando a poco de irse decidió "donar" diez millones al hospital Snopek y un millón a APPACE.

La única posibilidad de donar una cosa o subsidiar con dinero (el dinero es una cosa, según el concepto del código civil) es que se encuentre perfectamente previsto mediante ley, sea bajo el rubro o acápite de subsidio, subvención o becas, conceptos establecidos en la propia ley de presupuesto vigente.-

El artículo 80 inciso 1 de la Constitución de Jujuy, dispone textualmente que "...todo gasto o inversión del Estado Provincial debe ajustarse a la ley de presupuesto, en la cual se consignaran los ingresos y egresos ordinarios y extraordinarios y los autorizados por las leyes especiales, las cuales dejaran de cumplirse si no hubiere partida para atenderlos, como asimismo la creación o supresión de los empleos y servicios públicos...", esto significa que cualquier gasto debe tener su correspondiente partida en la Ley de Presupuesto, contrariamente a lo que cree Guillermo Jenefes, no existen los fondos de libre disponibilidad, y en la ley de presupuesto vigente no existen ítems por el monto donado ni al Hospital Snopek ni a APPACE.

Cualquier donación, en especial los subsidios, deben estar perfectamente previstos y determinados mediante una ley; la Constitución de Jujuy, en su artículo 80, prohíbe realizar erogaciones no previstas en las leyes; no existen fondos de libre disponibilidad; las donaciones se rigen en todo caso por el régimen de contrataciones según el decreto vigente 6390-h-2014, que establece los montos mínimos y máximos para las contrataciones directas,

Sin embargo no solo en materia de donativos Guillermo Jenefes demostró una gestión absolutamente ignominiosa, ya que a menos de un mes de dejar su sillón, resolvió dejar a su secretario parlamentario, Jorge Rodríguez, en planta permanente con la categoría más alta, cebe recordar que Rodríguez en algún momento integró la inefable lista de postulantes a jueces amigos que pretendió imponer el régimen actual.

Otra beneficiada con las mieles jenefistas es la actual diputada Eva Cruz, quien termina su mandato y ahora quedará como regalo a la nueva administración.

Su jefa de asesores, Ángeles Ros, ya encontró trabajo, y también quedará en la legislatura como planta permanente, merced a la benevolencia de Jenefes.

El actual diputado Manuel Soler tiene un serio problema, su hijo Manuelito termina su mandato como edil en Palpalá, algo había que hacer con el joven, y antes que vaya a trabajar como interjuridiccional, mejor es que también pase a engrosar la nomina de la planta permanente del parlamento local.

Para Pablo Tolosa también llegaron los "Vientos de Cambio", termina su vocalía en el Instituto de Viviendas y antes que atender un rapipollo en San Pedro es preferible una categoría 24 en la legislatura. Tolosa, tiene como principal antecedente político, ser un activo adherente a las huestes del Comandante Germán Fellner.

Dijo Jenefes que estos nombramientos se concretaron con el conocimiento de los bloques opositores, aunque esto fue rotundamente desmentido por Alejandro Snopek.

Jenefes adujo que estas designaciones estaban todas enmarcadas dentro de la legislación vigente, sin embargo, no son pocos los que comenzaron a estudiar con alguna profundidad este tema, ya que el vicegobernador entiende que el artículo 21 del Reglamento de la Legislatura lo faculta a "... Nombrar y remover a los empleados, de acuerdo a las disposiciones de este Reglamento y normas complementarias que resultaren de aplicación..."

Sin embargo también existe la Ley 5861, que es la de Presupuesto General de Gastos y Calculo de Recursos para el Ejercicio 2015.

Este ley expresa en su articulo 8 que "...Prohíbase la incorporación de personal contratado, jornalizado o reemplazante a Planta Permanente de la Administración Pública Provincial (Centralizada o Descentralizada), Organismos Autárquicos, incluido Banco de Acción Social, quedando a salvo la facultad conferida al Poder Ejecutivo Provincial por la ley n°5749 (art.4 inc.b)..pase a planta permanente del personal que acredite cinco años en forma continua al 31/12/2011) y su modificatoria n°5835(modifica la fecha de antigüedad de los cinco años al día 31 de diciembre de 2013). Ambas leyes excluyen expresamente a quienes tuvieren la calidad de funcionarios o Personal de Gabinete...".

También hay que tener en cuenta las leyes de emergencia que vienen prorrogándose desde el año 1989, las 4439, 4440, 4539, 5101, 5233, 5450, 5609 y 5637, todas ellas vigentes y que prohíben las designaciones en planta permanente salvo en las excepciones establecidas en la misma norma que solo habilitan en salud y educación siempre y cuando seas a docentes frente al aula.

A todo esto hay que agregar la ley de Responsabilidad Fiscal Nacional que en sus artículos 7 y 15 que prohíbe hacer planta permanente los últimos doce meses de cada gestión de gobierno. Jujuy está adherida a esta norma nacional mediante la Ley 5427.

Teniendo en cuenta estas leyes, las designaciones de Jenefes son totalmente ilegales.

Ante semejante cantidad de despropósitos, la pregunta que cabe es saber dónde están los legisladores de la oposición.

Ante tan locuaz silencio, las teorías sobre los mutismos cómplices comienzan a sucederse sin solución de continuidad.

Por los pasillos del parlamento no son pocos los que especulan que la lluvia de dadivas muchas veces también dejó bien regado algunos despachos opositores, aunque esto solo forma parte de las versiones maledicentes de algunos añejos trabajadores que creen ver todo y saberlo todo.

Un grupo de jóvenes abogados mientras departían con un expresso caliente en la planta baja de Tribulanes, especulaban que para concretar donaciones es menester una ley específica y que a prima facie Guillermo Jenefes deberá ser investigado para determinar si incurrió o no en el delito de abuso de autoridad o incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, tal cual lo establece el artículo 248 Código Penal.

Aunque otros noveles letrados insistían en que también puede caberte la imputación por el delito de malversación de caudales públicos según el artículo 260 Código Penal.

Estos comentarios de los jóvenes abogados se enmarcaban en la necesidad del cambio, entendiendo que el mismo no debe ser solo declarativo, que el cambio se da solo cuando la oposición deja de ser cómplice del poder, y cuando los acuerdos políticos no son impedimento par que los que deban comparecer en tribunales se sienten frente al juez a explicar sus actos y el destino que le dieron a los dineros públicos.

Está aquí: Inicio Noticias Jenefes y el latrocinio final