El drama de la falta de agua en Jujuy

La provisión del líquido elemento a los ciudadanos se ha convertido en un problema sin solución para el gobierno de la provincia.

 

Existen pueblos enteros que históricamente carecen de este servicio. Es el caso de la localidad de Los Alisos, en el departamento San Antonio. Allí, vecinos que residen desde hace más de dos décadas no logran, pese a los múltiples reclamos, que las autoridades municipales, provinciales ni de la empresa agua de los andes se comprometan a realizar obras de fondo que solucionen el problema.

“Llevo unos bidones en el vehículo y traigo de Los Perales o de dónde puedo. A veces recurro a las estaciones de servicios más cerca, porque es imposible ir a Los Perales a traer agua. Hicimos las presentaciones en la Susepu ya teniendo las resoluciones de la Defensoría del Pueblo y estamos a la espera de la repuesta de ellos”, dijo una vecina del Barrio Navea de Los Alisos, que sufre a diario esta problemática y tiene que recurrir a casa de familiares para poder obtener el agua que necesita para los quehaceres diarios.

“No tenemos una red de agua, y si uno piensa en lo que fueron los cortes que hubo estos meses, la situación de no poder ir al baño, tirar la cadena, lavar los platos, es una cuestión bastante difícil. Le pedimos que se solidaricen con la gente de este barrio porque no tienen ningún tipo de acceso al agua”, ratificó otro vecino del sector.

En otros sectores de la provincia, la problemática se torna más difícil.

En el oriente de la provincia, la localidad de Vinalito sufre la contaminación por hierro en las napas subterráneas, que convierte en un riesgo para la salud consumir agua de la red domiciliaria.

“Es sabido que en Vinalito, no es agua potable bueno para el consumo. Es lo que hay, pero del gobierno no hay una solución de fondo. En estos momentos trajeron agua mineral, pero no es la solución definitiva”, destaca un habitante de esa localidad que también se muestra indignado ante la ineptitud del gobierno de la provincia y de Agua de los Andes para solucionar esta problemática.

“Hay un acta firmada desde el 2006, donde el gobierno siempre hizo pozos nuevo, pero no es la solución porque están contaminadas las napas. La solución, sería traer agua potable de otra localidad”, reconoció el vecino, quien ratificó que a consecuencia de esta contaminación, hay muchos menores enfermos. “Hay muchos chicos operados de la vesícula, no soy médico para afirmarlo, pero para mí el problema es el agua. Si le sacan esas piedritas, es porque el agua tiene mucho sarro.

Las denuncias de vecinos de todas las localidades del interior demuestran que el problema se extiende por toda la geografía provincial.

En la ciudad capital, en tanto, se supone que todos los domicilios están conectados a la red que provee el servicio. Sin embargo, los cortes son una constante y ocasionan un perjuicio en el nivel de vida de los habitantes de San Salvador de Jujuy.

Así lo manifiestan vecinos de comunidades distantes, como es el caso del barrio Islas Malvinas, en el sur de la ciudad, o el coqueto barrio Alto la Viña, quienes comparten el mismo problema.

El testimonio de los vecinos, muestran con elocuencia la grave problemática en estos dos sectores de la ciudad. “De día no tenemos agua, porque la válvula tal, aquella, y a la noche cortan el agua. Hace un año y medio no tengo agua. Tenemos que esperar a las 12 de la noche o una de la mañana para bañarnos, o levantar los chicos a las 6 de la mañana, para bañarlos y llevarlo a la escuela”.

“Hace 20 días atrás nos cortan el agua desde las 7 de la mañana hasta las tres de la madrugada. Como puede ser que nosotros pagando todos los meses el agua, tengamos que estar lavando ropa, juntar agua, lavamos el baño, en horas de la madrugada. Yo había pagado una boleta de 80pesos y ahora 150 pesos cuando no tenemos agua”, se quejó otra vecina.

En Alto La Viña, hace 20 años sufren también la problemática. “pagan el agua, la luz, Limsa, son ciudadanos respetuosos de la ley y siguen esperando que le coloquen el agua. Las autoridades parece que hacen oído sordo o desconocen el barrio. Este es uno de los sectores que paga los impuestos más caros de Jujuy, sin embargo, no está trazada las calles, están puestas la casetas para el agua, pero hace 8 años no nos pone el agua”.

En el año 2010, luego de una insistente presión para aumentar sus tarifas, la empresa Agua de los Andes se comprometió a ejecutar un plan de obras que mejore la calidad del vapuleado servicio. El aumento de tarifas llegó, pero el servicio, en el decir de los vecinos, es cada vez peor.

Se resolvió por resoluciones de la justicia, autorizar el aumento de la tarifa y Agua de los Andes había presntado un plan de mejoras operativo para que el servicio de agua sea mejor, en función de que cobrando el 100% del aumento, lleva adelante este plan. En el caso de los vecinos de Islas Malvinas, se habían previsto una seria de obras pero no se si se cumplieron o los problemas de hoy son otros.
Hay que asumir y resolver en la contingencia, pero alguien tiene que empezar a planificar a corto, mediano y largo plazo. Las generaciones de los pibes que están naciendo, en 20 años cuantos problemas de salud van a tener” apuntó.

En julio de 2014, con el gobernador Eduardo Fellner a pocos metros, la presidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner aseguró que era imposible hablar de salud pública si no estaba garantizado el servicio de agua potable.

¿Habrá escuchado el gobernador?